Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 30 3 2005 ABC Libia aplaza su decisión sobre las condenas a muerte de las enfermeras búlgaras Fueron acusadas, junto a un médico palestino, de infectar de sida a cientos de niños b Según han declarado diversos expertos internacionales, el sida ya existía en el Hospital Al Fatah de Bengasi antes de que llegaran las enfermeras búlgaras RAFAEL ALVARADO. CORRESPONSAL SOFÍA. El Tribunal Supremo de Casación de Libia, después de tres horas de sesión, decidió ayer que se pronunciará el 31 de mayo próximo sobre el recurso presentado por la defensa sobre la sentencia de pena de muerte dictada contra cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino que trabajaban en el Hospital Infantil Al Fatah de Bengasi, acusadas de haber contagiado con el virus del sida a más de 400 niños libios en dicho centro médico. Dicha sentencia fue dictada el 6 de mayo de 2004 por el Tribunal Penal de esa ciudad. No se permitió la presencia de las cinco acusadas en la sesión del Supremo, aunque asistieron, en calidad de observadores, representantes diplomáticos de varios países acreditados en Libia, entre ellos los de la UE, España incluida, EE. UU. y Canadá. La vista se celebró con excepcionales medidas de seguridad. A los periodistas, que pudieron permanecer sólo cinco minutos en la sala del tribunal, le fueron retirados los móviles. Frente al edificio del Supremo se manifestaron padres y familiares de los niños contagiados que coreaban ¡Muerte a las búlgaras! y ¡Bisanti- -el abogado libio de la defensa- -es un perro! Dos niños libios, infectados con el virus del sida, con una pistola de juguete durante una protesta ante el Tribunal Supremo libio garas presentaron una demanda por las torturas a las que fueron sometidas tras su detención. Entre los múltiples científicos de reconocido prestigio mundial en la investigación del virus del sida que se han declarado a favor de la inocencia de las enfermeras búlgaras, y que han presentado por escrito sus tesis ante el tribunal libio, se hallan los profesores Luc Montaigner del Instituto Pasteur de París y Vittorio Colizzi de la Universidad Tor Vergata de Roma. Ambos co- POOL Confesiones con torturas Los cinco abogados de la defensa- -tres búlgaros, un egipcio y un libio- -presentaron sus alegatos, en los que la tesis que rebatió la acusación se centró en el hecho de que no se puede dictar una sentencia de pena de muerte basada en confesiones logradas a través de torturas a los inculpados. Cabe recordar que las cinco enfermeras búl- inciden en que el virus del sida ya existía en el Hospital Infantil Al Fatah de Bengasi, donde trabajaban las enfermeras, desde 1997, o sea un año antes de que éstas empezaran a trabajar en dicho centro médico. Los analistas búlgaros y extranjeros coinciden en señalar el marcado matiz político de este juicio ya que esta tragedia se atribuye a los graves problemas en el sistema sanitario de Libia que el régimen no puede admitir debido a la enorme factura política que debería pagar.