Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 4 2005 Nacional 15 Los candidatos elecciones vascas Arrestado en Francia un etarra tras chocar con su vehículo robado b Peio Jon Sánchez Mendaza, procesado por el magistrado Baltasar Garzón como dirigente de Ekin, aprovechó la libertad condicional para huir a Francia ABC MADRID. Agentes de la Gendarmería detuvieron a última hora de la tarde del miércoles en la región de Las Landas, al norte de Bayona, al presunto miembro de ETA Peio Jon Sánchez Mendaza, tras intentar darse a la fuga después de haber sufrido un accidente de tráfico. Sánchez viajaba en un Fiat Punto robado y con placas de matrícula falsas, cuando colisionó con otro turismo, sin que se registraran heridos. Tras el siniestro, abandonó el lugar, por lo que los ocupantes del segundo vehículo dieron aviso a la Gendarmería, cuyos agentes localizaron al huido poco después y procedieron a su detención. Al arrestado le fueron intervenidos varios juegos de documentos de identidad, con diferentes nombres, así como una cierta cantidad de dinero. Al comprobar que se trataba de un presunto miembro de ETA, el caso pasó a manos de la División Nacional Antiterrorista de París. Sánchez Mendaza, de 35 años de edad, natural de Pamplona, está acusado de ser un dirigente de la organización Ekin- -sucesora de KAS- El 13 de septiembre de 2000 fue detenido por la Policía, junto a una veintena de personas más, en el marco de una operación ordenada por Garzón contra Ekin, grupo al que se le considera como la estructura política de ETA en España Tras ingresar en prisión, el 21 de diciembre de 2001 fue puesto en libertad bajo fianza de cinco millones de pesetas por orden de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional. Circunstancia que aprovechó para huir a Francia. También está acusado de actividades de violencia callejera en Navarra. SANTIAGO ABASCAL Candidato del PP al Parlamento vasco No me entra en la cabeza que el Gobierno permitiese el referéndum Tiene sólo 28 años, pero es un referente del Partido Popular en el País Vasco. Acaba de publicar un libro, La farsa de la autodeterminación prologado por José María Aznar, en el que apela a la unidad nacional como forma de combatir las aspiraciones independentistas del PNV TEXTO M. L. G. FRANCO BILBAO. Santiago Abascal es, a sus 28 años, un veterano de la política vasca que ha sido parlamentario del PP y es ahora candidato para las próximas elecciones autonómicas. Pertenece a la tercera generación de una familia de vascos que se sienten también españoles y que se han mantenido en el valle de Ayala, en Amurrio, donde su abuelo se negó a pagar a ETA el impuesto revolucionario y su padre organizó primero AP y después el PP, entre atentados a sus negocios y amenazas. -Su último libro, La farsa de la autodeterminación es un alegato en defensa de la unidad nacional. ¿Puede interpretarse como una petición de ayuda al resto de España para que no deje a los no nacionalistas a merced de planes secesionistas? -En cierta forma sí porque yo entiendo que a veces haya un hartazgo de la situación del País Vasco, por supuesto entre nosotros, pero también en el resto de España, que puede llevar a algunos ciudadanos españoles a pensar que es mejor que nos den la independencia y les dejemos en paz. Pero eso es un error porque no puede ponerse en cuestión la unidad nacional y menos a instancias de una banda terrorista y de un PNV que históricamente se ha beneficiado de ETA y la ha sustituido como vanguardia nacionalista en sus momentos de debilidad. -Usted reivindica su derecho a ser español en el País Vasco. -He tenido una vivencia que comparto con muchos otros ciudadanos en el País Vasco y es que se nos ha negado nuestra identidad: nuestra alma dual vasca y española. Se nos ha rechazado, se nos ha Aznar y Mayor se han atrevido a ilegalizar a Batasuna; son los responsables de devolver la dignidad a España insultado por decir que nos sentíamos españoles. Se ha tratado de acomplejarnos, de asustarnos desde pequeños en las escuelas a través de los grupos de amigos y también gracias al silencio y al cuerpo auxiliar del nacionalismo que es ETA, garante de todo eso. -Sin embargo, los nacionalistas consideran que ellos son las vícti- mas de que el resto de los españoles no les dejen ser sólo vascos. -A mí eso me hace mucha gracia porque a quienes en realidad no se nos permite nuestra identidad es a quienes nos sentimos españoles en el País Vasco. La ikurriña, como debe ser, preside todas las instituciones y, sin embargo, la bandera nacional, en contra de la ley y en contra del respeto a los otros, ha sido rechazada y postergada de todas las instituciones. Eso dice mucho de lo que nos esperaría en un Estado vasco independizado. ¿El PNV conseguirá ese objetivo? -No me entra en la cabeza que el Gobierno que hoy tenemos pueda permitir la celebración de un referéndum en el País Vasco. El plan Ibarretxe no es otra cosa que un intento de subvertir el orden constitucional, de alterar unilateralmente nuestra Constitución y de declarar de facto la independencia y la soberanía del País Vasco. Eso en el Código Penal se considera un delito de rebelión y, por lo tanto, creo que el Gobierno tiene que impedir que esto siga adelante y que grandes masas de españoles seamos arrastrados por una minoría de nacionalistas hacia estados monolingüísticos y totalitarios. ¿Por qué ha elegido a José María Aznar para prologar su libro? -Agradezco a Aznar ser el artífice de que dentro de poco no tengamos que volver a ver a los terroristas y a los mafiosos en el Parlamento vasco. Ha sido Aznar quien se ha atrevido a hacer algo que ningún Gobierno se había atrevido antes a hacer: ilegalizar Batasuna. Aznar y Mayor Oreja son los responsables de haber devuelto la dignidad a España.