Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión JUEVES 31 3 2005 ABC Mañana en Cartas al director Al alcalde de Guadalajara Jesús Alique, alcalde de Guadalajara, quién se lo iba a decir a ese muchacho que allá por los años setenta cursaba sus estudios en el Colegio Diocesano de Guadalajara (religioso) que pertenecía a Falange Española, que acudía al colegio con pasquines políticos de Falange, que portaba el yugo y las flechas en la correa del reloj, que las tardes libres las pasaba cantando el Cara al Sol y que cursó sus estudios gracias a una beca concedida por el régimen de Franco. Quién se lo iba a decir, que un día acabaría siendo alcalde de la ciudad de Guadalajara por el Partido Socialista no habiendo ganado las elecciones, sino con la ayuda de Izquierda Unida. Quién se lo iba a decir, que siendo alcalde, uno de sus primeros esfuerzos y logros sería el de hacer desaparecer las estatuas de Franco y José Antonio de la ciudad, aduciendo que debía desaparecer cualquier vestigio de la época franquista. Usted podía haber empleado los mismos esfuerzos durante su etapa de presidente de la Diputación de Guadalajara para hacer desaparecer la presa del Pantano de Entrepeñas (el pantano de su pueblo) porque la construyó Franco y también podía haber empleado los mismos esfuerzos durante su etapa de concejal en el Ayuntamiento de Sacedón (su pueblo) en saldar las deudas que su partido (PSOE) dejó en la compañía eléctrica Unión Fenosa. Jesús Alique, se acaba de cargar parte de la historia de España, de su historia personal y la de su familia. Alfonso Toledo Ramo. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es La noche de Fuentes La Guía de Televisión lleva a su portada el regreso a la noche de los domingos de La Noche con Fuentes... y cía Además, un reportaje de los entresijos del rodaje de las tres versiones que actualmente se emiten de CSI Reparto autonómico El Gobierno tripartito de Cataluña se queja de que esta Autonomía aporta al Estado en impuestos bastante más de lo que recibe para inversiones en infraestructuras. Es cierto. Pero pasa lo mismo que en las grandes ciudades: que los impuestos que pagan personas particulares, empresas y los comercios del centro revierten proporcionalmente en mayor cuantía en las obras y servicios de la periferia. Lo cual es equitativo, ya que las compras que hacen los ciudadanos de estos barrios en los comercios del centro proporcionan a los mismos sus beneficios. El déficit fiscal del centro se compensa con el déficit comercial de la periferia. Es justo que Cataluña pague más que el resto de España como compensación a que también le vende más que lo que le compra. Es conveniente, por tan- to, que cuando se haga referencia al balance fiscal entre Comunidades se tenga en cuenta simultáneamente el balance comercial. Y ello sin apelar al principio de solidaridad que debe existir entre todas las tierras de un mismo estado. José Pauner Sala. Barcelona. Armas para el pueblo En la gestión gubernamental del señor Rodríguez Zapatero, una cosa parecía clara: para solucionar los conflictos internacionales del Gobierno español instaba a todos los países a recurrir al diálogo y a rechazar el empleo de las armas. Esta posición fue apoyada en su momento por la mayoría del pueblo español y permitió el triunfo del Partido Socialista en las elecciones nacionales pasadas. Una vez en el poder, Rodríguez Zapatero ordena el apresurado retiro de las tropas españolas desplegadas en Irak, e incluso urge a los demás países a imitarle. La posición del Gobierno es respetable y puede ser defendida. Al igual que la postura de todos aquellos que consideran que la paz no se consigue siempre, por desgracia, con palmaditas en los hombros y con buenas palabras. En otras palabras: diálogo sí, y todo el que sea necesario, pero sin pecar de tontos. Pero lo que me interesa glosar ahora no es esto, sino señalar la falta de coherencia de la política del jefe del Ejecutivo español. Ahora resulta que el pacifista intransigente se convierte de improviso en un promotor de contiendas. Rodríguez Zapatero va a Venezuela, entre otras cosas, para firmar un convenio de ventas de armas. Rodríguez Zapatero dice que el suministro de armas ¡no ofensivas, cuidado! tiene un fin social y que son para armar al pueblo. Entiendo que lo que quiere decir es que las armas son para los 150.000 combatientes irregulares que Chávez está organizando bajo su directo mandato y también para las guerrillas terroristas de Colombia y de otros vecinos. ¿A qué gobernante sensato se le ocurre meterse en este berenjenal y, de paso, reincidir en la absurda provocación a la primera potencia mundial? Supongo que, antes tales desatinos belicosos, las calles de España se llenarán con manifestantes, que pedirán: ¡No a la guerra en Hispanoamérica, señor Rodríguez Zapatero! J. L. Decamilli, profesor emérito de la Facultad de Humanidades de Berlín. Mark Knopfler en Madrid El antiguo líder de Dire Straits pasa por la capital para dejarnos el inconfundible sabor de su guitarra, interprentando en directo y en el recuperado Palacio de los Deportes, tanto sus nuevos temas como los himnos de su legendaria banda. Alquileres con derechos El mercado de viviendas de alquiler va en aumento. Un contrato claro y detallado, con todos los derechos y obligaciones estipulados, ayuda a evitar muchos problemas.