Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad VIERNES 1 4 2005 ABC Ciencia Una cuarta parte de las partículas que contaminan la atmósfera son biológicas Un estudio revela la abundancia de material celular y proteínas en el aire desde partículas de fibras de pelo, caspa, fragmentos de piel y de plantas, polen y esporas hasta bacterias, algas, virus y proteínas A. ACOSTA MADRID. El aire está lleno de diminutas partículas de polvo y gotitas conocidas como aerosoles, que son producidas en grandes cantidades no sólo por los procesos industriales sino también por la naturaleza. Estos aerosoles atmosféricos juegan un papel crucial en la regulación del sistema climático, pues absorben y dispersan la luz solar, pudiendo reforzar o suprimir los factores antropogénicos. Hasta ahora sólo se había estimado su influencia en los cambios del clima, pero es necesario un mayor conocimiento sobre la composición y las fuentes de estas pequeñísimas partículas suspendidas para perfeccionar los modelos climáticos. Un equipo de investigadores del Instituto de Física Atmosférica de la Universidad de Mainz (Alemania) ha dado un paso más en esta dirección. En un estudio que se publica hoy en Science el responsable de esta investigación, Ruprecht Jaenicke, aporta evidencias de que estos aerosoles atmósfericos están compuestos en gran parte de partículas biológicas, que sumarían hasta un 25 por ciento de todas las que contaminan la atmósfera, constitub Se han identificado Regulación de la temperatura Los aerosoles (partículas en suspensión en la atmósfera) reflejan parte de la radiación solar provocando una disminución de la temperatura del planeta. La emisión de partículas a la atmósfera debido a determinadas actividades humanas es significativa lo cual puede contribuir al enfriamiento del planeta, paliando en parte al efecto de los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono. Por tanto, el importante papel que juegan estas partículas en el cambio climático hace necesaria más información sobre la composición de los aerosoles naturales y de dónde proceden para poder realizar así mejores predicciones del cambio climático, que amenaza la vida del planeta. mación de nubes. Otras partículas biológicas, como la vegetación putrefacta y sus bacterias asociadas y el pláncton marino son excelentes núcleos de hielo, que provocan precipitaciones y eliminan el agua de la atmósfera. Por tanto, uno puede fácilmente imaginar la influencia sobre la cubierta global de nubes y la distribución de las precipitaciones si la fuente y la distribución de las partículas celulares atmosféricas varía de una escala regional a una global. Pero además la investigación ha servido para desterrar algunas creencias sobre los aerosoles. Los datos revelan que no existe un ciclo anual en sus concentraciones, pese a la idea común de que éstas son más altas en primavera o verano que en invierno. Asimismo, los investigadores observaron que la resuspensión de superficies al descubierto actúa como una fuente importante de estas partículas en invierno y en periodos secos. Los aerosoles atmosféricos juegan un papel crucial en la regulación del sistema climático, pues absorben y dispersan la luz solar Estas partículas son producidas en grandes cantidades no sólo por los procesos industriales sino también por la naturaleza yendo un componente de la polución mucho más significativo de lo que se pensaba hasta ahora. Por tanto, la biosfera se convierte en una fuente importante de estas partículas, algo que se conocía para algunos aerosoles, como la arena y la sal, que pueden proceder de fuentes naturales, pero que casi se descartaba para animales y plantas, considerados una fuente minoritaria de aerosoles. Y es que hasta ahora sólo los aerosoles producidos por las actividades humanas, como el hollín o la ceniza, han recibido atención a la hora de estudiar los efectos de la polución sobre la salud y el clima. Un grano de polen de gramíneas ABC El equipo de Jaenicke recogió aerosoles en diferentes ambientes y durante distintas estaciones, identificando desde partículas de fibras de pelo, caspa, fragmentos de piel y de plantas, polen y esporas hasta bacterias, algas, hongos, virus y cristales proteínicos. Su tamaño varía desde decenas de nanometros hasta milímetros. Relevancia meteorológica La relevancia meteorológica de las partículas celulares puede ser alta, dice el estudio. Así, por ejemplo, los granos de polen atraen humedad y esto podría actuar localmente provocando la for- La NASA celebra el quinto aniversario de su satélite de observación Terra J. M. N. NASA El 18 de diciembre de 1999 la NASA colocó en órbita el buque insignia de su flota de satélites de observación terrestre. Bautizado como Terra el ingenio espacial desplegó enseguida todo su instrumental científico. Comenzaba así un ambicioso proyecto que consistía en aplicar a nuestro propio planeta los sofisticados métodos de medición y análisis hasta entonces utilizados en otros mundos por las sondas espaciales enviadas por la agencia espacial norteamericana. Durante estos cinco años, cuyo cumplimiento la NASA celebra haciéndo pública la impresionante imagen junto a estas líneas, Terra ha intentado comprender, utilizando sus cinco instrumentos científicos, los complejos movimientos climáticos que hacen de nuestro mundo un planeta lleno de vida. Sutiles cambios en la masa terrestre, variaciones en la temperatura de los océanos, formación de nubes... Un mundo entero, el nuestro, bajo el microscopio.