Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Los domingos DOMINGO 27 3 2005 ABC ESPAÑA EN LOS SESENTA Las 43 chicas de Béjar posan para la posteridad, nada más poner pie en tierra alemana, en Remscheid El 29 de marzo de 1960 España firmó el convenio de emigración con Alemania y envió a Remscheid el primero grupo de trabajadores, las 43 chicas de Béjar Dos millones de personas las seguirían. 45 años después, aquellos cuyos ahorros alimentaron y europeizaron España sienten que son la deuda impagada de la transición. Alemania prepara una exposición en su honor ¿Pero hubo alguna vez emigración? r de años en Alemania y... Para la mayoría fueron muchos más y algunos no han vuelto aún, ni volverán ya. Entre 1960 y 1975, siete millones de españoles- -un 20 por ciento del total- -abandonaron sus casas para irse a trabajar, de éstos entre dos y tres millones al extranjero: fue la gran emigración, de cuyo arranque se cumplen 45 años, y sin cuya influencia económica, social y política no puede entenderse la España que hoy disfrutamos aduce un historiador. Con su trabajo alimentaron a pueblos enteros y con su retorno europeizaron su país. Esto España no lo sabe Se sienten los grandes olvidados: porque se fueron, porque volvieron con más, porque algunos con menos, porque traían otras costumbres, porque no entendían ya a España, porque nadie les hizo hueco, ni caso, ni quería escuchar su larguísimo invierno, por arrogancia de unos, vergüenza de otros. Ningún político les dijo, venga, regresad, ya es hora de hacer la male- Unpa POR RAMIRO VILLAPADIERNA ENVIADO ESPECIAL A REMSCHEID (ALEMANIA) ta España cerró esa página y abrió el libro por otro lado. Obreros, maestros, monjas, sindicalistas, antifranquistas, asesores laborales, hijos y nietos, quedaron perdidos entre esas páginas. España se avergonzó cree Vicente Riesgo, motor de la singular Asociación de Padres, que tanto cooperó a la preparación y destacado éxito de muchos hijos, la segunda generación: Francisco J. García Sanz es miembro de la directiva de Volkswagen, Juan Moreno es un leído columnista del diario alemán de mayor difusión. Pero el primer gobierno socialista en el 82, con el que muchos se identificaban, renegó de nosotros, nos cortó las ayudas a los centros lamenta Gregorio Ramos, institución de la primera hornada en el Ruhr, y señala como responsable a Carmen García Bloise. España estaba cambiando rápido, desde la firma del convenio (29- 3- 1960) hasta que se cerró (1973) la renta española había pasado de 300 a 1.500 dólares, el mayor crecimiento después de Japón. No se quería oír hablar de pasado, ni de pobreza dice el cura de la comunidad de Düsseldorf. Y cuando un grupo fuimos a hablar con Felipe en su primer viaje a Bonn como presidente, ni se molestó en recibirnos: que no había venido a hablar con españoles... El dolor del olvido Para ellos fue fuerte, abrigaban muchas ilusiones admite el politólogo Ignacio Sotelo, un puente entre el socialismo español y el alemán, al través de UGT y ASO, y él mismo ya un asumido berlinés. En la universidad española le dijeron: ya has tenido tu oportunidad fuera, ¿qué nos quieres quitar ahora a nosotros? Crees poder hacer una aportación... pero nunca te llamarán Salvo Arzalluz, Francisco Frutos o Rafael Simancas- -éste ya de segunda generación- -tampoco en política encontraron comprensión emigrados y disidentes, y, para desentendimiento, el del PSOE del interior y el de Toulouse. En el PCE recuerda Crisanto Co- rral, es que todos creían que iban a mandar al volver Todo esto duele dice la señora Manuela, y mucho repiquetean sus amigas en la Asociación casi todas antiguas compañeras de la fábrica Wülfing de Remscheid, en tanto hombres y maridos disimulan la complejidad de su situación tras una partida de mus: no son de aquí ni de allí. Se quejan de la falta de alegría de Alemania, pero lamentan el ruido, los horarios y la informalidad en España. También el mito de la mala sanidad, porque ya no hay tanta diferencia dice el columnista Moreno. No imaginaban tanto cambio en España. Venían para dos años, para pagar una deuda, comprar una tienda, un vehículo, escapar a un matrimonio o a un sino: Yo me salí del convento un día 5 y el 6 estaba en Alemania dice Pepita Lozano, que lleva 44 años. Había un sentimiento de provisionalidad: matarse, ahorrar y volverse Pero un tercio se reenganchaba siempre.