Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 4 2005 Internacional 27 Henry Kissinger, en una imagen de archivo ciones occidentales con culturas equivalentes desarrollar políticas paralelas? ¿Abordarán los problemas como algo común o los afrontarán mediante las tradiciones de los Estados nacionales con las que crecieron? ¿Seguirán dominando los neoconservadores la política exterior de Estados Unidos? -La caricatura de George W. Bush y los republicanos en Europa es muy exagerada. Los europeos deberían entender que es un buen presidente, con una capacidad de liderazgo considerable y que dirige un partido republicano con muchas visiones diferentes. Algunas de ellas tienen una mentalidad mundial, cuyo fuerte es la política internacional, y que son liberales en cuanto a las reformas sociales. Los neoconservadores son influyentes, pero no dominantes. -Pero en primer plano encontramos a halcones como Paul Wolfowitz, el futuro presidente del Banco Mundial... REUTERS -Cualquiera que conociera a Wolfowitz como embajador en Filipinas e Indonesia o como subsecretario para Asia le confirmará que fue un firme defensor de la democracia y del progreso social en esos países. Sus adversarios quedarán sorprendidos de lo abierto de mente que es. Pienso que en los asuntos de democracia y reformas sociales estará en el bando progresista. ¿Qué hay de John Bolton, el embajador designado de EE. UU. ante Naciones Unidas? -Es distinto. Es un conservador tradicional. -Un unilateralista tradicional... -Sobre la cuestión del unilateralismo y el multilateralismo, el problema es más complicado de lo que a menudo se plantea en Europa. Surge principalmente cuando existen diferencias de opiniones básicas. Y entonces cualquier país debe decidir si concederá a otros poder de veto sobre sus convicciones en lo referente a su seguridad o si llevará a cabo su propia política. Es- to depende de la importancia del tema. Si un país dice sobre un asunto como el de Irak: Esto es tan importante que no podemos vetar a otros países no se trata necesariamente de un enfoque unilateral. El reto reside en armonizar objetivos subyacentes, no en recalcar eslóganes. -Alemania se posicionó con Francia y otros países europeos... -Nosotros estábamos con Inglaterra y algunos más. Pero la cuestión no son los números; es si todavía podemos definir una comunidad subyacente de intereses. -Se está debatiendo modificar la Constitución de EE. UU. de modo que los políticos nacidos en el extranjero, como Arnold Schwarzenegger, puedan convertirse en presidentes del país. Esto le resultará familiar, porque también se planteó cuando usted se convirtió en el primer secretario de Estado nacido en el extranjero. ¿Ocurrirá esta vez? -Siempre que surja una persona con posibilidades de salir elegida, no se aprobará dicha enmienda, porque los políticos existentes no querrán un competidor más. Modificar la Constitución es un proceso que lleva una década. Creo que acabará ocurriendo, no por gente como Schwarzenegger o yo, sino debido a la influencia de la población latina. Tarde o temprano habrá canditatos del sector latino. ¿Cree que en 2008 EE. UU. estará preparado para tener una presidenta? Algunos incluso predicen una carrera entre Condoleezza Rice y Hillary Clinton. -Es imposible que Condoleezza Rice se convierta en candidata mientras sea secretaria de Estado. Tendría que dimitir con un año de antelación. En POSGUERRA DE IRAK El problema de Estados Unidos en Irak es traducir poder en legitimidad ¿UNA MUJER PRESIDENTE? Hillary quiere presentarse. Está cualificada, pero... ¿quién sabe qué prejuicios ocultos surgirán sobre la elección de una mujer... un sentido práctico, no creo que pueda ocurrir, aunque ciertamente posee cualidades para ello. Hillary, desde luego, quiere presentarse. Evidentemente está cualificada, pero... ¿quién sabe qué prejuicios ocultos sobre la elección de una mujer presidente aparecerán en una votación secreta? -Abandonó Alemania en 1938, a los 15 años. ¿Sigue sintiéndose alemán a veces, al menos en parte? -Mi experiencia en Alemania antes de la guerra no fue fantástica. Aun así, nunca he perdido un sentimiento muy especial por mi país natal. Su desarrollo y su papel en el mundo significan mucho para mí. Nunca lo he visto como un país totalmente extranjero. Todavía sigo el fútbol de mi ciudad natal... -La ciudad de Furth, en Bavaria... ...Que me temo que volverá a decepcionarme. Esperaba que llegaran a la Bundesliga, pero parece que no será así. Entiendo mejor a Alemania que a la mayoría de países, y pienso más en ella. ¿Si me siento europeo? Probablemente sí, hasta cierto punto. ¿Hay momentos en los que no se siente estadounidense? -Cuando has llegado a Estados Unidos como refugiado, sientes una gratitud especial por el país y su democracia. Casi toda la gente con mis antecedentes está muy impaciente por los ataques a intereses estadounidenses, incluso aunque reconozcamos sus puntos débiles. Sabemos lo que significó Estados Unidos para nosotros en nuestros momentos de necesidad. En el debate interno en Estados Unidos, la tendencia a ser más ideológico me incomoda. Cada vez que la gente menciona que existe una solución final a los problemas que tenemos me siento molesto. Por otro lado, reconozco que el idealismo de los estadounidenses es un aspecto importante en el mundo. Sin él no se habrían hecho muchas cosas buenas. Cuando era un joven catedrático, llamé al presidente Harry S. Truman, que por entonces estaba jubilado. Le pregunté: ¿De qué está más orgulloso? Y me respondió: De lo que estoy más orgulloso es de que hayamos derrotado por completo a nuestros enemigos y los hayamos hecho volver a la comunidad de naciones, como iguales Me parece una actitud muy estadounidense. EDA Die Welt