Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional DOMINGO 3 4 2005 ABC En caso de estar vivo, Publio Cordón acaba de cumplir los 70 años. Casi diez después del secuestro del empresario en Zaragoza, Pilar Muro es oficialmente su viuda, pero aún exige conocer qué hicieron los Grapo con su marido Siempre ha habido diferentes tipos de víctimas del terrorismo TEXTO: MANUEL TRILLO FOTO: FABIÁN SIMÓN ZARAGOZA. Ahora que a los cientos de víctimas de ETA se suman las del fanatismo islámico, hablar de los Grapo parece algo de otro tiempo, casi de un capítulo de Cuéntame con fotografías en sepia, pero para Pilar Muro y el resto de su familia, aquel grupo terrorista de izquierdas sigue marcando cada día de su vida. En junio habrá pasado una década desde el secuestro en Zaragoza del empresario Publio Cordón, que precisamente acaba de cumplir los 70 años en caso de seguir con vida. A veces, me levanto por las mañanas y siento una angustia espantosa, y me pregunto ¿qué pasa, si todo funciona bien? hasta que digo: ¡ah! es esto Con casi todas sus hijas ya casadas, ahora vive sola y mantiene una activa vida de empresaria, al frente de las clínicas Quirón, un negocio en ampliación que en breve contará con hasta siete centros en distintas ciudades españolas, a pesar de que Previasa, la potente aseguradora que puso en marcha su marido, tuvo que ser vendida. En su despacho de Zaragoza, esta mujer de mirada profunda y cuidado cabello encanecido, habla con la serenidad cincelada por el tiempo, aunque también un punto de emoción que asoma a sus ojos. Pilar Muro posa junto a un busto de Publio Cordón, su marido, que está en paradero desconocido desde que fue secuestrado a cobrar la pensión de viudedad, que la maquinaria burocrática de la Seguridad Social le había regateado hasta ahora ante la imposibilidad de demostrar que su marido seguía con vida, pero tampoco que había fallecido. Tiene un amargo recuerdo de cómo desde el Ministerio del Interior se difundió que su marido, tras el pago del rescate, había huido. diferente, y hasta cierto punto lo entiendo A su juicio, no se les trata ni atiende exactamente igual. Ahora están las del 11- M, que efectivamente ha sido otra cosa los jefes de Estado, también hay negociaciones entre esta gente No obstante, cree que los miembros de los Grapo son mucho más sectarios Después de que el pasado año tuviera la oportunidad, en el juicio celebrado en París, de ver frente a frente a los autores confesos del secuestro de su marido, rebusca las palabras para calificar su calidad humana: Son unos desgraciados, unos miserables, no saben ni hablar, una miseria de personas Voy a seguir luchando En los primeros meses desde el secuestro, y aun en los primeros años, Pilar Muro se aferró a la idea de que su esposo podía no haber muerto. Hoy ya tiene asumido que, a pesar de haber pagado 400 millones de las antiguas pesetas por el rescate, los miembros del Grapo lo asesinaron, aunque todavía se ignore dónde ni qué hicieron con su cuerpo. Me he hecho a la idea de que lo mataron en algún momento, pero quiero seguir luchando para saber dónde está, traerlo a casa y poderlo rezar asegura. Si llegáramos a saber lo que pasó, recuperarlo y enterrarlo, la familia ganaríamos en serenidad de espíritu señala. El caso sigue abierto Según dice, mantiene contacto frecuente con el comandante de la Guardia Civil del grupo que investiga a los Grapo, que le informa de las detenciones que se producen en relación con la banda y de la documentación incautada. Por el momento, no hay pista alguna que permita dar luz a lo sucedido, pero no pierde la esperanza de que se averigüe la verdad. La Guardia Civil alimenta esa idea, ya que le transmiten: Tarde o temprano sabremos qué ha pasado Por ello, insiste en que no piensa dejarlo hasta descubrirlo. Hace tan sólo unos días, una sentencia reconoció el derecho de Pilar Muro Los terroristas están conectados Tampoco elude la comparación con los familiares de las víctimas del Yak- 42 que se estrelló en Turquía. Pese a los errores en la identificación de cadáveres, piensa que por lo menos saben que si no era un cuerpo, era otro. Nosotros no sabemos dónde está Pilar Muro está convencida de que existe conexión entre todos los terroristas, que, en su opinión, se ayudan, se apoyan, se venden armas, se dicen dónde pueden ir a por los explosivos... Con una macabra comparación, añade: Igual que hay convenios entre Belloch, ahora alcalde La casualidad ha querido que quien fuera ministro de Interior entonces, Juan Alberto Belloch, sea en la actualidad alcalde de Zaragoza. No le hago culpable de nada, sólo lo son los terroristas advierte, aunque considera que influyó en la investigación Con todo, en las veces que en su actual calidad de empresaria se ha encontrado con Belloch, ninguno ha sacado a colación el asunto. No se qué pasaría, aunque no creo que volviera a salir todo, porque con el tiempo las cosas se ven en su contexto asiente. Por su experiencia, afirma que siempre ha habido diferentes tipos de víctimas del terrorismo en España. Yo he sido víctima de eso señala en alusión al distinto trato que, según se ha denunciado en las últimas semanas, reciben quienes sufrieron el zarpazo de ETA y la violencia islamista. Antes- -explica- sólo eran las víctimas de ETA, porque políticamente es Llamadas crueles En el doloroso recuerdo de los meses siguientes al secuestro, rememora cómo la familia pagó el rescate pensando el recuperarlo pero ahora admite que un terrorista es un asesino y desde el momento en que alguien cae en sus manos, está en peligro de muerte Según su teoría, no quieren asumir que no han cumplido y reconocer que, tras el pago del rescate, mataron a Publio Cordón, porque iría contra su particular ética De hecho, cuatro meses después de la entrega de los 400 millones, siguió recibiendo llamadas de los secuestradores en las que decían algo así como: Habrá que ver qué ha pasado Ahora, su principal exigencia es que se agilice el funcionamiento de la Justicia, que considera muy lenta para que los traigan aquí para que se les juzgue y acaben en la cárcel El caso sigue abierto. No pienso dejar esto hasta que sepamos qué fue lo que pasó Que se agilice la Justicia para traer a los terroristas a España y que acaben en la cárcel