Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 4 2005 Madrid 39 La nueva EPA incrementa en 283.600 el número de empleos en Madrid Sólo en el año 2004 la cifra de puestos de trabajo creció en 135.000 de la Encuesta de Población Activa, que contabiliza a los extranjeros, eleva el número de empleos en la región, y los cuantifica en 2,7 millones ÁNGEL GARCÍA MORENO MADRID. La nueva Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística con la revisión de las series anteriores ha supuesto para la Comunidad de Madrid un incremento del número de ocupados en 283.600. De esta manera la estadística, que incorpora el efecto de la inmigración sobre el empleo, cifra, según datos de la Comunidad a los que ha tenido acceso ABC relativos al IV trimestre de 2004, en 2.748.700 el número total de puestos de trabajo, frente a los 2.465.100 que reflejaba la anterior EPA. Sólo en el año 2004, el número de nuevos empleos generados en la región se ha incrementado en 134.100, frente a los casi 90.000 que se estimaban en Madrid con la anterior estadística. Según fuentes de la Consejería de Empleo, esa cifra de 134.100 nuevos puestos de trabajo supone que en un año se ha creado casi el 60 por ciento de los nuevos puestos de trabajo prometidos para la actual legislatura: unos 225.000. b La revisión MADRID UNA Y MEDIA EL HERALDO DE CRISTO JESÚS HIGUERAS Evolución del empleo en Madrid 2.850.000 2.748.700 EPA nueva. Ocupados EPA antigua. Ocupados 2.614.600 2.465.100 2.650.000 2.450.000 2.250.000 2.050.000 1. 850.000 1.650.000 E 2.375.500 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 Infografía ABC Últimos diez años Lo mismo pasa si miramos para atrás. Según las estimaciones anteriores en los prácticamente diez años que el Gobierno del Partido Popular lleva al frente de la Comunidad de Madrid, el número de empleos generados se cuantificaban en unos 776.000. Sin embargo, y con la nueva contabilización, se ha descubierto que en realidad el número de empleos generados es de 1,06 millones, es decir casi trescientos mil más. Además, con la nueva contabilización, la tasa de ocupación de 16- 64 años rozará el 68 por ciento. Por lo que respecta a las cifras de paro, la nueva contabilización también afecta a Madrid. La forma que se introduce ahora inyecta en la Comunidad 29.000 desempleados más, situando el total de parados en 204.100. Durante 2004, el paro creció en 2.600 personas y la tasa de desempleo subió tres décimas hasta situarse en el 6,91 por ciento. Para el conjunto nacional, la nueva Encuesta de Población Activa recoge un incremento de tan sólo dos décimas, ya que la sitúa en el 10,56 por ciento. Los responsables de Empleo de la Comunidad achacan también este leve crecimiento al efecto de contabilizar en las cifras de desempleo a los inmigrantes. En concreto, se estima que en torno a un tercio de los nuevos parados son extranjeros. Se considera un fenómeno estadístico pasajero y que una vez se estabilicen las cifras el paro seguirá descendiendo en Madrid. Se da la circunstancia de que en el mes de abril, casi coincidiendo con este cambio en la EPA, se va a introducir otro en el registro de desempleados que ofrecen las oficinas de empleo. El cambio afectará a la contabilización de los desempleados y se espera que el efecto sea similar al de la EPA. Los cambios que ha introducido la EPA este año están basados en las nuevas proyecciones de población. El cambio ha sido necesario por el inesperado y tremendo crecimiento de población, según el INE. Cena anual de los vendedores de prensa madrileños ABC MADRID. La Federación Madrileño- Castellana de Asociaciones de Vendedores Profesionales de Prensa celebró ayer la IX Cena de Hermandad de esta agrupación. El lugar elegido fue un complejo deportivo de El Pardo, donde se desarrolló posteriormente el clásico sorteo de obsequios entre los asistentes. En la imagen, de izquierda a derecha, el presidente de la Federación, Juan Vicioso, el director de distribución de ABC, Federico García, y el presidente de Vendedores Asociados de Prensa, Juan José Delgado. ÁNGEL DE ANTONIO l Papa ha fallecido. Si bien es cierto que toda muerte es injusta y dolorosa, porque supone la separación temporal de alguien a quien amamos, sin duda ninguna para millones de católicos la muerte del Papa resulta dura por un lado, pero a la vez bella por otro, puesto que estamos hablando de una persona que a lo largo de su ministerio sacerdotal, episcopal y al final petrino, ha encarnado en sus actitudes, en sus gestos, en sus palabras y en definitiva en toda su vida, los rasgos fundamentales de la personalidad de Cristo. Si Santa Catalina de Siena llamaba al Papa de su tiempo dulce Cristo en la tierra ¿Cómo tendríamos nosotros que llamar a Juan Pablo II, que ha sido el heraldo de Cristo y la voz de Cristo para todos los seres humanos? Para creyentes, no creyentes, ricos, pobres, personas felices o atravesadas por el dolor, el Papa ha sido la voz dulce y firme de Dios en la tierra, que a todos nos ha consolado, nos ha ayudado y nos ha iluminado. Ha sido tan fecundo, tan rico su ministerio, que desde cualquier perspectiva nos hemos dado cuenta que el enamoramiento que el Papa tenía de Jesucristo y su comunión tan grande con la Trinidad, le llevaba a implicarse con el ser humano. De nuestro corazón surge un gracias Dios mío, por habernos regalado esta persona, que ha sido tan importante y tan providencial para la vida de la Iglesia y lo sabemos también, para la vida de Europa y del mundo. Todos hoy agradecemos a Dios cómo se muestra grande en lo pequeño, cómo su Iglesia sigue siendo esa nave que atraviesa las tempestades del mundo, que sigue siendo esa luz que ilumina las tinieblas de los hombres y que lo hace por la mediación de personas frágiles. Nunca ha sido el Papa más grande, cuando ha parecido más pequeño, especialmente en estos últimos años de fragilidad humana, ha sido un ejemplo maravilloso de dignidad, de asumir la cruz de Cristo y de asumir la enfermedad y la vejez, no como una maldición, sino como una nueva ocasión para seguir testimoniando que Cristo vive y que está por encima de la enfermedad y de la muerte. ¡Gracias, Dios mío, por este Papa! Te pedimos que todas sus enseñanzas y los ejemplos que nos ha dejado, sean parte de nuestra historia, más que eso, patrimonio de la Iglesia y de la humanidad y que quede por todos los siglos en la mente de todos los hombres grabada la belleza que Dios hizo a través de Juan Pablo II.