Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 MIÉRCOLES 30 3 2005 ABC Gente Las últimas vacaciones de soltero Carlos de Inglaterra comienza hoy en la localidad alpina de Klosters (Suiza) sus últimas vacaciones de esquí antes de casarse con Camilla, el próximo día 8 de abril. Ayer ya se pusieron a la venta todo tipo de objetos de recuerdo relacionados con el merchandising de la boda. El príncipe Alberto denuncia el canibalismo audiovisual sobre la agonía de su padre El Mónaco aristocrático del lujo y los casinos convive con un turismo despistado que siente curiosidad por el gazpacho manchego y una gran tristeza por el tratamiento de la enfermedad de Rainiero TEXTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO FOTOS: J. P. Q. AP Y AFP re todos los Grimaldi instalados en su patria desde el siglo XIII, Rainiero III es el primero que ha conquistado al mar y la tierra muchos territorios para crear nuevas fuentes de ingresos, modificar la geografía de Mónaco, embarcándose en gigantescos trabajos que han transformado de manera radical el antiguo reino dependiente de lejanos huéspedes aristocráticos. El antiguo Mónaco vivía de su Casino, del Hotel de París, de sus villas aristocráticas, de sus actividades artístico- culturales. El nuevo Mónaco es el fruto maduro de gigantescos trabajos públicos. Una línea férrea subterránea. Una ciudad de nuevo cuño (Fontvieille) con 90.000 metros cuadrados de inmuebles comerciales, con una cifra de negocios de 600 a 1.000 millones de euros anuales. Un centro de congresos internacionales, el Grimaldi Forum, con un frenético calendario cultural. El Casino, la Ópera, el Museo nacional, el Centro de actividades oceanográficas, el equipo de fútbol, el tenis, la Fórmula uno, ocupan un puesto esencial en la vida financiera de Mónaco, con una fiscalidad extraordinariamente atractiva como plaza bancaria internacional. Pero quienes todavía soñamos con los fastos de un Montecarlo difunto, nos refugiamos en el bar de los hoteles, alternando entre turistas en busca de emociones fuertes. En mi caso, mis vecinas, frau Goldmisth y su novia, se obstinan en comentar los horrores de la prensa audiovisual de Estado, en Francia, cuyas brumas sobre la agonía del Príncipe Rainiero Ent han provocado en Mónaco una reacción de profunda tristeza: se trata de algo innoble, vergonzoso, canalla. El príncipe Alberto ha protestado ante France Televisión, denunciando con pudor el canibalismo audiovisual, servido con los platos combinados del día, ofreciendo un menú miserable a base de chistes y caricaturas de tres hijos a la cabecera de un padre moribundo. Espoleada por su novia, que ya conoce el color de las sábanas de las mejores suites de los hoteles más caros, frau Goldsmith me pregunta si puede creer en los encantos que ayer evocaba Le Figaro para glosar la geografía y gastronomía de Castilla y Albacete, siguiendo la ruta de Don Quijote. Mi vecina- -de una glotonería infantil que no consigue saciar su novia, algo más joven- -me pide que le explique en qué consisten platos como pisto manchego y migas que los colegas del Figaro describen como delicias quijotescas Le explico a frau Goldsmisth que mis rudimentos lingüísticos son harto insuficientes para acceder a sus deseos, que no puedo satisfacer, yo tampoco. Para complicar las tareas íntimas de la novia de mi vecina, les digo que, en verdad, a los manjares descritos con entusiasmo por Le Figaro sería imprescindible añadir otros, mucho más recios y viriles Ante mi elocuencia, que ella interpreta muy a su manera, frau Goldsmisth le dice a su novia que, tras el desayuno, irán a preguntar al chef del Louis XV, el restaurante del Hotel de Paris, su cantina preferida, si sería posible prepararles un menú a base de gazpachos manchegos. La capilla de Santa Devota, patrona de Mónaco