Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 En la muerte de Juan Pablo II DOMINGO 3 4 2005 ABC EL OBISPO DE LA CIUDAD ETERNA Las Fuerzas de Seguridad vigilaban anoche la plaza de San Pedro ante la masiva afluencia de fieles EPA Roma pone en marcha un imponente dispositivo para garantizar la seguridad Se espera a más de un millón de fieles y a decenas de líderes mundiales b El Ayuntamiento ha Competiciones deportivas suspendidas A petición del Comité Olímpico Italiano (CONI) las competiciones deportivas quedaron ayer suspendidas en el país transalpino. Las federaciones nacionales deportivas italianas no tardaron en atender la petición de Giovanni Petrucci, presidente del CONI, quien en una misiva instaba a suspender los eventos para mostrar al Papa su devoción y admiración Una decisión que se tomaba incluso antes de conocer su fallecimiento. El CONI invita a las federaciones a conceder un parón a los atletas, dirigentes y árbitros para dedicarlo a la meditación y mostrar así la participación del mundo del deporte en estos momentos difíciles rezaba el comunicado. En un primer momento se estudió la posibilidad de aplazar, en previsión de disturbios de orden público en la ciudad, el encuentro de la Serie A de fútbol que debían disputar en Roma el Lazio y el Livorno, pero finalmente se decidió suspender todos los partidos. También se verán afectados otros encuentros importantes. creado un gabinete de crisis para controlar la situación tras la avalancha de fieles que llegarán para velar al Papa P. MUÑOZ. E. ESPECIAL ROMA. Nada más tomar tierra en el aeropuerto romano de Fiumicino, el viajero se da cuenta de que algo muy importante está ocurriendo en la Ciudad Eterna. Así lo delata un llamativo despliegue de las Fuerzas de Seguridad italianas, que de forma escalonada salen al paso del recién llegado. No hay sensación de agobio, las molestias son mínimas y en muchos casos inexistentes, pero la presencia de los uniformados es nítida y todo apunta a que en los próximos días aumentará. Ya en la ciudad, la sensación se mantiene. Cada pocos metros, sobre todo en el centro de Roma, se puede ver una patrulla de los Carabinieri o de cualquier otro Cuerpo atenta a todas las circunstancias que se puedan producir. En el Vaticano, por supuesto, el despliegue es aún mayor- -hay cientos de agentes que trabajan en la zona de forma simultánea- -y los responsables policiales estudian una y otra vez planes alternativos que permitan hacer frente a cualquier contingencia. El reto es enorme, porque se prevé la asistencia de un gran número de líderes políticos de todo el mundo y hay que coordinar no sólo su seguridad una vez en Roma sino también la cadencia de las llegadas y salidas de sus vuelos. Concentración de líderes El conjunto de las medidas adoptadas es, según algunas fuentes, imponente ya que las autoridades italianas son conscientes de que la muerte ayer de Juan Pablo II provocará en estos días una de las mayores concentraciones de líderes mundiales de los últimos tiempos y una espectacular asistencia de fieles llegados desde todas partes del planeta. Aunque no hay una previsión oficial de cifras, la verdad es que hablar de cientos de miles de personas, incluso quizá más de un millón, no resulta, en modo alguno exagerado. De hecho, en España ya se ha comenzado a preparar lo necesario para fletar vuelos charter ya que se prevé que la oferta de viajes a la capital italiana quede superada de forma significativa. En estas condiciones, y con la mirada de todo el mundo puesta en Roma, no es de extrañar el celo que se está poniendo en todos los preparativos. Se han tomado iniciativas para garantizar el alojamiento de todos los peregrinos, que ya han comenzado a llegar y que en muchos casos no estaban dispuestos a volver a sus casas hasta que se produjera la muerte de Juan Pablo II y que tampoco lo harán. En las instalaciones de la Feria de Roma, informa Afp, se han colocado más de seis mil camas, y otras infraestructuras deportivas de la capital permanecen abiertas para alojar a los peregrinos. Gabinete de crisis Los grandes hospitales romanos se encuentran en estado de alerta. Varias carpas y baños portátiles de emergencia han sido ya instalados cerca de la plaza de San Pedro, tomada por los agentes. Roma entera abraza al Papa con afecto especial, desde el simple obrero hasta el alcalde, pasando por los conductores del transporte público. Todos vamos a trabajar para ayudar a los quieran orar por él declaró ayer el alcalde de la ciudad, Walter Weltroni. Precisamente, el Ayuntamiento de Roma ha creado algo similar a un gabinete de crisis para poner en marcha todas las medidas. La campaña electoral, mientras tanto, ha quedado suspendida por la muerte de Juan Pablo II. Y es que todo el país permanece en vilo y refugiado en el dolor tras la noticia de su fallecimiento y de los acontecimientos que se vivirán en estos días en la Ciudad Eterna. Se han tomado iniciativas para garantizar el alojamiento de todos los peregrinos, que ya han comenzado a llegar a la ciudad