Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 Los domingos 55 EUTANASIA Se plantea como progreso, cuando es una medida cruel. Lo que el permisivismo permite es el dominio de los débiles por los fuertes CLASE DE RELIGIÓN Es absurdo que cuando la mayoría de los españoles se declara católica, se pongan dificultades. Es un contrafuero guidas por dimisiones. -Da la impresión de que caminamos irremediablemente hacia la eutanasia, el matrimonio gay y la manipulación genética. ¿Opina que es así o se puede dar marcha atrás? -Fácticamente es así. Pero hay errores de planteamiento y de discurso de quienes defienden la ética, frente a la astucia de quienes propugnan ese tipo de medidas que a mí me parecen inmorales. Porque se presentan esas medidas como si fueran derechos humanos cuando en realidad van directamente contra los derechos humanos. El caso de la eutanasia es quizá el más claro. El último verano lo pasé en Münster (Alemania) y una de las cosas que más llama la atención allí es la abundancia de ancianos holandeses que huyen de los planteamientos terminales de la legislación en su país. Esas medidas se plantean como si fueran progreso, cuando en realidad son tremendamente crueles. Porque habría que tener en cuenta que lo que el permisivismo permite es el dominio de los débiles por los fuertes. Nuestra sociedad, que tie- ne una violencia latente enorme, pero que cultiva un discurso pacifista, necesita mecanismos de descarga. Por otra parte, los llamados conservadores son muy poco hábiles al dar pábulo a esos planteamientos. Por ejemplo, yo no hablaría en estos momentos de la eutanasia. Porque casi obliga al Gobierno a llevarla a la práctica. -Parece que estamos curados de espanto ante la pobreza y la desigualdad y que hay una retórica hueca al respecto. ¿Está de acuerdo? -Sí. La pobreza y la desigualdad me parece que son el fenómeno más grave al que nos enfrentamos. La única figura que en mi opinión tiene sensibilidad ante esto es Juan Pablo II. El deterioro ético de la sociedad desarrollada en otras áreas, personales o sociales, repercute también en esto. El retrato robot del joven actual es el de una persona con gran sensibilidad para el hambre, los problemas sociales, y luego muy permisivo en otros campos. Yo creo que a esa actitud le falta sentido de la realidad. Está bien conmoverse, pero desgraciadamente yo conozco a poca gente capaz de sacrificarse de verdad por los menos favorecidos. Mientras eso no cambie, las cosas seguirán yendo progresivamente a peor. Lamento verme obligado a decirlo. ¿Está nuestra enseñanza secundaria al nivel de los mejores países? -Desde hace mucho tiempo no se concede en España a la educación la importancia que tiene. Socialmente, la educación tiene ciertamente trascendencia, pero no tanta como la economía, el deporte, etc. cuando hoy día la educación es el factor clave de bienestar, de progreso, de seguridad. Creo que la conciencia ciudadana debería despertar. Y las autoridades públicas, por de pronto, no poner dificultades a las iniciativas sociales y motivar a los ciudadanos. ¿Clase de religión en España? -Es absurdo que cuando la mayoría de los españoles se declaran católicos, se pongan dificultades. Es un contrafuero, no sólo por motivos ideológicos. ¿Tendría que dimitir el Papa? -No. No. Creo que está dando un gran testimonio de fortaleza y de capacidad de sufrimiento. Otra asunto es que en la Iglesia Católica se llegue a plantear más adelante de manera jurídica un mecanismo de sustitución de personas que puedan entrar en una situación irreversible de pérdida del estado de conciencia. Pero éste no es en modo alguno el caso de Juan Pablo II. ¿Hay que acoger a los inmigrantes? -Soy partidario de que haya, en la medida de lo posible, una completa libertad de movimientos sobre la faz de la tierra. Esto se ha hecho prácticamente imposible porque la globalización no ha estado compensada por un mecanismo de solidaridad. Hay tal desnivel de bienestar, que podría provocarse un problema de magnitudes casi catastróficas. Pero las tremendas restricciones que se levantan, son también manifestación de egoísmo, de consumismo. Habría que revisar eso a fondo.