Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31 3 2005 Cultura 53 Miramax y el imperio Disney formalizan su divorcio b La gota que colmó el vaso de las tensas relaciones fue el intento de Disney de impedir que Miramax distribuyese Farenheit 9 11 de Michael Moore PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras casi seis meses de durísimas negociaciones seguidas con interesada y morbosa atención por todo Hollywood, la productora Miramax, fundada por los hermanos Bob y Harvey Weinstein, ha formalizado su divorcio corporativo del imperio Disney. El matrimonio de conveniencia prolongado durante doce años ha servido para reinventar la industria de las películas independientes como negocio multimillonario. A partir de ahora, los hermanos Weinstein quedarán liberados de sus obligaciones con el gigante Disney, pero a cambio deberán abandonar la compañía que fundaron hace un cuarto de siglo y que bautizaron utilizando los nombres de sus padres, Miriam y Max. Bruno Ganz realiza una excelente interpretación al dar vida a Adolf Hitler en esta película que estuvo nominada al Oscar ABC Búsqueda de inversores A partir de ahora, los Weinstein aplicarán su demostrado espíritu emprendedor a la creación de un ambicioso proyecto multimedia. Para ello ya han empezado a buscar inversores con ayuda de la firma Goldman Sachs. Al anunciar el acuerdo, el responsable cinematográfico de Disney- -Dick Cook- -ha reconocido el talento creativo y financiero demostrado por los hermanos Weinstein, pero también ha indicado que Miramax estaba acaparando demasiados recuerdos financieros dentro del conglomerado del ratón. Harvey Weinstein, el más hablador de estos dos hermanos judíos de Nueva York, ha reprochado la existencia de creencias divergentes y una serie de oportunidades empresariales perdidas, incluida la producción de la trilogía El señor de los anillos que al final ha supuesto un fabuloso negocio para el conglomerado Time Warner. Harvey Weinstein no ha ocultado que toda la mala sangre acumulada está relacionada con la criticada gestión de Michael Eisner, el responsable saliente de Disney, que en breve será sucedido por Robert Iger. Como parte del acuerdo alcanzado, Disney se quedará con los derechos de las 550 películas producidas por Miramax, incluidos los éxitos Pulp fiction Chicago El paciente inglés y Shakespeare enamorado Se han garantizado la opción de co- financiar filmes. Las relaciones terminaron por agriarse el pasado verano cuando Disney intentó evitar que Miramax estrenará el controvertido documental Fahrenheit 9 11 Un puñado de selectos espectadores judíos decidirá sobre la proyección de la película sobre los últimos días de Hitler en varios pases que van a tener lugar estos días en Tel Aviv y Jerusalén. Después habrá una votación, pero la polémica ya levanta ampollas en Israel Israel se cuestiona la exhibición del filme El hundimiento de Hitler TEXTO: JUAN CIERCO JERUSALÉN. Dentro de unos días, los socios de los cines Lev de Tel Aviv y Jerusalén serán convocados a un referéndum muy particular en el que tendrán que decidir, con un voto más que vinculante, si la película alemana El Hundimiento que narra los últimos días de la vida de Adolf Hitler, se proyecta o no a lo largo y ancho de Israel. Enfrentarse en este país a cuestiones relacionadas de algún modo u otro con el Holocausto nazi siempre ha sido asunto delicado. Que se lo pregunten de lo contrario al maestro Daniel Barenboim, judío de origen, de nacionalidad compartida israelí, cuando ha querido interpretar obras de Richard Wagner, el compositor preferido de los nazis, en Tel Aviv o Jerusalén. En este caso, la patata caliente no es un concierto de música clásica sino la última película del director alemán Oliver Hirschbiegel, en la que el actor Bruno Ganz borda su papel del Hitler desesperado en los últimos días del Tercer Reich en abril de 1945. El Hundimiento candidata al Oscar a la mejor película extranjera, que finalmente se llevó Alejandro Amenábar por Mar Adentro ha sido alabada allá donde se ha estrenado y ha reco- gido diversos galardones internacionales así como un notable éxito de público. Público que será en Israel el encargado a la postre de decidir si la película, muy sensible para muchos supervivientes del Holocausto y sus descendientes, puede o no ser proyectada en los cines de Israel. Dos salas serán el escenario del referéndum: el cine Lev en Tel Aviv y el Smadar en Jerusalén. Durante varios días, los espectadores escogidos asistirán a las proyecciones y emitirán su voto al respecto, en primera persona o por teléfono. Nada más conocerse la iniciativa de la compañía Lev han arreciado las crí- Algunos consideran que se pretende lanzar comercialmente la película por vías poco honradas. La visión de un Hitler humano hiere a los supervivientes del Holocausto ticas. Sobre todo al considerar que lo que se pretende es el lanzamiento comercial de la película por vías no demasiado honradas al aferrarse al drama del Holocausto como punto de partida. Dorit Hordi, portavoz de los cines Lev, niega la mayor y asegura que lo que se pretende es no herir la sensibilidad de muchos ciudadanos judíos de Israel: Hemos programado varios pases del filme para nuestros propios empleados en los últimos días y varios de ellos han manifestado su malestar a la vez que se negaban a trabajar en la campaña de lanzamiento de la película. Hay que tener en cuenta que en algunos momentos de El Hundimiento a Hitler se le presenta como un ser humano un tanto ingenuo, con sus sentimientos, su sensibilidad, su carisma... Una imagen que puede doler a muchos de quienes de manera directa o indirecta sufrieron las atrocidades de su régimen La potencial audiencia será en definitiva la que tome una decisión calificada por los responsables de la iniciativa de democrática Llegar, ver y votar, esa es la cuestión. Para muchos se trata de que Israel evite El Hundimiento de Hitler.