Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura SÁBADO 2 4 2005 ABC Un libro inédito de Elias Canetti lo muestra como un severo odiador Fiesta bajo las bombas narra sus años ingleses tras huir de los nazis TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Las palabras de Elias Canetti han sonado, a través del tiempo, como aldabonazos. Ahí están las de Masa y poder o Auto de fe por citar sólo dos títulos. Ahora aparece Party im Blitz (Galaxia Gutenberg. Círculo de Lectores) publicado en Alemania en 2003, traducido, si no literalmente Elias Canetti ABC sí juiciosamente, como Fiesta bajo las bombas El subtítulo, Los años ingleses explica el contenido de un libro escrito entre 1990 y 1994, años después por tanto de que el autor hubiera fijado su residencia en Zúrich (1988) y evoca los difíciles y penosos años vividos en Inglaterra, país al que emigró en 1939 con Veza, su esposa, después de que el Tercer Reich se anexionara Austria. El libro aparece en el centenario del nacimiento del autor de El juego de ojos Canetti (Rutschuk Bulgaria, 1905 Zúrich, 1994) habla de la frialdad de los británicos- -también estuvo en Escocia) pero el hecho es que permaneció en la nación que acogió su exilio durante casi cuatro décadas. La edición de Fiesta bajo las bombas plantea dudas acerca del cumplimiento del exigente deseo del escritor sobre el destino de su legado que, según su voluntad, debía permanecer embargado hasta 30 años después de su muerte, es decir hasta 2024. Preguntado por ABC, Joan Tarrida, director editorial de Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores, acerca de si la publicación no suponía el incumplimiento de un testamento literario, respondió que Johanna Canetti (hija del artista) ha dado permiso para que se proceda de la forma que se ha hecho, ya que desde 2002 hay una cláusula que permite el acceso a algunos escritos, digamos que al 30 por ciento de lo que el autor dejó Morbo escandaloso Ignacio Echevarría y José Manuel de Prada Samper, fanáticos confesos del escritor que obtuvo el Nobel en 1981, hablaron ayer, durante la presentación de la obra, sobre su contenido. En su opinión, no se trata de un diario, ni de unas páginas destinadas a su autobiografía. En un punto sí la toca. Lo hace al referirse a los dos años que pasó en Inglaterra cuando aún era un niño- -en el transcurso de ese tiempo su querido padre falleció (1911) No obstante, el escritor aludió a aquella breve etapa, en homenaje a la educación paterna, como el fundamento moral de su existencia Canetti que dijo de sí mismo, que era un satírico y un moralista deja en estas páginas más de lo primero y, como comentó Echevarría, se presenta más como odiador que como amador. Descubrimos a un Canetti visceral El autor escribe sobre las reuniones a las que acudía y trata con crueldad a quienes pasaron por ser sus amigos e incluso sus amantes, como son los casos de T. S. Eliot e Irich Murdoch. Los vapulea sin piedad igual que hace con otras celebridades, mientras que de Bertrand Russell hace un retrato positivo. Igual sucede con el barrendero de Chesham Bois, la zona campestre a la que se trasladó debido a penalidades económicas. Prada comentó que el libro es un estudio etnólogico y antropólogico sobre las fiestas No obstante, quizá pueda explicar la crueldad del autor el hecho de que cuando llegó a Inglaterra era un perfecto desconocido ya que allí aún no se había traducido ningún título suyo. Y Canetti era orgulloso. Echevarría afirmó que no debe leerse esta obra como un cotilleo, sino como demostración de que la anécdota se trasciende a sí misma.