Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 31 3 2005 ABC Internacional Indonesia solicita el envío urgente de agua, alimentos, medicinas y equipos sanitarios La dificultad para desplazar expertos y material pesado agrava el drama en las Islas Nias los primeros actos de pillaje por parte de la población que, hambrienta, trata de asaltar los camiones que transportan las ayudas de emergencia ABC YAKARTA. Mientras la necesidad de agua, alimentos y medicinas se vuelve acuciante, los primeros envíos de ayuda empezaban a llegar ayer a la isla indonesia de Nias, la más afectada por el gran terremoto del pasado lunes que, con una magnitud de 8,7 grados en la escala de Richter, habría causado hasta el momento 518 víctimas, según un balance provisional facilitado ayer por Naciones Unidas. Se teme, sin embargo, que el número real de fallecidos supere los 2.000. La estimación provisional de la ONU eleva a unas 500 personas muertas el balance en la isla de Nias, mientras que otras nueve habrían fallecido en Similue y nueve más en otros islotes de la costa occidental de Sumatra, anunció ayer Masood Hyder, coordinador adjunto de la ayuda humanitaria en la ciudad de Banda Aceh. El vicepresidente de Indonesia, Yusuf Kalla, estimó por su parte que podrían ser más de 2.000 las personas muertas. Cuando se producían los primeros saqueos y actos de pillaje en la zona por parte de una población hambrienta, en la vecina isla de Similue se declararon ayer varios incendios en la ciudad más poblada, Sinabang, que destruyeron docenas de inmuebles y dificultaron las tareas de rescate. Desesperadas, unas 500 personas intentaron asaltar la residencia de un responsable municipal de Gunung Sitoli, la capital de Nias, donde aguardaban varios camiones de víveres. b Se producen Sumatra pide el regreso del buque Galicia ABC MADRID. El gobernador de la provincia de Sumatra del Norte, Rizal Nurdin, solicitó ayer al Gobierno español el regreso del buque Galicia que zarpó del norte de Sumatra el pasado día 23 tras desarrollar una operación de ayuda humanitaria de 45 días. El Galicia transportó, con 540 efectivos de la Armada y del Ejército de Tierra apoyados por moderna maquinaria de ingeniería, equipos médicos, tres potabilizadoras, tres helicópteros y dos lanchas de desembarco, el grueso de la ayuda ofrecida por España a Indonesia con motivo del tsunami del 26 de diciembre pasado. El Ministerio de Defensa, por su parte, informó ayer de que no ha recibido hasta el momento ninguna petición oficial de las autoridades indonesias en la que se solicite el regreso a Sumatra del buque Galicia que abandonó hace una semana las aguas de Indonesia tras concluir su misión en la operación Respuesta Solidaria Un hombre lleva en brazos en cadáver de su niño, en la ciudad de Gunung Sitoli Daños en los aeropuertos Dos días después del terremoto, el mal tiempo reinante en la región y los daños en las pistas de aterrizaje están dificultando la llegada de ayuda a Nias y al resto de la zona afectada, ya devastada hace tres meses por el tsunami del 26 de diciembre. La carencia de material pesado y la inexistencia de equipos de rescate adecuados impiden la necesaria rapidez en la búsqueda de personas entre los escombros. Michele Lipner, responsable huma- nitaria de la ONU en la zona, declaró que helicópteros Chinook que llevaban ayuda desde el puerto de Sibolga, en Sumatra, se vieron retrasados varias horas por el mal tiempo y un avión de transporte C- 130 no pudo acceder a la isla Nias. Hemos llevado los primeros medicamentos y equipos sanitarios a Nias. Esperamos poder llevar más mañana declaró Lipner. El ministro indonesio de Salud, Siti Fadilah Supardi, se trasladó a Nias y declaró que la comida y los medicamentos están empezando a llegar, pero faltan vehículos y carburante. Dentro de la desgracia que suponen dos terribles maremotos en apenas tres meses, las islas indonesias afectadas tuvieron la suerte de que aún siguieran allí numerosos equipos de emergencias extranjeros. En este sen- El dolor desgarrador de un padre ante el ataúd de su hijo, en la isla Nias EFE