Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 3 2005 Opinión 5 Más sobre el tinglado Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, ha sido condenado a seis meses de prisión y ocho años de inhabilitación como responsable de un delito urbanístico. A expensas del recurso que va a presentar, este fallo judicial aporta una prueba más, la enésima, del tinglado puesto en pie en el Consistorio marbellí, convertido en carne de banquillo y en gran enciclopedia del chanchullo. El frente carcelario se rebela Como se informa en páginas de Nacional, buena parte del colectivo de presos etarras ha obviado las instrucciones que la actual dirección de la banda les había transmitido para comenzar una serie de acciones de protesta en las prisiones. Casi todos los pesos pesados del comando trullo incluso aquellos que formaron parte de la dirección de la banda, han desobedicido a la actual cúpula etarra; un acto de rebeldía que se interpreta como una censura a su gestión El otrora monolítico frente carcelario, uno de los puntales de la estrategia etarra, parece que comienza a resquebrajarse. Atasco en Irak El éxito que supusieron las elecciones en Irak, y el alto índice de participación en condiciones tan hostiles, contrasta con el atasco a la hora de formar gobierno. El presidente saliente, Al Yauar, mostraba ayer su pesimismo tras suspenderse por segunda vez el pleno parlamentario sin un acuerdo. Chiíes, suníes y kurdos han de perseverar en el diálogo y no desaprovechar esta oportunidad. EFE Sin López. Ahora Patxi lehendakari Así se presenta el candidato del PSE, Patxi López, en los carteles colocados en estas vísperas de la campaña electoral para las autonómicas en el País Vasco. Los creativos han apostado por la familiaridad y no han incluido el apellido del candidato, inequívocamente español, en el mensaje central de las vallas publicitarias, así como por jugar con la equis de Patxi, sobre la que se esboza una ikurriñaa. Sólo en la remisión inferior a la página web del cabeza de lista del PSE se deja leer su apellido. En la imagen, el operario de unas obras en la calzada de Bilbao, frente a una de esa vallas preelectorales. buen nombre y lo aprovechó. Ese Patxi, tan sonoro, tan breve y tan vasco, es lo mejor de la campaña socialista hasta la fecha. Ese Patxi a secas es el mejor lema para un candidato que, hasta ahora ha provocado más dudas que entusiasmos, más recelos que certezas. Patxi es el vasco por excelencia, el protagonista indiscutible de todos los chistes con txapela. Cuando se juntan un alemán, un inglés y un vasco, éste siempre se llama Patxi. Sin duda una caricatura, pero tal y como está el patio, un poco de humor incluso se agradece. No la toques ya más que así es la rosa escribió el poeta. Simplemente Patxi y que sea lo que Dios quiera debieron pensar los estrategas socialistas. Patxi sin más como gran argumento. Nada sabemos de los eventuales pactos postelectorales, del Plan Guevara o de los inquietantes contactos políticos de ciertos dirigentes del PSE... Ante tantas interrogaciones una única respuesta: simplemente Patxi. Si, como apuntan las encuestas, Patxi no es suficiente, siempre nos quedará ZP y su indudable tirón popular. Un diseño perfecto sobre el papel, pero arriesgado ante las urnas. El ejercicio de la política en el País Vasco es lo suficientemente dramático como para despacharlo con juegos de publicistas. Y eso lo saben casi todos los socialistas, incluido Alfonso Guerra. SIMPLEMENTE, PATXI CARMEN MARTÍNEZ CASTRO OS malpensados dirán que renuncia a su apellido en una finta táctica, que estamos ante otro guiño al electorado nacionalista; los más sesudos verán en ese López postergado toda una metáfora de la situación que padecen buena parte de los ciudadanos vascos; esos que llevan años esquivando los proyectiles de la honda que maneja con destreza el David nacionalista. La renuncia al López es, en buena medida, la renuncia a defender L la acosada pluralidad de la sociedad vasca. Habrá incluso quien se tome el trabajo de elaborar la nómina de los lópeces que a lo largo de los siglos contribuyeron a engrandecer esa Comunidad autónoma. Pero probablemente todos estos análisis resulten tan desmesurados como es la propia realidad de Euskadi desde hace años. Probablemente el publicista de turno no dedicó ni un minuto a estas consideraciones; sencillamente se encontró con un