Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 SÁBADO 2 4 2005 ABC Deportes Fernando Alonso y Pedro de la Rosa estrenan una competencia en la cumbre que tiene numerosos referentes en el deporte español y que anuncia futuros duelos Adversarios, rivales, enemigos... TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Un mal raquetazo de Juan Pablo Montoya ha abierto un nuevo mundo de sensaciones para el deporte español. Gracias al desatino del fogoso colombiano, la Fórmula 1 enfrenta a dos pilotos españoles en la cúspide, en el primer escalón de la parrilla del Mundial. Fernando Alonso, el líder del certamen con su Renault, y Pedro Martínez de la Rosa, propietario temporal de un volante en McLaren, la legendaria escudería de las flechas de plata. Dos posibilidades de podio, tal vez de victoria, en el gran premio de Bahrein. Lo nunca visto. Nace una rivalidad en un deporte sin referencias españolas en el pasado. Un duelo que enlaza con fetiches del deporte ibérico que hicieran grande al rival y a sí mismos. Una novedad que también anuncia futuros desafíos en el tenis (Nadal en progresión) el ciclismo (Contador, León) el motociclismo (Pedrosa en Moto GP) o el atletismo (Lino, campeón europeo en pista) co contra Miguel Velázquez en Madrid el 13 de junio de 1969 en pos del Europeo de los pesos ligeros. Eran los dos ídolos del público. Lo dio el primer canal de TVE y ríanse ustedes de los shares del fútbol. Venció Carrasco a los puntos en una decisión controvertida. Santana- Gimeno. Aunque fueron coetáneos, sus enfrentamientos se pueden contar con los dedos de una mano por escasos. Vivieron una rivalidad virtual. Santana gobernó cuando el tenis no era profesional. Ganó Wimbledon, fue un pionero de su deporte en España y asoció su nombre a una raqueta. Gimeno se hizo profesional, una especie de NBA restringida a una quincena de tenistas y, sólo cuando se recalificó a amateur, ganó Roland Garros en el final de su carrera. La pareja llenó tertulias, ¿quién fue mejor? La pregunta perdura hasta hoy. Fernando Alonso, ayer en el circuito de Bahrein Sito Pons- Joan Garriga. A rebufo de los éxitos de Ángel Nieto, surgió una generación con lustre. El metódico, cerebral y laborioso Sito Pons acampó en el Mundial de 250 con fuerza pero sin asumir riesgos. Ganó dos títulos en 1988 y 1989 con la calculadora como brújula. Atentaron contra su inteligencia dos pilotos briosos, Carlos Cardús y Joan Garriga. Éste consiguió el subcampeonato de 1988 antes de caer en la pendiente. Hace poco tiempo fue arrestado por relación con el tráfico de armas y las drogas y condenado a dos años de cárcel. Su competencia resultó tan encendida que en un gran premio se salieron los dos al luchar por la victoria. Pons ha prosperado como empresario. Tiene un equipo de Moto GP. AP Bahamontes- Loroño. La competencia nació por la cuna, un castellano frente a un vasco, la historia del ciclismo español. La Vuelta a España de 1957 fue la culminación de una rivalidad muy arraigada. Bahamontes perdió por un cúmulo de excentricidades y Loroño ganó la carrera que nunca conoció la victoria del castellano. Bahamontes se redimió como hombre- Tour. Venció en 1959 y conquistó seis reinados de la montaña, récord que duró hasta el año pasado (Virenque ya tiene siete) Theresa Zabell- Natalia Vía Dufresne. La hegemonía de Zabell fue indiscutible en su especialidad, el 470, vela olímpica ligera. Se apoderó del oro en dos Juegos de forma consecutiva, Barcelona 92 y Atlanta 96, al tiempo que la primera de sus rivales, su amiga Natalia Vía Dufresne, llegaba hasta su tope, la plata en la clase Europa en Barcelona 92 y Atenas 2004 en la clase 470. Después de muchos intentos, Vía Dufresne se impuso al fin a su adversaria en la bahía de Palma, en un campeonato de España y en un 470. Duelos para el futuro La riqueza del deporte español se plasma en la variedad de disciplinas que anuncian futuros duelos, al estilo del que protagonizarán mañana Alonso y De la Rosa. Carrasco- Velázquez. El boom del boxeo en España en los años 60 y 70 culminó con una pelea histórica, Pedro Carras- Alberto Contador- Luis León Sánchez. Escalador el primero y rodador el segundo, son la pareja de moda en 2005 con 21 y 22 años respectivamente. Ha ganado una carrera cada uno en apenas dos meses de calendario (Semana Catalana y Tour Down Under) y han abierto una espita en la sucesión de los veteranos del Liberty, Heras y Beloki. De procedencia humilde y de afición precoz al ciclismo, ambos podrían debutar este año en el Tour de Francia. Contador lo tiene apalabrado y Luis León Sánchez, casi. Dani Pedrosa- Sete Gibernau El campeón del mundo de 250 que llegó al estrellato desde un casting es el nuevo ídolo de los moteros. Y amenaza con subir la marcha a Moto GP en 2006, donde le espera Gibernau, el subcampeón mundial y dolor de muelas de Rossi María José Rienda- Carolina Ruiz Rienda ha sucedido a la familia Fernández Ochoa en las pistas de esquí. Ya ha ganado dos pruebas de gigante de la Copa del Mundo. Lo único que hay entre ella y el desierto es Carolina Ruiz, un talento natural sin suerte con las lesiones