Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional JUEVES 31 3 2005 ABC Los etarras detenidos en Valencia pusieron el coche bomba que estalló junto a ARCO La desarticulación del comando Donosti cerca al actual jefe de ETA Carmelo Laucirica y Aimar Altuna fueron los autores de las explosiones en León, Valladolid, Ávila y Santillana del Mar el día de la Constitución N. VILLANUEVA J. PAGOLA MADRID. La desarticulación del comando Donosti como consecuencia de una laboriosa investigación llevada a cabo por la Comisaría General de Información, no sólo ha frustrado los planes de este siniestro buque insignia de ETA para lanzar una ofensiva contra las próximas elecciones autonómicas vascas, sino que, además, estrecha el cerco en torno al máximo cabecilla, Garikoitz Aspiazu, Txeroki Los integrantes del nuevo comando Donosti Carmelo Laucirica Orive, Itxina Iker Olabarrieta Colorado, Urko e Igor González Sola, Lukas recibieron las armas- -tres pistolas y un subfusil- la documentación falsa y las últimas instrucciones del máximo cabecilla, Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki y de Iñaki Arietaleániz Tellería, Ander el pasado mes de febrero, en el sur de Francia, antes de cruzar la frontera para instalarse en San Sebastián. Este dato desvela que Ander detenido el pasado 19 de marzo en Montpellier, junto a otros dos etarras, había asumido un cargo relevante en el aparato militar tras formar parte de un subaparato encargado del cobro del denominado impuesto revolucionario Tras la captura, el pasado 23 de marzo, de otro de los responsables de los comandos José Segurola Querejeta, así como otra serie de rastros dejados por diferentes etarras puestos a disposición de la Justicia, se estrecha el cerco en torno a Txeroki según subrayan fuentes de la lucha antiterrorista. b Los terroristas Un detenido por la trama asturiana del 11- M facilitó explosivos a Terra Lliure en 1979 b En el proceso que se abrió contra Javier González Díaz, El Dinamita estuvo implicado también un colaborador de ETA ABC MADRID. Javier González Díaz, El Dinamita uno de los detenidos por su presunta relación con la trama que facilitó los explosivos utilizados en los atentados del 11- M y que fue puesto en libertad provisional en junio pasado, fue condenado en 1979 por el hurto de un alijo de Goma- 2 que iba destinado a Terra Lliure. En aquel proceso estuvo implicado también un colaborador de ETA, según informó ayer el diario La Nueva España. González Díaz, quien declaró que él nunca supo nada de la Goma- 2 y que contactó con el entorno del ex minero y confidente Emilio Suárez Trashorras para informar a la Policía del tráfico de drogas y del robo de vehículos, salió bien librado de aquel asunto, ya que sólo se le impuso una multa de 5.000 pesetas. El alijo en cuestión alcanzaba los 400 kilos de Goma 2 y curiosamente, fue robado del interior de un polvorín en una mina asturiana. Por otro lado, el ciudadano egipcio detenido el martes en París, sospechoso de haber alojado en la capital francesa a Rabei Osman Sayed El Egipcio es Ahmed Elsheshtawy Nasser Abou Hamad. El explosivo almacenado en el zulo de Burgos estaba oculto en bolsas EFE Del cóctel molotov a la pistola Iker Olabarrieta, considerado como el jefe del complejo Donosti desarticulado, representa el enésimo ejemplo de que Jarrai- Haika- Segi es la antesala de ETA. Así, de las juventudes de KAS pasó a formar parte del comando Urbasa junto con Eneko Akarregi Casas. En compañía de Akarregi, hizo estallar el 20 de abril de 2002 un coche bomba, cargado con treinta kilos de explosivos, en la localidad vizcaína de Guecho, provocando importantes daños materiales. El 12 de agosto de ese año robaron una máquina troqueladora así como 260 placas de matrículas vírgenes en un establecimiento del municipio vizcaíno de Abadiño. El 31 de ese mismo mes intentaron atentar contra una patrulla de la Ertzaintza, pero el artefacto no estalló y pudo ser desactivado. A raíz de la muerte de dos etarras, el 23 de septiembre, al explosionarles el artefacto que manipulaban, Olabarrieta huyó a Francia donde se perdió su pista. El pasado