Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 4 2005 Los sábados de ABC 101 EL GUINDO MÓNICA F. ACEYTUNO DÍAS DE PESCA N Juego de café y té, de Josef Hoffmann (1904) toriano en una obra de arte. Madera, cristal, forja, cerámica son algunos de los materiales más característicos, sin que falten algunos más ricos, aunque no se trataba tanto de demostrar lujo, como de aportar calidad y solidez. talmente según los nuevos criterios. Los mismos ideales, con incorporación de tradicionales locales, florecieron luego en EE. UU. tanto en la costa Este, como alrededor de Chicago y California, con creadores como Frank Lloyd Wright, Charles y Henry Green y Gustav Stickley. En Centroeuropa, un estilo propio desarrollaron hasta la Primera Guerra Mundial Josef Hoffmann, Koloman Moser, Otto Wagner, Peter Behrens y Joseph Maria Olbrich. Una ulterior y rica manifestación fue el estilo Mingei en Japón. Esta exposición convive con otras también interesantes: hasta el 8 de mayo, está abierta una exposición con modelos de grandes modistos como Pierre Cardin, Dior, Mary Quant, Jean Paul Gaultier y Dries van Noten. El valor de lo artesano A partir de los planteamientos teóricos de John Ruskin y de la actividad manufacturera de William Morris, el Arts and Crafts abogó por una revitalización de los gremios artesanos, en una vuelta a un modo de vida más sencillo y la mejora del diseño en el ámbito doméstico. Fue una reacción tanto frente a la saturación de la recargada decoración victoriana como frente a la simpleza sin alma de la producción industrial y masiva. El estilo tuvo al mismo tiempo una sofisticada dimensión urbana- -así fue en grandes ciudades como Londres, Birmingham, Manchester, Glasgow y Edimburgo- -y una radical expresión rural, con casas de campo remodeladas to- Vidriera para ventana, de M. H. Baillie Scott (1902) Direcciones International Arts and Crafts, hasta el 24 de julio, en el V A Museum, Cromwell Road, Londres. Almacenes de Heal s en Londres: 196 Tottenham Court Road y 243 King s Road. Portavelas de A. Fisher (1896) Bargueño de E. Gibson y A. Powell (1913) ada hay que me guste más que bajar al río. Hay un momento en el que termina la carretera y empieza el camino a trazar, como meandros en una selva, curvas entre los prados. Al fondo se ve una cerca desvencijada en la que se queda enganchada la lana de las ovejas que se llevan en el pico los gorriones para hacer sus nidos, y un portón para el ganado que el sol y la lluvia han vuelto grisáceo y contra el que destaca el color de las flores. Según se va bajando, se entra en un silencio sonoro que recuerda al silencio frío y susurrante de las catedrales, y se va cubriendo el cielo con toda suerte de ramas y cualquier pájaro que cante o cualquier lagarto que se arrastre entre la hierba, se oye como si estuviéramos en una cueva. Por el suelo, en el borde del camino, hay tramos en los que hay tantas violetas florecidas que se diría que han aprovechado el agua de algún charco para crecer allí todas juntas, o prímulas muy pálidas, amarillas y olorosas que ocupan no se sabe por qué razón, toda una ladera. Por la cuneta se ve que han rodado las piñas, tras caer después de la última saca que se le hizo al monte, que aquí es casi todos los días, por lo que el aire siempre huele a madera recién cortada, que es ese olor que da el árbol cuando muere como si hubiera decidido despedirse del mundo exhalando todas las sustancias aromáticas que hubiera acumulado a lo largo del tiempo. A las carrizas, que son unos pájaros vivaces y pequeñísimos, les gusta mucho andar entre esta leña apilada en los caminos y se les ve entrar y salir de entre los troncos recién cortados. Al llegar al río se ve que viene más crecido por las últimas lluvias, pero se remansa en algunos tramos donde se reflejan con la quietud de un espejo los frondes de los helechos reales, que ya se despliegan. A última hora de la tarde, la luz se llena de insectos. Mi hijo y mi sobrino se desesperan conmigo, que si ahora es mejor la mosca, que deje la cucharilla. No se dan cuenta de que la pesca me da lo mismo, que yo lo que quiero es tener una excusa, para bajar al río.