Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional SÁBADO 2 4 2005 ABC elecciones vascas IÑAKI BERISTAIN Galería de personajes Responsable de Pastoral del Santuario de Aránzazu La pluralidad no debe ser nunca una coartada para el enfrentamiento Su vida ha estado ligada a Aránzazu, símbolo de la espiritualidad en el País Vasco. Beristain huye de las etiquetas y cree que el diálogo es el mejor antídoto contra el conflicto TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTO: IGNACIO GIL ARÁNZAZU (GUIPÚZCOA) El lugar impone, y más cuando se sugiere bajo la niebla. Poco a poco, ésta se deshilacha, descubriendo las torres labradas del santuario, los edificios del complejo suspendidos entre las peñas. En 1468 un pastor encontró aquí una imagen de la Virgen; a lo largo de las centurias, desde la construcción de la primera ermita hasta la edificación, a mediados del siglo pasado, de la nueva basílica, Aránzazu ha sido el faro espiritual para miles de peregrinos. A Iñaki Beristain le gana la emoción cuando habla de su casa y describe esta obra de arte donde confluyeron los talentos de los mejores arquitectos y escultores de la época- -Sainz de Oiza, Laorga, Oteiza, Chillida... Era gente que se implicaba apasionadamente en la creación, que vivía aquí, que intercambiaba puntos de vista señala. El sobrio y, a la vez, impresionante mural- retablo de madera policromada de Lucio Muñoz, que preside el interior y alberga la imagen de Santa María, no deja de sobrecogerle. Quiso plasmar el propio paisaje pétreo del entorno. Un paisaje que se eleva hacia la luz Iñaki Beristain es uno de los miembros más activos de la comunidad franciscana que vive en el santuario. Como responsable de Pastoral, tiene la oportunidad de hablar con gente de sensibilidades muy variopintas. En el editorial de uno de los últimos números de la revista Aránzazu que dirige, hace un juego de metáforas con los troncos apilados que aparecen en la fotografía de portada, apuntando que el tronco del País Vasco se siente fuera de su espacio En realidad, no se trata sólo de buscar el sitio de Euskadi en el conjunto del Estado, sino el de cada persona dentro de nuestro propio territorio. Ésta es una sociedad muy plural y es realmente difícil que todos estemos apilados en la misma dirección, pero no podemos utilizar esa pluralidad como coartada para el enfrentamiento. Sería necesario más diálogo para llegar a acuerdos de convivencia, porque no nos jugamos sólo una cuestión política. Nos jugamos la paz La nueva encrucijada Una gran fotografía de 1846- -de los primeros daguerrotipos que debieron hacerse en la historia, probablemente por algún francés que visitó el lugar- colgada en la pared del recibidor de la casa de los hermanos franciscanos, muestra el aspecto que tenía Aránzazu en aquellos tiempos, muy distinto al de hoy, en el que se han incorporado la basílica y un centro cultural en el remozado edificio del seminario. Pero la imagen de entonces desprende un encanto especial- -el encanto de las piedras que desafían el tiempo- -y no pasa desapercibida a ningún visitante. Más de siglo y medio después, el País Vasco se encuentra en una encrucijada. En una encrucijada más- -matiza Beristain- ETA está debilitada, pero no se puede hablar alegremente del fin de la violencia. Ojalá fuera así, pero, ¿acaso sus últimas bombas no podrían haber causado muertes? No se puede frivolizar con una cosa así. Sobre el Iñaki Beristain, con la espectacular fachada de la basílica de Aránzazu al fondo plan Ibarretxe, sólo digo que cuando se presenta una propuesta para intentar mejorar las cosas, sea ésta o cualquier otra, no puede verse como un problema. Hay que hablar más y etiquetar menos. Vivimos una época en que se sentencia mucho y se matiza poco, sobre todo por parte de la clase política. En el pueblo no hay tanta crispación como nos quieren hacer creer, pero para los políticos convivir en paz, a veces, significa perder votos. Yo hablo de temas religiosos con gente que no es creyente, y no pasa nada. Se podría hacer lo mismo en otros ámbitos si empezamos por respetarnos unos a otros El debate sobre la necesaria (o no) vuelta de tuerca del laicismo no deja indiferente a este hombre religioso. La sociedad debe ser autónoma con respecto a cualquier tipo de tutelaje. Esta independencia, por cierto, es beneficiosa para la Iglesia. El apostolado no debe imponer, sino proponer, sembrar. Nuestra tarea es formar cristianos adultos que sepan tomar sus propias decisiones en cualquier ámbito de la vida Pero, ¿podría la Iglesia actuar como mediadora el el conflicto vasco? A nivel personal, si me lo piden, sí propiciaría el diálogo Beristain ve injustas las críticas de fariseísmo que se han vertido contra algunos curas vascos. Habrá casos de religiosos que hayan descuidado a las víctimas del terrorismo, pero conozco a muchos cuyo compromiso con los que sufren no tiene fisuras. Ahora que las víctimas son utilizadas para intereses políticos, puedo afirmar que la Iglesia en el País Vasco no hace distingos Cae la tarde sobre Aránzazu. El responsable de Pastoral acaba de entregar a la imprenta el último número de su revista, pero ya piensa en el siguiente. Es difícil convivir decía en el editorial del número en el que aparecían los troncos apilados. Hoy, al despedirse, afirma: No tengo derecho a perder la esperanza Un hombre comprometido Iñaki Beristain nació hace 57 años en el pueblo guipuzcoano de Regil. El euskera es su lengua materna, que defiende a uñas y dientes. Aránzazu es, de hecho, uno de los principales focos culturales del euskera en el País Vasco. Llegué siendo un crío al santuario, confiesa, pero no volvería hasta los 20 años, después de completar su formación. Se ordenó en 1971. Desde entonces, ésta ha sido su casa. En la actualidad convive con una cuarentena de hermanos franciscanos. Despliega una gran actividad. Además de sus responsabilidades pastorales en Aránzazu, es director de la revista del mismo nombre, conduce un programa religioso en la ETB y publica artículos en Prensa. MAR CANTÁBRICO Arteaga BILBAO Guernica A- 8 N- 240 N- 6 34 TERRORISMO ETA está debilitada, pero no se puede hablar alegremente del fin de la violencia. ¿Acaso sus últimas bombas no podrían haber matado? CURAS VASCOS Veo injustas las críticas de fariseísmo que se han vertido. Conozco a muchos religiosos cuyo compromiso con las víctimas no tiene fisuras Artea Mondragón Vergara Oñate Legutiano N- 240 Aránzazu N- I VITORIA