Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 4 2005 En la muerte de Juan Pablo II 45 Cuando Sandri empezó a hablar, el mundo esperaba que iniciase una plegaria, no que fuese a dar la noticia Todos nos sentimos huérfanos esta noche, pero la Fe nos dice que quien muere con Jesús, vive con Él ayer a primera hora a los cardenales Achille Silvestrini y Jean- Louis Tauran, para la última despedida. Según el purpurado francés, que fue jefe de la diplomacia vaticana durante muchos años, le encontramos con el rostro sereno. Rezamos y le dimos las gracias por todo lo que ha hecho y le besamos la mano. Juan Pablo II hizo una señal de reconocernos Pérdida de la consciencia Pero los momentos de lucidez eran cada vez más raros. A media mañana, el portavoz del Vaticano, Joaquín NavarroValls, informaba que desde el amanecer de hoy se ha empezado a observar un inicio de pérdida de la consciencia pero dejando bien claro que el Santo Padre no ha entrado en coma. Cuando las personas le hablan, abre los ojos y está consciente. A veces parece dormir, pero reacciona cuando le dirigen la palabra A las siete de la tarde, Navarro- Valls añadió nuevos elementos a una situación que era ya gravísima desde el jueves: Al final de la mañana se ha presentado fiebre alta Eran las últimas horas de vida de Juan Pablo II. Documentos e imágenes en Juan Pablo II mantuvo una gran actividad a lo largo de todo su Pontificado. En la imagen, en una de sus audiencias semanales cristianamente, conmovió a quienes pudieron verle y a millones de personas del mundo entero que hubieran querido estar anoche rezando en la Plaza de San Pedro con la multitud de jóvenes. Poco antes de que empezase la vela de plegaria nocturna, el último comunicado de Joaquín NavarroValls reflejaba un empeoramiento por fiebre alta en las condiciones, ya gravísimas, de Juan Pablo II. La jornada comenzó con una sacudida moral para quienes reciben cada mañana en el teléfono móvil el pensamiento diario del Papa a través de SMS. El mensaje de ayer decía: Aprende a reconocer en la Cruz el signo más elocuente de la Misericordia Divina Resultaba muy duro, imaginando su tormento físico de esas horas, pero era la reflexión que preparó hace unos días para la víspera del Domingo de la Misericordia Divina, una fiesta instituida por Juan Pablo II en el Año Santo del 2000 en respuesta a la petición de Jesucristo a santa Faustina Kowalska. El viernes, cuando se supo que además de una infección de las vías urinarias, el Papa había sufrido también un colapso circulatorio y el desencadenamiento de sepsis ya en la tarde del jueves, los especialistas consideraron que su fallecimiento era cuestión de horas. AP Caricia de la Providencia En cambio, algunas personas muy cercanas al Santo Padre comentaron que a sólo dos días del Domingo de la Misericordia Divina, podría ser una caricia de la Providencia so- brevivir hasta el día de una fiesta cargada de significado personal para Karol Wojtyla desde que era un joven obrero en la fábrica de Solvay durante los años de cierre de la Universidad Jagellonica de Cracovia por los invasores alemanes. Desde el punto de vista litúrgico, lo consiguió, pues las fiestas comienzan en la víspera, al caer de la noche, y expiró después de la misa. Contra todo pronóstico, y como un auténtico soldado dispuesto a morir con las botas puestas, Juan Pablo II recibió www. abc. es