Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 3 2005 43 Sociedad Investigadores estadounidenses se proponen descifrar el genoma del cáncer El proyecto podría ser útil para descubrir el talón de Aquiles de los tumores b Será un mapamundi todavía España incumple el decreto que obliga a hacer públicos los ensayos con fármacos más complejo que el del genoma humano, ya que pretende destripar todas las variaciones genéticas y mutaciones del cáncer. ALFONSO ARMADA SAN DIEGO. El New York Times daba cuenta en su edición de ayer de que un grupo de investigadores estadounidenses acaba de proponer una ciclópea tarea de nueve años y más de 1.300 millones de dólares para descifrar el ADN del cáncer. Denominado de forma provisional Proyecto del Genoma del Cáncer Humano el proyecto fue presentado el mes pasado a un comité asesor del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos por científicos como el doctor Eric S. Lander, director del Instituto Broad, un centro de investigación genética vinculado a Harvard y al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y el premio Nobel Leland H. Hartwell, presidente del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle. Precisamente por su ambiciosa escala, ya que pretende trazar una suerte de formidable mapamundi de la secuencia genética de miles de muestras de células cancerosas, buscando las mutaciones que han hecho tan ardua y a veces tan descorazonadora la lucha contra el mal, la idea ha propiciado que, incluso antes de recibir el visto bueno de las autoridades federales de Estados Unidos, algunas voces ya hayan aireado su escepticismo. Entre ellas destaca la del doctor J. Craig Venter, el mismo que encabezó la iniciativa privada para trazar el mapa genético del ser humano, y que había pronosticado erróneamente que el Proyecto del Genoma Humano impulsado bajo criterios no directamente crematísticos estaba condenado al fracaso. Tiempo y dinero Venter, adalid de la empresa privada, manifestó al Times sus dudas acerca del coste de la iniciativa, ya que restaría fondos de pequeños proyectos dirigidos por científicos individuales: Detraer mil o dos mil millones de dólares de otras áreas de investigación cuando no está claro qué se va a conseguir... comentó con desdén, antes de señalar: Debería haber mejores formas de impulsar la investigación contra el cáncer Aunque las primeras estimaciones hablan de 1.350 millones de dólares y cerca de diez años de investigación en la que tendrían que involucrarse decenas de investigadores, todavía no está claro de dónde procederían los fondos. Fuentes oficiales confirmaron al diario que lo más probable es que la Casa Blanca se incline a favor de comenzar con proyectos piloto de menor envergadura. Además de los doctores Lander y Hartwell, entre los redactores del borrador se encuentran el doctor Harold Varmus, también galardonado con el Nobel y ex director de los Institutos Na- Una célula cancerosa, en el momento de dividirse cionales de Salud de Estados Unidos, y el doctor Bruce Stillman, presidente del Labortorio Cold Spring Harbor de Long Insland, en Nueva York. Varmus, presidente del Memorial Sloan Ketering Cancer Center de Manhattan, que se anuncia como el hospital mejor equipado para luchar contra la enfermedad- -cetro que le disputan varios centros médicos de Houston- asegura que el proyecto podría cambiar por completo la forma en que los médicos se aproximan a una enfermedad que en muchas de sus formas sigue hoy siendo incurable. ABC A diferencia de lo que Venter y otros genetistas al servicio de compañías privadas preferirían, los defensores del proyecto afirman que una base de datos o biblioteca genética de todas las mutaciones del cáncer, al que deberían tener libre acceso todos los investigadores, tendría un valor incalculable y proporcionaría herramientas mucho más eficaces para diagnosticar, tratar y prevenir el mal. En palabras del doctor Lander, conociendo los defectos de las células cancerígenas sería como apuntar al talón de Aquiles de los tumores