noviembre, Laucirica y Altuna regresaron a España y utilizaron el zulo descubierto el martes en Burgos para ocultar explosivos. Con una parte de ese material atentaron en León, Valladolid, Ávila y Santillana del Mar. Según fuentes de la investigación consultadas por ABC, tras los atentados del Puente de la Constitución, Laucirica y Altuna se trasladaron a Teruel, donde mantuvieron una cita con los etarras Mikel Orbegozo Etxarri y Sara Majarenas Ibarreta, integrantes del segundo comando que atentó en el aniversario de la Constitución, en concreto en puntos de Almería- -aunque en este caso el artefacto no estalló y pudo ser desactivado- Ciudad Real, Alicante y Málaga. No se descarta que también fueran los autores de las explosiones en seis gasoline- ras de Madrid, el 3 de diciembre. En el intercambio de información que tuvieron ambos comandos en su cita de Teruel, Orbegozo y Majarenas les comentaron a sus interlocutores que tenían orden de Txeroki de hacer estallar un coche bomba en el recinto ferial Juan Carlos I de Madrid. Atentado que, en efecto, se produciría después, el pasado 9 de febrero, horas antes de que Sus Majestades los Reyes inauguraran ARCO. Detención tras la cita de Teruel Días después, el 17 de febrero, Orbegozo y Majarenas fueron detenidos en Valencia, gracias a un nuevo dispositivo preventivo de la Comisaría General de Información, cuando tenían orden de perpetrar atentados en esta ciudad, así como contra el arsenal que la Armada tiene en Cartagena y contra varias casas cuarteles de la Guardia Civil. Tras la cita de Teruel, Laucirica y Altuna regresaron a Francia y allí se separaron. Este último se quedó en el vecino país, donde fue capturado recientemente, mientras que el pasado mes de febrero Laucirica, junto a Olabarrieta y González cruzaron la frontera para instalarse en San Sebastián y reorganizar el nuevo complejo Donosti La orden que les dio Txeroki en su despedida, en el sur de Francia, fue clara: Kaña en la campaña Los tres se encontraban a la espera de recibir explosivo y disponían de un listado de objetivos que incluía a miembros de las Fuerzas de Seguridad, políticos, empresarios y funcionarios de prisiones. Itxina Urko y Lukas ingresaron ayer en prisión por orden del magistrado Fernando Grande- Marlaska. que les acusa de los delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos y de tarjetas de crédito y depósito de explosivos. El juez procesa al confidente Nayo por tráfico de drogas ABC MADRID. El magistrado Fernando Grande- Marlaska ha dictado autode procesamiento contra diecisiete personas como presuntos integrantes de una red de distribución de cocaína y heroína en Asturias, entre quienes se encuentra el confidente José Ignacio Fernández Díaz, Nayo según La Nueva España. Ex socio de Antonio Toro y José Emilio Suárez Trashorras, Nayo se encuentra huido en la República Dominicana, tras haber denunciado los manejos de sus compinches con la dinamita. La investigación, abierta por el magistrado Baltasar Garzón a principios de 2003, tuvo su origen en una confidencia de Suárez Trashorras. En la cúpula de esta organización, que pretendía introducir más de 160 kilos de cocaína a través del puerto de Valencia, figura el colombiano L. H. O. G. Nueva vía de investigación Por otra parte, las pesquisas han permitido establecer que Carmelo Laucirica y Aimar Altuna Ijurco, otro de los etarras detenidos días atrás en el vecino país, fueron los autores, como integrantes del comando Ina de los atentados con explosivos perpetrados el pasado 6 de diciembre, aniversario de la Constitución, en León, Valladolid, Ávila y Santillana del Mar. Se ha dado la circunstancia de que ambos fueron enviados por Txeroki el pasado verano a Valencia para llevar a cabo una campaña contra intereses turísticos del litoral mediterráneo. Sin embargo, fueron identificados por la Policía, gracias a las medidas preventivas desplegadas por la Comisaría General de Información, y huyeron a Francia al sentirse quemados Los etarras habían quedado grabados por una cámara de seguridad instalada en la estación de trenes. Se frustraba la campaña de verano en Levantina.