Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes LUNES 28 3 2005 ABC La retirada de Kasparov ha abierto una sima en el ajedrez mundial sólo comparable a la que provocó la desaparición de Bobby Fischer tras proclamarse campeón mundial en 1972. Ahora, sin embargo, no se vislumbra un Karpov con el carisma y la fuerza necesarios para asumir el trono. Un puñado de ajedrecistas, varios de ellos residentes en España, luchan por recoger el testigo Y después de Kasparov, el abismo TEXTO FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. No se les puede considerar un puñado de enanos saltando por suceder a un gigante, pero ninguno de ellos es capaz de llenar por sí solo el vacío que deja Garry Kasparov tras dos décadas de reinado. Con una Federación Internacional en ruinas, el único efecto positivo que puede originar la retirada del ruso es la reunificación del Campeonato del Mundo. Los candidatos al trono son muchos, pero no se atisba un dominador absoluto, como ocurría hasta la fecha, al menos desde los tiempos de Bobby Fischer. Viswanathan Anand El Tigre de Madrás A sus 35 años, es el abuelo del circuito, como remarcó Kasparov en su despedida en Linares. Anand es en realidad el nombre de pila, pero un error en el Mundial cadete de 1984 en Francia tuvo un efecto comercial que ni el mejor publicista habría ideado, convirtiendo el nombre en apellido. Número dos del mundo, pisa los talones a Kasparov en la lista Elo, aunque en Linares quedó claro quien está aún por encima. Se proclamó decimoquinto campeón mundial de la FIDE al vencer en Teherán al español Alexei Shirov de forma inapelable, si bien el formato de la final, a sólo cuatro partidas, apenas permitía corregir errores. En todo caso, fue el primer campeón no ruso en un cuarto de siglo y es idolatrado por más de mil millones de compatriotas. Siempre amable y sonriente, su estilo posicional recuerda al del mítico Capablanca, aunque su rasgo principal es un cerebro rapidísimo, que funciona a muchos gigaherzios- si pienso, juego mal aunque a veces roza la precipitación. Topalov le achaca falta de carácter: Kasparov es un asesino, Anand no Desde hace años es uno de los nuestros: vive en la localidad madrileña de Collado Mediano. Kasparov ha sido número 1 del ajedrez mundial durante las dos últimas décadas AP Anand, Topalov y Kramnik encabezan un grupo de jugadores, que incluye a los españoles Shirov y Vallejo El baby boom coloca en la segunda línea de la parrilla al noruego Carlsen y el ucranio Karjakin trotamundos del tablero trotaespañas, más bien) se abrió paso hacia la cumbre de forma inusual: subió los primeros peldaños en modestas competiciones abiertas (en las que cualquier aficionado puede participar) siempre acompañado por su entrenador, Silvio Danailov. Aquí alcanzó el título de Gran Maestro (GM) y aquí forjó su estilo agresivo. No rehúye jamás las complicaciones y rara vez se conforma con las tablas. Si Kasparov no vuelve, Topalov, número 3 del mundo, habrá pasado a la historia por ganarle su última partida, que le dio además el primer puesto compartido en Linares. Vladimir Kramnik El alumno respondón Nacido en Rusia hace casi 30 años, Vladimir Kramnik es ahora cuarto del mundo, pero el único que ha ganado a Kasparov en un encuentro particular a varias partidas. A los 11 años consiguió la categoría de candidato a maestro y poco después ingresó en la famosa escuela de Botvinnik, siguiendo los pasos de Kasparov. En 1991 se proclamó campeón mundial juvenil en Brasil y un año después Garry lo metió con calzador en el equipo ruso que disputó la Olimpiada de Manila, por delante de otros con más méritos, lo que originó un enorme malestar entre sus compañeros. Kramnik cerró todas las bocas con 8,5 puntos en 9 partidas. En 1995 fue segundo de Kasparov en su match frente a Anand por el mundial de la PCA. En el siguiente enfren- tamiento por el título ya no estaría junto a su maestro, sino al otro lado del tablero. La gloria llegó en el año 2000, cuando realizó la proeza de ser el primer humano que ganaba a Garry, sin perder una partida. Su talento es inigualable, pero su estilo ultraconservador y cierta falta de agresividad han supuesto un freno. Él alega que los ordenadores han forzado ese cambio- -ya no se puede ir de farol, como en los tiempos de Mijail Tal, porque las máquinas castigan la menor imprecisión- -y asegura que incluso Kasparov ha cambiado para acabar jugando como él. Lo que no dice es que quizá eso haya influido en su retirada. Rustam Kasimdzhanov El gran desconocido 25 años, 25 del mundo, el actual campeón de la FIDE apenas cuenta en esta carrera. Pocos saben deletrear su apellido y, sin despreciar su juego ni poner en tela de juicio la validez de su título, no deja de ser un accidente en la historia del ajedrez, la muestra de lo mal que ha gestionado la Federación su propio destino. En definitiva, el uzbeko Kasimdzhanov es un buen jugador, sin la clase de un número uno. Vesselin Topalov Trotamundos del tablero Este búlgaro de 30 años, nacido a orillas del Danubio, es otro de los candidatos españoles desde que en 1992 recorriera en automóvil más kilómetros que Induráin por nuestras maltrechas carreteras. De torneo en torneo, este