Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 31 3 2005 ABC Nacional La opacidad de las encuestas en el País Vasco obliga a PP y PSOE a cambiar su estrategia de campaña El PNV no ve clara la mayoría absoluta, el PSOE duda del efecto ZP y el PP aspira a seguir segundo b Una tercera parte de los ciudada- nos se niegan a responder en los sondeos y otros muchos mienten, según se comprueba con los resultados reales de otras elecciones ÁNGEL COLLADO MADRID. Los resultados de las encuestas privadas y públicas sobre los próximos comicios vascos han traído el desconcierto a todos los partidos que competirán en las urnas el próximo día 17, hasta el punto de replantearse las estrategias de campaña. El PNV contaba con que Batasuna no podría presentarse y aspiraba a alcanzar la mayoría absoluta, pero no ve nada claro el trasvase de voto de los proetarras. En el PSOE reconocen ahora que será muy difícil que el efecto ZP les sirva para ganar las elecciones, y en el PP temen pasar al tercer lugar pese a ser la única referencia constitucionalista clara. Aunque los sondeos en el País Vasco son aún menos fiables que en el resto de España, ninguno de los realizados, ni siquiera el del CIS hecho público ayer, apunta los trasvases de voto necesarios para que los contendientes logren sus objetivos de hace menos de un mes. El Gobierno conocía desde la semana del 14 de marzo los primeros datos del CIS sobre las elecciones vascas. Nosotros subimos y vosotros no bajáis mucho comentó un alto cargo del Gobierno a un grupo de dirigentes del PP poco antes de Semana Santa. Es el retrato del estudio del CIS que coloca a los nacionalistas al borde de la mayoría absoluta, con Ezker Batua como garante de su continuidad en el poder y casi empate entre socialistas y populares. La candidata del PP, María San Gil, en la presentación de su campaña electoral celebrada en Bilbao EFE Mayor vaticina un Gobierno vasco con consejeros de ETA El que fuera presidente de los populares vascos y actual portavoz popular en la Eurocámara, Jaime Mayor Oreja, no descarta que, en caso de que triunfe en nacionalismo, el PNV facilite la incorporación de miembros propuestos por ETA en el Gobierno vasco Mayor, que hizo estas consideraciones durante la presentación del libro La farsa de la autodeterminación del diputado autonómico vasco Santiago Abascal, indicó no tener puesta su confianza en la suma de los votos del PP y del PSE. Éste no es un partido de dobles como el que hicimos Nicolás Redondo y yo en 2001 sino uno en que San Gil es la única que puede neutralizar, dijo, el debate sobre el plan Ibarretxe o el llamado plan López, que calificó de farsa y servilista Precisamente ayer, San Gil presentó su campaña como candidata a lendakari, que estará centrada en convencer a los vascos de que el cambio es posible. El PP insiste en que estamos en un escenario abierto y en que las urnas tienen la última palabra. Con un mensaje sencillo y claro, San Gil pretende convencer a los vascos de que en estas elecciones hay dos propuestas: la del plan Ibarretxe, junto con otros planes, planecillos y sucedáneos y la del PP, que ofrece un gobierno para todos informa M. L. G. Franco. Este mensaje está reflejado en el eslogan de la campaña: Mejor María San Gil, candidata para todos El PP es el único partido que está comprometido en la defensa del Estatuto, que en opinión de San Gil sigue siendo válido para la mayoría de los vascos. Todo abierto Todo es posible dos días antes de que empiece la campaña. Un treinta por ciento de los ciudadanos a los que preguntan los encuestadores no es que digan que no saben, es que se niegan siquiera a figurar como encuestados. Luego está la cifra oficial de los que dicen no saber, otro treinta, y, además, los que mienten en la respuesta según se puede comprobar con los datos reales de anteriores comicios. El PP, por ejemplo, tiene entre un 4 y un 5 por ciento de intención de voto directo, según los sondeos, y en los últimos comicios logró el 23 por ciento. El bloque PNV- EA parece estancado en el 42 por ciento de hace cuatro años, pero esta vez Ibarretxe no cuenta con la posibilidad de hacer un llamamiento general al nacionalismo ante el peligro de victoria constitucionalista como en 2001, porque ahora lo que se da por hecho es su éxito. Parte de los vo- tantes de Batasuna pueden inclinarse esta vez por la abstención, Aralar e incluso, como izquierda, por EB. De ahí el empeño de Ibarretxe en cuidar a Aukera Guztiaz. Y falta que hable ETA. En el PSOE los ánimos se desinflan. Ante el reto del plan Ibarretxe lanzaron la idea de que la solución era una victoria socialista en las urnas. El efecto ZP no aparece en los sondeos. El presidente del Gobierno limitará su presencia a tres actos durante la campaña vasca salvo que la marcha de la misma obligue a los socialistas a darle un tono más nacional Es decir, si López no atrae a los nacionalistas más moderados tendrá que cuidar más la propia parroquia. En el PP, por el contrario, se plantean ahora que Mariano Rajoy pase de los tres mítines previstos a 5 actos en total. María San Gil es su fuerte y, aunque temen quedar terceros, la floja imagen de Patxi López y el hecho de seguir fieles al constitucionalismo les da esperanzas de empatar o seguir en el segundo lugar. Sería romper una regla electoral inexorable en el País Vasco: el partido en el Gobierno es el más votado por los no nacionalistas.