Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MARTES 29 3 2005 ABC Internacional Localización del terremoto de ayer Zonas afectadas por el tsunami del 26 de diciembre de 2004 Áreas más afectadas por el tsunami TAILANDIA INDIA BANGLADESH Golfo de Bengala Islas Andaman (INDIA) Phuket Docenas de muertos y grandes destrozos en la isla de Nias, próxima al epicentro MALASIA BANGLADESH Golfo de Bengala Islas Andaman (INDIA) Banda Islas Aceh Nicobar (INDIA) ISLAS MALDIVAS SRI LANKA Phuket MALASIA TAILANDIA 11.09 hora local SIBOLGA Sumatra INDONESIA Epicentro del terremoto Magnitud 8,7 (A 33 km bajo el mar) Epicentro del terremoto Magnitud 9,2 INDONESIA Océano Índico Residentes malayos huyen de la costa Un gran terremoto de 8,7 grados vuelve a sembrar el pánico en las costas de Sumatra El seísmo despertó en todo el Sureste Asiático el fantasma del trágico tsunami de diciembre b El archipiélago de las Islas Nias, próximo al epicentro, es la región más afectada y la Policía hablaba anoche de más de mil muertos, en un primer balance de urgencia ABC YAKARTA. Un gran terremoto de 8,7 grados en la escala de Richter sacudió ayer la costa occidental de Sumatra, la misma región arrasada por el tsunami del pasado 26 de diciembre que, con una magnitud de 9,2 grados, provocó más de 275.000 muertos y desaparecidos. Decenas de miles de personas, presas del pánico, se echaron a las calles en plena noche, ya que el seísmo de ayer ocurrió pasadas las 23.09, hora local (las 18.09 hora española) y sus sacudidas se prolongaron durante casi tres minutos. Las primeras cifras oficiales hablaban anoche de más de mil muertos en el archipiélago de las Islas Nias- -según su vicegobernador, Agus Mendrofa, tres cuartas partes del archipiélago resultaron muy dañadas- situado a unos 70 kilómetros del epicentro, que fue fijado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos a unos 200 kilómetros de la costa oeste de Sumatra, frente a la ciudad de Sibolga y unos 400 kilómetros al sureste del epicentro del gran terremoto de diciembre. El hipocentro fue localizado a unos 33 kilómetros de profundidad bajo el fondo marino, por lo que se trata de un terremoto superficial y potencialmente muy destructivo. Minutos después del seísmo, los servicios geológicos de EE. UU. y Japón, así como el Centro de Alertas de Tsunami en el Pacífico, radicado en Hawai, alertaron de la posibilidad de que un fuerte tsunami afectara a las islas más próximas, por lo que recomendaron la evacuación de todas las costas situadas en un radio de mil kilómetros en torno al epicentro. A diferencia de lo ocurrido en diciembre, en que carecían de información, los gobiernos de Indonesia, Tailandia, Sri Lanka y la India montaron anoche operaciones de evacuación en las zonas amenazadas. Fuertes réplicas Fuertes réplicas, alguna de las cuales superó los 6 grados, sucedieron al terremoto durante la noche. Seis horas después del seísmo no se había advertido signo alguno de que se estuvieran formando olas gigantes, por lo que el nivel de alerta máxima fue rebajado en las costas ribereñas. Expertos norteamericanos insistían, sin embargo, en que la probabilidad de un tsunami fue muy alta, ya que los 8,7 grados de magnitud sitúan el terremoto de ayer entre los cinco más fuertes de los últimos cien años. En cualquier caso, el pánico se había desatado ya en la región. Mientras los pesqueros que faenaban en la zona eran alertados por radio, el recuerdo de la reciente tragedia empujó a decenas de miles de indonesios, principalmente en la castigada re- gión de Banda Aceh, a las calles en un alocado éxodo en busca de los puntos más elevados de la zona. Muchos de ellos en pijama y llevando en brazos a sus hijos adormilados, los habitantes de la región huyeron de las ciudades en coche, en moto o a pie, apenas con lo puesto, y pasaron la noche al raso. Todos han aprendido aquí que las olas gigantes pueden tardar horas en llegar pero, si llegan, se llevan por delante decenas de miles de vidas. El terremoto se sintió con gran intensidad en Tailandia, Malasia, Sri Lanka y las costas del sur de la India, pero fue en Sumatra donde todo tembló durante casi tres minutos, donde los corazones de los habitantes se encogieron de pánico. En las principales localidades de la costa occidental de la isla, como Pedang y Medan, produjo daños menos graves, con algunos edificios bajos afectados, y derribó numerosos cables del tendido eléctrico, causando importantes cortes de electricidad, pero sin que las primeras estimaciones aludieran a la existencia de víctimas. Turistas evacuados en Phuket En Tailandia, en la isla de Phuket, arrasada también a finales de diciembre, miles de habitantes corrieron hacia las colinas, mientras emisoras de radio, televisiones, bocinas de alerta y policías con megáfonos urgían a la población a evacuar la costa. Cerca de 4.000 turistas se apresuraron a obedecer las órdenes de evacuación, sin que al parecer se registraran víctimas. No obstante, los gobiernos de todos aquellos países castigados por el tsunami de diciembre alertaron a sus ciudadanos y pasaron la noche con el temor de que nuevas olas gigantes llegaran a sus costas. Principalmente las autoridades indonesias, cuyo país pagó el mayor tributo en vidas en la tragedia del 26 de diciembre. El Servicio Geológico estadounidense considera que el terremoto de ayer, que habría liberado una cantidad de energía veinte veces inferior a la desatada por el trágico seísmo de diciembre, sería una réplica de éste, a pesar del tiempo transcurrido. Por su parte, el Instituto de Geofísica de Estrasburgo (Francia) apoyándose en los tres meses transcurridos, considera el de ayer un terremoto independiente del que arrasó el Sureste Asiático, aunque en la misma zona sis- Seis horas después del terremoto no se había detectado signo alguno de la formación de olas gigantes La sacudida se sintió con intensidad en Indonesia, Tailandia, Malasia, Sri Lanka y el sur de la India