Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 4 2005 Internacional 33 Un grupo de curiosos observan los cadáveres de varias personas asesinadas dentro de una tienda de Río de Janeiro EPA Al menos treinta personas, asesinadas en dos suburbios de Río de Janeiro Las autoridades sospechan de un grupo de exterminio paramilitar b El secretario de Seguridad Públi- ca, Marcelo Itagiba, ha admitido que el calibre de las pistolas usadas en la masacre es el mismo que el que utiliza la Policía Militar VERÓNICA GOYZUETA. CORRESPONSAL SAO PAULO. Al menos 30 muertos fue el saldo de una madrugada trágica en dos suburbios de Río de Janeiro. Las víctimas, entre las que había niños, adolescentes, mujeres y hombres, fueron ejecutadas por un grupo de individuos fuertemente armados que llegaron a los locales en un mismo vehículo. La Secretaría de Seguridad de Río de Janeiro cree que la matanza es una acción de un escuadrón paramilitar en represalia por el encarcelamiento, el pasado jueves, de ocho policías acusados de participar en grupos de exterminio. Dieciséis personas fueron ejecutadas en el municipio de Nueva Iguazú, otras doce en Queimadas, y otras dos, que huían de los asesinos, en las cercanías de la carretera presidente Dutra, una de las más importantes del país. Los dos municipios, que pertenecen a la región conocida como Baixada Fluminense están proximos a Río de Janeiro y son considerados como ciuda- des dormitorio. La Policía busca aún otras personas que pueden estar heridas. El secretario de Seguridad Pública de Río, Marcelo Itagiba, admitió ayer que el calibre de las pistolas usadas en la masacre es el mismo usado por la Policía Militar y afirmó que realizará una operación sin precedentes para capturar a los asesinos. Navaja en la carne Si hay policías (involucrados en el crimen) serán los primeros en ser juzgados y condenados, porque no serían policías, sino bestias humanas dijo Itagiba entrevistado por la cadena de radio CBN. El secretario afirmó que los autores del crimen pretenden denigrar la imagen de las instituciones policiales brasileñas. El jueves, la Secretaría de Seguridad de Río realizó una operación llamada Navaja en la carne que terminó Si hay policías involucrados, serán los primeros en ser juzgados y condenados, porque no serían policías, sino bestias humanas con el encarcelamiento de ocho policías acusados de matar a dos personas el pasado miércoles. Una de las víctimas fue decapitada y su cabeza arrojada al patio del 15 Batallón de la Policía Militar, en el suburbio de Duque de Caxias, también en Río. Amnistía Internacional divulgó un comunicado sobre lo que llamó noche de terror y denunció la acción de grupos de exterminio, que no son nuevos en Río de Janeiro, y rechazan los llamamientos de las autoridades para detener sus actividades Amnistía admitió la posibilidad de que se confirmen las sospechas de la secretaría de Seguridad. Destacó, sin embargo, que los grupos de exterminio existen en los suburbio de Río desde la década de los sesenta y estarían relacionados con políticos locales o empresas de seguridad. Estos grupos, por lo general, están integrados por policías en activo o retirados. En julio de 1993 se produjeron en Río de Janeiro otras dos matanzas realizadas por grupos de exterminio que horrorizaron a la opinión pública internacional, como el asesinato de ocho niños de la calle que dormían en la puerta de la Iglesia de La Candelaria, en el centro de la ciudad. Semanas después, fueron asesinados 20 habitantes de la favela (villa miseria) Vigario Geral.