Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional DIVISIÓN EN LA JUDICATURA JUEVES 31 3 2005 ABC La mayoría reforzada que impuso el PSOE impide renovar tres plazas clave del Supremo Las Presidencias de las Salas Civil, Penal y Militar del TS seguirán vacantes dos meses más b El bloqueo, por no conseguir Los próximos pasos La falta de acuerdo en los nombramientos de tres Presidencias de Sala del Tribunal Supremo y en la del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León obliga a abrir un nuevo concurso. Estas vacantes tendrán que ser publicadas de nuevo en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y se tiene que abrir un nuevo proceso de selección. Los candidatos dispondrán de 20 días para presentar sus solicitudes. Una vez finalizado este plazo, las candidaturas pasarán por la Comisión de Calificación del Consejo General del Poder Judicial, que será la encargada de elaborar las nuevas ternas y, por tanto, de elevar al Pleno las oportunas propuestas. Fuentes del CGPJ cifraron este proceso en aproximadamente dos meses, lo que se sumaría a los cuatro meses que han transcurrido desde que las vacantes en el Tribunal Supremo fueron anunciadas en el BOE del 29 de noviembre. ningún candidato la nueva mayoría de tres quintos, se produce 24 horas después del recurso del PP contra la Ley del Poder Judicial N. VILLANUEVA MADRID. Se cumplió el guión previsto. La reforma de la Ley del Poder Judicial para alterar sobre la marcha el sistema de mayorías en el órgano de gobierno de los jueces a la hora de decidir determinados nombramientos clave de la judicatura- -reforma impulsada por el Gobierno el pasado otoño- impidió ayer que tres Presidencias de Sala del Tribunal Supremo y la del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León fuesen renovadas. No se produjo el acuerdo que la nueva ley exige entre la mayoría conservadora y la minoría progresista y, por tanto, los nuevos nombramientos quedaron bloqueados. Y así seguirán al menos durante otros dos meses. La elección de las Presidencias de la Sala Civil, Penal y Militar del Tribunal Supremo llegó al orden del día del Pleno del CGPJ cargada de expectación y polémica. Apenas 24 horas antes de las votaciones, el PP presentaba un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma de la Ley del Poder Judicial, y 48 horas antes se producía la renuncia del magistrado José Antonio Martín Pallín a presidir la Sala Segunda del Alto Tribunal. Mostraba así su disconformidad con lo que él mismo calificó de intercambio de cromos entre la mayoría conservadora y la minoría progresista, algo con lo que, según manifestó, él no comulga. El panorama no era ayer, por tanto, muy halagüeño en el órgano de gobierno de los jueces y la mayoría de tres quintos, la nueva exigida para sacar adelante las votaciones, planeó sobre los vocales casi como un maleficio. Hasta el último momento, la minoría agotó todos los intentos para llegar a Enrique López, portavoz del Consejo General del Poder Judicial mayoría reforzada, era ya una crónica anunciada. La elección de los candidatos a ocupar las cuatro plazas- -a cada una de ellas optaban tres candidatos, menos a la Sala de lo Penal, que se quedaron dos tras la renuncia de Martín Pallín- -tuvo que someterse al máximo de las votaciones previstas reglamentariamente (si en primera votación ningún candidato obtiene la mayoría de tres quintos, los dos más apoyados pasan a sucesivas votaciones hasta que alguno obtiene la mayoría precisa) Antes de la reforma socialista, esa mayoría se situaba en 11 votos (de 20 vocales que hoy componen el Pleno del Consejo) mientras que ahora son necesarios 13, a los que la mayoría conservadora, con 11 vocales, no llega si no cuenta con el apoyo de dos vocales de la minoría. NIEVES SANZ La minoría cree que los conservadores tratan de escenificar con una estrategia la ineficacia de la nueva ley Desde el sector mayoritario piden que no se tutele la Justicia y que la minoría sea responsable un acuerdo con la mayoría- -no hay que olvidar que a los primeros les conviene hacer ver las virtudes de la reforma legislativa- Pero las conversaciones no llegaron a buen puerto, por lo que el bloqueo de ayer, el hecho de que ninguna de las vacantes obtuviera esa La ineficacia de la ley Si la principal queja del bloque hegemónico radica en el cambio de las reglas del juego a mitad de partido, es decir, a mitad de mandato del CGPJ, la minoría considera una evidencia que lo ocurrido ayer no es si no la ejecución de una estrategia de los conservadores para escenificar que la nueva ley es ineficaz. Cuando dentro de unas semanas se alcance por fin un acuerdo- -que llegará, porque de lo contrario la institución quedaría muy desacreditada- los vocales de la mayoría ya habrán rentabilizado su tesis de que, en efecto, la reforma legal, más allá de fomentar el consenso, lo que produce es el bloqueo de los nombramientos. Y más en un momento en que la ley está ya recurrida- -por el PP- -ante el Tribunal Constitucional. Ayer, durante la rueda de Prensa posterior al Pleno, los vocales del sector conservador y de la minoría progresista dieron muestras sobradas de la división que impera en estos momentos en el órgano de gobierno de jueces. El vocal del sector progresista Juan Carlos Campo reprochó la situación de bloqueo a la mayoría conservadora, cuya actitud responde, según dijo, a una actitud política que el PP anunció ya en el Congreso de los Diputados cuando sentenció que la nueva Ley del Poder Judicial nacía herida de muerte. Por su parte, el vocal del sector conservador Javier Laorden aseguró que por encima de todo está el sentido de la responsabilidad y pidió a la minoría que lo aplique, al menos, en el CGPJ y que, por respeto a los ciudadanos no se tutele el Poder Judicial. Sala Primera del TS (Civil) Jesús Corbal (no asociado) sería hoy presidente de la Sala Civil del Tribunal Supremo con el anterior marco legislativo, pues obtuvo los 11 votos entonces necesarios frente a los 8 que consiguió el magistrado Román García Varela, de Jueces para la Democracia (el otro fue un voto en blanco) El tercer candidato, eliminado en primera votación, era Xavier O Callaghan. Sala Segunda del TS (Penal) Juan Saavedra fue el magistrado que obtuvo más votos (12) en el Pleno de ayer, y aún así no consiguió llegar a los 13 que requiere la nueva reforma socialista. Su rival para ocupar esta plaza era Joaquín Delgado, magistrado no asociado y cuya jubilación se produce en un año y medio. Martín Pallín era el tercer candidato, pero renunció el martes a presidir esta Sala. Sala Quinta del TS (Militar) Juan Antonio Xiol, de Jueces para la Democracia, hubiera presidido la Sala Militar del Supremo, pues en una de las votaciones llegó a obtener los 11 votos necesarios en la anterior ley. Su candidatura se enfrentó a la del magistrado Ángel Calderón, de la APM y quien proviene de la misma Sala. Xiol, por su parte, es magistrado de la Sala Tercera (de lo Contencioso) TSJ de Castilla y León Gerardo Martínez Tristán consiguió 11 votos en la cuarta de las votaciones, frente a los ocho que obtuvo el magistrado José Luis López Muñiz, de la APM. Carlos Álvarez, presidente de la Audiencia Provincial de Palencia y de la progresista Jueces para la Democracia, quedó eliminado en la primera votación. Con la anterior ley, Martínez Tristán hubiera ocupado esta plaza.