Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA VENTA DE ARMAS A VENEZUELA JUEVES 31 3 2005 ABC Satisfacción en las empresas suministradoras, CASA y Navantia M. L. Los acuerdos firmados ayer para la venta por parte de Navantia de cuatro patrulleras de vigilancia costera y otras cuatro de altura, así como para el suministro por parte de EADS- CASA de doce aviones del modelo C- 295 fueron valorados así por el presidente de la SEPI. Enrique Martínez Robles: para Navantia supondrá carga de trabajo para 600 trabajadores por seis años, mientras que para EADS- CASA será de 300 durante tres años. Fuentes de ambas empresas mostraron su satisfacción por el acuerdo pero dijeron que ahora comienza la negociación sobre equipamientos y precios de las unidades comprometidas En el caso de EADS- CASA, se calcula que supondrá dos millones de horas de trabajo para la propia empresa y la industria subcontratada y se indica que el C- 295 es un avión de transporte militar que se ha adaptado extraordinariamente a las misiones de paz y de ayuda humanitaria, con capacidad para aterrizar en lugares donde casi ningún avión puede hacerlo Venezuela encargará diez unidades de este avión dedicadas a transporte y otras dos equipadas para vigilancia marítima, que, según EADS- CASA, no llevarán sistemas de armas. En el caso de las patrulleras, fuentes de Navantia apuntaron que no se trata de unidades consideradas militares. Son cuatro patrulleras de vigilancia costera y otras cuatro más grandes para vigilancia de altura. Son del tipo Serviola y las grandes han sido confundidas con corbetas, pero hay diferencias sustanciales, porque se trata de patrulleras de altura para vigilancia de la zona económica exclusiva Zapatero pide a Washington que respete la venta de armas a Chávez y éste dice que los barcos no tienen ni un cañoncito El jefe del Ejecutivo destaca el impacto sobre el empleo en los astilleros b La oposición socialdemócrata confirmó su negativa a saludar al presidente, quien recibió también críticas en un encuentro con la Hermandad Gallega LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL CARACAS. La visita del presidente del Gobierno a Venezuela terminó como había empezado, es decir, con la polémica sobre la venta de ocho patrulleras y doce aviones al régimen de Hugo Chávez, con quien ayer ofreció una rueda de Prensa conjunta. Insistió Zapatero en que el material que se suministrará a Venezuela no tiene carácter ofensivo, sino que su objetivo es fortalecer la seguridad y la actuación de Colombia en la lucha contra el crimen internacional organizado. Al propio tiempo, subrayó que la tarde anterior el presidente colombiano, Álvaro Uribe, había expresado su posición favorable a la operación. Ante las criticas vertidas por el PP, Zapatero dijo dos o tres veces que prefería creer que se debían a falta de información y no a otras intenciones Y en cuanto a la preocupación que expresó Estados Unidos por la carrera armamentista que atribuye a Chávez, indicó que no deseaba hacer ningún tipo de valoración, pero que él es partidario del respeto a todos los países y que por tanto pide que se respete al Gobierno de España y a España como país Chávez, al tiempo que insistió en que los barcos de España no tienen ni un cañoncito no desaprovechó la ocasión para poner de relieve que precisamente es en Estados Unidos donde se reparan las fragatas con misiles o los aviones F- 16 de que dispone Venezuela. Tanto Chávez como Zapatero destacaron el impacto en el empleo en los Zapatero Bono y Moratinos, con el presidente de una Hermandad Gallega astilleros españoles del acuerdo de venta de las patrulleras, que, según el jefe del Ejecutivo, dará trabajo a 600 personas durante seis años en Navantia, la empresa creada con la parte militar de Izar, así como del alivio que supondrá para la parte civil de la misma empresa que Venezuela vaya a comprar tres buques y esté dispuesta a reparar otros en España. Por la mañana, explicó estas ideas a Líderes de Copei, Movimiento al Socialismo (MAS) Polo Democrático, Primera Justicia y Proyecto Venezuela REUTERS integrantes de la oposición a Chávez, y, según el propio Zapatero, lo entendieron perfectamente A este encuentro no acudió, como había anunciado, la representación socialista de Acción Democrática, el partido más crítico con la visita del presidente español. Pese a todo, el jefe del Ejecutivo se comprometió a seguir dialogando con todas las partes para favorecer un consenso sobre las reglas del juego democrático, y les ofreció la Embajada española como Casa de la democracia respondiendo a las afirmaciones de medios venezolanos de que no tenía intención de recibir a algunos grupos Luego, en una intervención ante la Asamblea Nacional, subrayó, en medio de los aplausos de los diputados opositores, que se sienten acosados por el régimen chavista, que hay instituciones, reglas y hábitos que no podemos alterar sin grave riesgo de caer en el enfrentamiento y en la violencia y defendió la esencia de los sistemas democráticos. Pero también destacó la labor de Chávez y su recuperación de la idea bolivariana de integración, con un proceso de transformación en políticas y sociales de hondo calado Más tarde, Zapatero mantuvo un encuentro con españoles en la Hermandad Gallega, en el transcurso del cual hubo algunas voces críticas por la falta de libertad en Venezuela junto a una pancarta en la que podía leerse: Zapatero, madura, no queremos dictadura