Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 2 4 2005 ABC Internacional Los padres y el marido de Terri Schiavo continúan su lucha, ahora por el cadáver Mientras el marido quiere incinerarla en Filadelfia, los padres prefieren enterrarla en Florida b Los datos de la autopsia, que serán conocidos en unas semanas, determinarán si los daños sufridos por Schiavo eran, efectivamente, irreversibles ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Aunque todas las cadenas de televisión estadounidenses han trasladado su foco de atención de la agonía y muerte de Terri Schiavo a Roma y el estado del Papa, la acritud entre los deudos de la mujer que llevaba 15 años en coma no se ha diluido después de que el jueves exhalara su último aliento. Salvo respecto a la autopsia que debe esclarecer cuán destruido quedó su cerebro tras el paro cardiaco que sufrió cuando tenía 26 años, el desacuerdo y la animadversión que les llevaron a un calvario judicial se mantienen entre Michael Schiavo, su marido y quien tenía su custodia legal, que quiere que el cadáver sea incinerado y sus cenizas depositadas en un lugar secreto de Filadelfa, y Robert y Mary Schindler, sus padres, que pretenden que sea enterrado en Florida. La agria disputa que resolvieron los tribunales y que llevó a la muerte de Schiavo, de 41 años, quince días después de que un juez ordenara que le fuera retirada la sonda que la alimentaba, ha dado paso a un nuevo contencioso a pesar de que el motivo de sus desavenencias ya es cadáver. No habrá un solo funeral conjunto, sino que a la hora de rendir preces fúnebres se celebrarán dos ceremonias separadas, aunque un hermano del marido dio a entender ayer que tal vez acuerden celebrar una misa el próximo martes. Los resultados de la autopsia, que debe terminar de esclarecer si había base para la insistencia de los padres y de algunos médicos de que su situación era reversible mediante tratamiento, o la del marido, que dijo haber respetado los deseos que le había manifestado su mujer: no permitir que la mantuvieran artificialmente con vida, un argumento que fue reconocido por los jueces, que también aceptaron el veredicto de varios neurólogos, que los daños sufridos por Terri Schiavo hace 15 años y la persistencia de su coma vegetativo hacían improbable su recuperación. Dentro de unas semanas se conocerá el resultado del examen forense. Bob Schindler, padre de Terri, durante un servicio religioso celebrado en su memoria en Pinnellas Park que se la incinere y los restos se entierren en un lugar no desvelado de Filadelfia para que sus padres y hermanos no puedan asistir y, según declaró Scott Schiavo, uno de los hermanos del marido, la ceremonia se convierta en un espectáculo mediático. Los alrededores del hospicio donde murió la mujer fueron los últimos quince días escenario del despliegue de cámaras, antenas parabólicas, tiendas de campaña, camiones y presentadores habituales en los acontecimientos que las grandes y pequeñas cadenas de televisión cubren de forma exhaustiva, con conexiones en directo pa- AFP El New York Times pide que se ponga fin al espectáculo internacional en que se convirtió el caso Es pronto para determinar si esta polémica nacional va a provocar cambios en la legislación Devotos católicos Los padres de Terri Schiavo no han ocultado en ningún momento su condición de devotos católicos, e insisten en que su hija sea enterrada en Florida, donde viven y donde su hija murió. Michael Schiavo, por el contrario, quiere ra alimentar canales que emiten noticias 24 horas al día. Es pronto para determinar si el enfrentamiento político, judicial y moral que ha estremecido a una parte de la sociedad estadounidense a cuenta de Terri Schiavo va a provocar cambios en la legislación. Muchos comentaristas subrayan que en raras ocasiones han chocado con tanta virulencia fuerzas políticas, religiosas y científicas, aunque la presencia constante de la televisión y la cobertura de internet explican en parte la intensidad del debate. Incluso en el seno de uno de los bastiones del izquierdismo neoyorquino,