Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 3 4 2005 ABC Cartas al director Nuestro amigo Juan Pablo II Los jóvenes hemos perdido a un líder, a un modelo, a un santo, a un amigo... pero sobre todo a un Padre. En todas las encrucijadas de nuestra vida, cuando las cosas eran fáciles y cuando se ponían cuesta arriba, su sonrisa nos empujaba a seguir los pasos de Jesucristo. Con su vida entregada nos marcaba el camino. Durante años, como otros millones de jóvenes, he seguido sus pasos por toda Europa. Cada dos años esperaba con ilusión el siguiente encuentro con el Papa... Un encuentro que cambiaba el alma, las almas, de los que a su lado volvíamos a encontrarnos con el Señor. Santo Padre, muchas gracias. Su entrega y su cariño, pero también su exigencia, es el mejor de los regalos que hemos recibido. Gracias por haber confiado en nosotros. Y, por favor, siga cuidándonos desde el Cielo. Esther Sánchez de la Nieta. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es incansablemente ha repetido por todos los rincones del planeta se hace hoy un reto personal: a mí me da miedo que él se vaya, me da miedo la ausencia de un santo, su abandono. Y como antídoto al temor me resuena su voz poderosa, de hace unas décadas, diciendo abrid las puertas a Cristo El Papa nos ha enseñado con su vida que sólo la Verdad nos hará libres Carmen Azpurgua. Valencia. Te quiero Santo Padre Te quiero ahora más que nunca. Siento el calor que me diste en la plaza del Vaticano cuando, afortunada peregrina, tuve la suerte de ser una de las manos que tocaste. Siento que me quedo huérfana, que el mundo se queda desvalido sin ti. Ilumínanos, danos paz cuando llegues al Cielo. Seguro que tu Santísima Virgen, con tu amorosísimo lema Totus Tuus lo será contigo más que nunca, y seguro que te lleva de la mano con toda la dulzura a estar entre los buenos, los elegidos, los que cuidan de nosotros, que bien vamos a necesitarlo. María José Moya Gómez. Madrid. Se va con Dios La vida de nuestro Papa se ha apagado lentamente, como una pequeña vela, y al igual que ella, durante su vida nos alumbró a todos los hombres, llevando la esperanza y la paz a los corazones del mundo. Es el primer Papa que conozco, pero dudo que vuelva a existir otro como él, vital, cariñoso, lleno de esperanza, amante de los jóvenes y de nuestro pequeño país. Un hombre que con su sola presencia te hacia temblar de emoción y que con unas palabras podía hacer brotar lágrimas en tus ojos. Ese es Juan Pablo II, una persona caritativa, humana, capaz de perdonar incluso a sus propios enemigos, conciliadora... ¿Qué más se le puede pedir al representante de Jesús en la tierra? No sintamos pena, porque nuestro Padre no nos abandona, siempre estará en los corazones de la gente que le amamos, y desde el Cielo guiará nuestros espíritus igual que hasta ahora. Elena Gómez Lastra. Madrid. temores. Así ha mirado al mundo el Papa y los resultados de esa mirada son más que convincentes: ha hecho caer muros, saltar barreras, ten- der puentes. La mirada del Papa nos ha caldeado el alma. En estos años Dios se nos ha hecho más cercano. El no tengáis miedo que y sus lectores Otra vez los lectores de ABC insisten en destacar los errores que se cometen. ÁNGEL SÁEZ GARCÍA serefiere a una informaciónpublicada el martes en la página 26 de la edición nacional y se lamenta de que en un periódico con el prestigio y la solera de ABC aparezcan noticias tan pésimamente redactadas. Quien redactó el subtítulo trató a una prostituta y un travesti como dos meretrices (craso error) que dejo (así, sin tilde) encerradas en su propio domicilio ¿de quién? cabría preguntarse) Una vez allí le pidió que localizará (sic, con tilde) Abandonó su domicilio dejándoles (en lugar del correcto dejándolos encerrados Para liar más la madeja, el portavoz de la Jefatura Superior informó que el carné y la placa, que esgrimió (pero, ¿quién esgrimió? ante el travesti y la prostituta El sargento jefe de la Policía Local de Las Torres de Cotillas, Francisco Cano, donde el agente estaba destinado... El redactor podría haber solucionado el doble entuerto de esta guisa: FranciscoCano, sargento jefe de la Policía Local de Las Torres de Cotillas, donde el agente cumplía sus cometidos... MARIO SÁNCHEZ escribe: De muy agradable lectura, como es habitual, la columna de Jon Juaristi del domingo 27, bajo el título Monumentos Sólo querría hacer una pequeña puntualización: el inventor del Talgo no fue Antonio Goicoechea, sino Alejandro Goicoechea (1895- 1984) Es posible que Juaristi haya confundido al ingeniero vizcaíno con Antonio Goicoechea Cosculluela (1876- 1953) político conservador durante la II República y ocupante de cargos de relevancia en la banca española durante el franquismo Dos lectores, EMILIO DURÁN CORSANEGO y MANUEL RUIZ, han detectado un error en la Tercera de José Jiménez Lozano del día 20, titulada Sobre bonetes antiguos y modernos en la que decía Sabemos por unos papeles que fray Gil, un fraile mercedario de Arévalo... Ambos señalan que Fray Gil (Fray Juan Gil) fue fraile trinitario y no mercedario como se dice en el artículo, y fue, efectivamente, quien en 1580 liberó a Cervantes en Argel. CARLOS PUYUELO se refiere a dos sandeces gramaticales aparecidas en la sección de Deportes el lunes. Por un lado el titular España séptima, mejor no africana y por otro la frase el Valencia tumba a un ordenado Getafe gracias a su alta definición En el primer caso bastaba con haber puesto España séptima, la mejor no africana En el segundo no sé si el autor sabe lo que quiere decir alta definición ¿Rematar a gol o marcar goles es de rango científico? Dios guarde a nuestro idioma También ENRIQUE BROVIA pide que cuidemos el idioma. En la sección Gente, al comienzo del artículo La gala de Miss España tuvo un invitado: los cacos la autora escribe: Pocos ladrones han habido en el cine tan elegantes... ¡Por favor! no digan ni escriban han habido El verbo ha de concordar con el sujeto, no con el complemento directo La mirada del Papa Juan Pablo II no me conoció, nunca supo que existía, pero yo me encuentro ligada a su persona de tal forma que pienso que ahora soy huérfana. El hombre se queda huérfano sin Juan Pablo II, porque nadie en nuestro siglo le ha mirado como él lo ha hecho, con una mirada de confianza, esperanzada, optimista. Con una mirada capaz de llamarle a su grandeza y de sacarle de sus