Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 4 2005 En la muerte de Juan Pablo II 59 Los prensa oficial china silenció su empeoramiento En China, donde la Iglesia reconoce cuatro millones de creyentes católicos, la prensa oficial omitió hasta la muerte del Papa el deterioro de su salud, al igual que la televisión oficial y la agencia de noticias China Nueva. Mientras, el Vaticano informó que las autoridades de ese país arrestaron el 20 de marzo a un obispo de 86 años, sin saber dónde está ni el motivo por el que fue detenido En India, la comunidad sij rezó por el estado de salud del Papa El líder del Akal Takht, el puesto espiritual más alto de la religión sij, rezó ayer por el Papa. Gyani Joginder Singh Vedanti dirigió una oración especial en el Templo de Oro, el primer santuario sij. El Papa Juan Pablo II ha hecho una enorme contribución hacia la paz internacional, la armonía y la fraternidad. Su orientación y su presencia siguen siendo muy importantes para todos dijo Vedanti. En la Casa Blanca la bandera ondea a media asta REUTERS Bush recuerda al Papa como un campeón de la libertad humana Fue uno de los primeros líderes en homenajear al Pontífice AP emotiva el fallecimiento de Juan Pablo II. El rector del santuario, Luciano Guerra, recordó que fue en Fátima donde el Papa se inspiró para actos graves de su Pontificado Juan Pablo II visitó en tres ocasiones este lugar. La primera vez fue en 1982, para agradecer a la virgen su intervención en el atentado sufrido un año antes y la última en 2000, cuando reveló el tercero de los secretos de Fátima y beatificó a dos de los pastores que presenciaron las apariciones. La agonía del Papa fue seguida con intenso dolor en México, la tierra que más veces visitó Juan Pablo II, tras su Polonia natal. En el primero de sus cinco viajes a tierras aztecas, Karol Wojtyla acuñó la frase México, siempre fiel y constató que compartía con los mexicanos un profundo fervor mariano. Conocida la muerte del Pontífice, este pueblo se dividió entre quienes rezaron por su alma en los templos y quienes siguieron el despliegue de todas las cadenas de radio y televisión. Las autoridades eclesiásticas han convocado para hoy una jornada de oración en memoria del vicario de Cristo. El presidente de la República, Vicente Fox, se dirigió a la nación en un mensaje televisado para lamentar la desaparición de Juan Pablo II. Fox manifestó su deseo de desplazarse al Vaticano según se produjera el fatal desenlace. Información elaborada por J. Cierco, A. Armada, B. Rodrigo y M. M. Cascante. P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Pese a haber sido blanco de sus críticas pastorales, sobre todo por la guerra de Irak, el presidente George W. Bush fue ayer uno de los primeros líderes en rendir homenaje a Juan Pablo II. En una emocional alocución televisada desde la Casa Blanca, Bush destacó como la Iglesia católica ha perdido a su pastor, el mundo ha perdido un campeón de la libertad humana y un servidor bueno y fiel de Dios ha sido llamado a casa Recordando la importancia política y espiritual de este decisivo Pontífice, el presidente de EE. UU. ha indicado que Juan Pablo II deja el trono de San Pedro en la misma forma en que ascendió a él: como testigo de la dignidad de la vida humana. En su nativa Nos ha recordado la obligación de construir una cultura de la vida en la que el fuerte proteja al débil El presidente de Estados Unidos dijo que Juan Pablo II fue un servidor bueno y fiel de Dios Polonia, ese testimonio lanzó una revolución democrática que se extendió por toda Europa del Este y cambio el curso de la historia. A través de Occidente, su testimonio nos ha recordado nuestra obligación de construir una cultura de la vida en la que el fuerte proteja al débil Durante su longevo Pontificado, Juan Pablo II realizó siete viajes pastorales a Estados Unidos, conoció a cinco presidentes empezando por Jimmy Carter y fue el primer Papa recibido en la Casa Blanca. Con 65 millones de católicos entre un censo de 295 millones de habitantes, EE. UU. es junto a Alemania uno de los mayores contribuyentes a las arcas de la Iglesia. A partir de ahora, trece cardenales estadounidenses, once con derecho a voto, se disponen a viajar hasta Roma.