Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 Sociedad 61 El fumador que incumpla la nueva ley podrá ser multado con cantidades de hasta 600 euros Quien deje fumar donde no esté autorizado se expondrá a multas mínimas de 600 y máximas de 10.000 euros que estar dotadas con mecanismos de control de encendido. Habrá que avisar al propietario del bar para que la encienda y, una vez realizada la compra, para apagarla. Los industriales que las producen prevén la comercialización de mandos a distancia para activarlas o fichas para entregar al cliente. Pero no han sido las multas, ni el aumento de las prohibiciones ni de los lugares públicos donde ya no se podrá fumar, lo que más debate está produciendo. Las máximas críticas se centran en la prohibición total de fumar en el puesto de trabajo, ni tan siquiera en lugares convenientemente apartados y aislados. El Ministerio de Sanidad no está dispuesto a modificar la norma y sólo cambiará de opinión si así lo expresan en el debate parlamentario y lo ratifican con sus votos los partidos en el Congreso. Para el Ministerio es vital la prohibición total de fumar en el trabajo para lograr reducciones del consumo de entre un 4 y un 9 Las voces críticas han surgido desde el Consejo Económico y Social, uno de los organismos que tiene que informar la ley. Compartiendo el objetivo de proteger la salud pública, considera que la prohibición establecida no es la medida más eficaz, generando conflictividad en el ámbito laboral, por ello considera que debiera suprimirse, ya que el tratamiento de esta cuestión viene siendo abordado conjuntamente por las empresas y sus trabajadores En este pueblo de Albacete, el cambio de hora llega un día más tarde que en el resto de la Unión Europea. El motivo es no tener que reducir, de ciento cuatro a ciento tres horas ininterrumpidas, la secular tradición de la tamborrada más larga de España Una hora menos en Tobarra TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Ciento tres horas seguidas tocando el tambor no son suficientes. No señor. Y mucho menos en Tobarra, donde alrededor del tambor y sus repiques la historia ha ido tejiendo, desde los lejanos tiempos de la Reconquista, una de las tradiciones más antiguas (y ruidosas) de toda la Península Ibérica. Una tradición que manda que sean exactamente ciento cuatro las horas de tamborrada, ni una sola menos. Desde las cuatro de la tarde del Miércoles Santo hasta las doce de la noche del Domingo de Resurrección. Y si algo impide o modifica esa tradición, por mucho que se trate de medidas obligatorias, más o menos beneficiosas o de interés general, pues ese algo se elimina. Y punto en boca. Dicho y hecho. Este año, el cambio a la hora de verano, esa que entró en vigor en la madrugada de ayer en todos los países de la UE; esa que tiene carácter obligatorio en todo el viejo continente desde que el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión aprobaran la Novena Directiva en enero de 2001; esa misma que fue incorporada al ordenamiento jurídico español por el Real Decreto 236 2002 de 1 de marzo; ese cambio horario, en fin, gracias al que veinticinco naciones conseguirán ahorrar el cinco por ciento de energía en consumo doméstico y hasta un tres por ciento en locales comerciales... ese cambio, decimos, se retrasó veinticuatro horas (hasta la madrugada de hoy a mañana) en esta localidad albaceteña porque no permitía a sus ocho mil habitantes (ocho mil uno el pasado lunes, según el alcalde) cumplir con su tradición más antigua. No sindical a la prohibición laboral A los sindicatos tampoco les gusta. CC. OO. lo dijo desde el principio, que era partidario, como sindicato, de dejar la prohibición de fumar a la negociación entre trabajadores y empresarios. UGT, sin embargo, comenzó a criticar cuando otros ya lo habían hecho. Así, su secretario general, Cándido Méndez, afirmó recientemente estar de acuerdo en que no se fume pero destacó que tiene ciertas diferencias con las medidas diseñadas por el equipo de la ministra Salgado para lograrlo. La prohibición que se ha planteado es demasiado taxativa e, incluso, podría ser inoperante en la práctica, porque va a ser muy difícil perseguir el cumplimiento de ese objetivo de erradicar el tabaquismo en el más de millón de empresas españolas expuso Méndez. Para el sindicato, en lugar de consagrar la prohibición total del tabaco, el Gobierno debería acometer un método en el que, por la vía del diálogo, se primen los derechos de los no fumadores en su relación con el fumador, y se ayude al fumador a abandonar ese hábito La más larga de España Y es verdad. Si en Tobarra se hubieran adelantado ayer los relojes, su tamborrada, la más larga de España, habría visto reducida su duración de ciento cuatro a ciento tres horas. Podríamos haber reducido la tamborrada- -explica David Díez Izquierdo, alcalde de Tobarra- pero no quisimos. Ésta es la fiesta más importante de todo el año en el pueblo. Se reúnen las familias, vuelven a sus casas los que se habían ido, y el número de personas aumenta de ocho mil a más de treinta y cinco mil No quisieron. Por eso, el pasado 17 de marzo, el alcalde dictó un bando en el que hacía saber a los vecinos que con el fin de mantener la tradición del toque del tambor en 104 horas, en el pueblo de Tobarra, el cambio de hora no se producirá hasta las dos de la madrugada del lunes, 28 de marzo de 2005. Esta medida afecta a todos los horarios de Procesiones y actos de nuestra Semana Santa que tengan lugar el Domingo de Resurrección. Lo que se comunica a los efectos oportunos El monumento al tambor, en la plaza de Tobarra Durante la tamborrada, la población pasa de ocho mil a más de treinta y cinco mil personas Y luego están las cuadrillas. Esos grupos de vecinos, de amigos o de familiares que, año tras año, mantienen viva una tradición que a menudo hace sangrar las manos: No, no aguantamos los mismos las ciento cuatro horas- -dice un tamborilero- Nos vamos turnando. Yo he llegado a estar treinta y seis horas seguidas, y le aseguro que al final duelen las manos Hay cuadrillas establecidas, con nombre y tradición, como la de Los tribujaos o la de Los osos o la de El peo perdido o las de Los transíos o El estrés Suelen tener entre ocho y diez miembros y recorren cada año las calles del pueblo durante cuatro días, bien ejecutando los toques tradicionales como El zapatata o La madalena bien ensayando otros nuevos y más modernos. Pero no es todo. Cualquier recién llegado puede improvisar su propia cuadrilla. Con un amigo, con un hijo, con un vecino al que acaba de conocer. No, yo no pertenezco a ninguna cuadrilla afirma el alcalde. Pero mis hijos, sí. Ana Isabel, de 19 años, y David, de 18, empezaron desde pequeñitos. Y es que la tradición manda que el Miércoles Santo la tamborrada empiece en los colegios. La fiesta termina el domingo a medianoche, con una concentración de tamborileros alrededor del monumento al tambor. A las doce suena un cornetín y se para de tocar. Sólo suenan palillos con palillos. Hasta que se hace el silencio...