Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 4 2005 35 Arquitectos de 37 países optan a ganar el concurso de la Ciudad de la Justicia, que se levantará en Valdebebas La portavoz del PP en Leganés acusa al alcalde de este municipio de un intento de agresión Algo más de la mitad de los locales comerciales del barrio son regentados por ciudadanos chinos El Consistorio pretende que la iniciativa se convierta en un modelo para otras zonas de la ciudad ron de relieve los problemas de seguridad del barrio, aunque, a juicio del portavoz de comerciantes chinos de Lavapiés, Li Tie, está mejorando bastante Según relató, los principales episodios de delincuencia común la llevan a cabo grupos organizados que comenten atracos y robos en plena calle. Precisamente, la colonia china es una de las que más contactos está manteniendo con el Ayuntamiento en algunos aspectos, como el comercial. De hecho, según Li Tie, algo más de la mitad de los 619 comercios mayoristas de Lavapiés están regentados por personas de esta nacionalidad, que, aunque no es la mayoritaria entre los extranjeros que residen en Madrid- -apenas 21.000 censados frente, por ejemplo, a los cerca de 200.000 ecuatorianos- sí tienen una presencia importante en ciertos tipos de comercios, como las tiendas de comestibles y bazares. Por ello, otro de los problemas que más les preocupa es el de la carga y descarga en un barrio de trazado antiguo y angostas calles. Éste es otro de los asuntos que el Ayuntamiento, explicó Villanueva, está tratando de solucionar: Hemos traído a Lavapiés más agentes de Movilidad, por lo que la Policía Municipal de tráfico puede dedicarse exclusivamente a la seguridad indicó Villanueva. El consejero- delegado adelantó que el Consistorio trabaja también en un proyecto para mejorar la circulación en el barrio mediante el establecimiento de cuatro zonas dedicadas a la carga y descarga, así como en un programa de cursos para asociaciones de mayores y de comerciantes. En cuanto a las inspecciones sanitarias, se van a llevar a cabo alrededor de 110 en otros tantos locales del barrio. La celebración del Año Nuevo Chino es todo un acontecimiento en Lavapiés El 10 por ciento de la población de Lavapiés es de origen chino. No suelen tener la facilidad de relación de otros ciudadanos, pero sí destacan sus dotes para el comercio La cara amarilla de la gran ciudad TEXTO: C. H. FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Lavapiés se está convirtiendo, en muchos aspectos, en algo que se escapa de las manos. Por no ser, ni siquiera es un barrio, al menos, no en el estricto nombre de la palabra. Enclavado administrativamente en el barrio de Embajadores, al sur del distrito de Centro, de sus 30.000 habitantes, un 10 por ciento tiene los ojos almendrados. Se trata de la población china- -21.000 personas en toda la región y 19.000 en la capital- ésa que tiñe de un pálido amarillo las calles y plazas de un vecindario ya de por sí bastante atípico y multicultural. La mayoría de estos ciudadanos chinos se dedica a aquello que mejor sabe hacer, el comercio. Dicen los vecinos que los chinos tienden a relacionarse con gente de su misma proce- dencia y que uno de los principales obstáculos a la hora de entablar contacto con personas españolas o suramericanas es el idioma. Sin embargo, eso no les impide sacar adelante sus negocios. ¡Dicen que nos están invadiendo- -mascullaba ayer una señora española que lleva toda la vida en el barrio- pero gracias a los chinos tenemos qué comer los pobres de Lavapiés! Información bilingüe Durante el pasado verano, el Ayuntamiento ya comenzó a editar una serie de folletos- -en español y en chino- -con un listado de obligaciones legales para los numerosos ciudadanos de origen asiático que regentan comercios en esta parte de la ciudad. La zona es una de las más castizas, pero también de las más deprimidas del centro de la capital, muy cercana al Rastro, la Plaza Mayor y el bullicio de La Latina. Eso ha provocado el desembarco de personas de 90 nacionalidades distintas en Lavapiés: suramericanos, europeos, chinos, hindúes, africanos... Todos parece que tienen lugar en un barrio en el que el alquiler de un sótano de 15 metros cuadrados sin ventilación como vivienda puede ascender a unos 200 euros. Esta revolución multirracial es, para muchos, motivo de orgullo; para otros, semilla de una sociedad demasiado dispar, y que tiene aún mucho que aprender en cuestión de convivencia y seguridad. De cualquier manera, la consecución de la integración entre estas culturas supondrá un modelo para toda la región.