Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 3 2005 Sociedad 45 LA NECESIDAD DE UNA JUSTICIA DE FAMILIA J. LOPEZ- MEDEL Diputado por Madrid (PP) MERCE PIGEM Diputada por Barcelona (CiU) n un Estado social y democrático de Derecho tiene gran valor el desarrollo progresivo y comprometido con todo lo que representan los derechos fundamentales. Aquí tiene su encaje el artículo 39 de la Constitución, en el que se establece que los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia. Y si esto es importante en todo momento, adquiere significación especial en los casos de conflictos familiares porque las familias en crisis deben ser merecedoras de singular protección. Y, precisamente, para resolver estas situaciones litigiosas, el derecho a una tutela judicial efectiva que proclama el artículo 24 exige un esfuerzo especial. Hace no mucho tiempo no existían juzgados de familia, correspondiendo la solución a estos litigios a los jueces ordinarios. Hoy- -desde el año 1981- -existen ya algunos juzgados especializados, pero sólo en algunas provincias y dentro de ellas en lo que es exclusivamente la capital. Por ello, la situación actual choca frontalmente con el principio de igualdad. En efecto, al existir estos juzgados en unos partidos judiciales sí y en otros no, se produce la situación injusta de que mientras que una E pareja que reside en Madrid o Barcelona puede dirimir su ruptura ante un juzgado específico de familia, en cambio otra pareja que viva en Torrelodones o en Cornellá, su asunto será resuelto por un órgano jurisdiccional que carece del equipo profesional que le asiste, que no está especializado en asuntos de Derecho de familia, no tiene por qué tener especial sensibilidad por estos temas y que al mismo tiempo está ocupado en estudiar y resolver temas tan alejados a esa rama del Derecho como embargos, desahucios... incluso materias propias del derecho penal. Resulta pues injusta esta situación, al igual que el hecho de que después de haberse resuelto el asunto en su caso por un juzgado especializado (donde existiere) no hay especialización en la segunda instancia. Así, si se interpusiera un recurso de apelación, éste puede corresponder indistintamente a cualquiera de las Secciones que integran la Audiencia en lugar de venir atribuido siempre por ley una Sección concreta que quedase de este modo familiarizada (nunca mejor dicho) con estos temas, evitándose resoluciones contradictorias. Con la finalidad de poner fin a estas situaciones y reforzar el principio de igualdad y el de la tutela judicial efectiva (que implica también más calidad) el PP y CiU hemos presentado en el Congreso sendas proposiciones de ley para hacer posible una justicia de familia que llegue a toda la ciudadanía, que han sido admitidas a trámite por unanimidad. El Grupo mayoritario que tenía intención de votar negativamente a la toma en consideración, las votó- -muy a regañadientes- -a favor para no quedar en solitario y no perder la votación, pero dejó bien claro en declaraciones posteriores que su propósito era darles la vuelta como un calcetín Mucho nos tememos que esta afirmación signifique su intención de paralizar estas iniciativas, y al deseo de que no sea así obedecen estas reflexiones públicas. Esperamos por bien de la ciudadanía que se imponga la sensatez, se facilite el consenso y se permita, con las mejoras oportunas, llevar adelante estas reformas legales que aunque con matices diferentes vienen a compartir PP y CIU con un mismo sentido progresista y un compromiso por seguir mejorando lo que es un Estado social de Derecho. Una sensible mejora en la justicia de No deja de contrastar que las parejas que se separan con violencia tengan un Juzgado especializado y el resto no familia que viene siendo reclamada desde hace dos años por el Consejo General del Poder Judicial no ya por cualquier mayoría, sino por unanimidad, y que también da respuesta a peticiones que en este sentido se han hecho desde asociaciones de abogados de familia, de trabajadores sociales, de mujeres y desde los propios jueces que apoyan todos ellos el objeto de nuestras iniciativas. Hace menos un año han entrado en funcionamiento los nuevos juzgados de lo mercantil para resolver los casos de empresas en crisis. Pues bien, si la creación de estos juzgados especializados venía justificada por la especificidad de la materia, muchas más razones humanas, sociales y de orden práctico justifican la creación de juzgados dedicados sólo a tratar casos de crisis familiares. Además, recientemente se han creado juzgados mixtos (civiles y penales) para los casos de violencia de género y no deja de ser un contraste que las parejas que se separan y hay violencia tengan unos juzgados especializados y, en cambio en las que no existe violencia, que afortunadamente son la gran mayoría, no tengan un juzgado especializado. Para ello, para una mejor resolución de todas las controversias de las parejas, pero también para los asuntos de menores, incapacitaciones, filiación, acogimientos, adopciones, incapacidades, tutelas, sucesiones, alimentos entre parientes etc, planteamos la creación de una especialización de la justicia de familia y una mejor organización de nuestra Administración de Justicia.