Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 Madrid 39 PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ IN ARTÍCULO MORTIS a eutanasia, como todos los actos humanos estrechamente ligados al ámbito de las convicciones morales e íntimas de la persona, no puede ser despachada con criterios políticos, la mayor parte de coyuntura, ni con un fogonazo cinematográfico mar adentro o segundos fuera, ni siquiera con la decisión de un gobernador marcado por su conservadurismo filial. Así, la decisión del Gobierno madrileño de descabezar la cúpula del Hospital de Leganés y apartar de sus funciones al coordinador de urgencias por su presunta relación con el fallecimiento de entre 17 y 43 pacientes de ese centro por la administración de tratamientos de sedación, no sólo pone sobre la mesa la posible indefensión de un profesional sanitario o sensu contrario, la diligencia de unas autoridades públicas en el desempeño de sus labores de persecución de un presunto delito, sino que lo que de verdad somete a revisión son las prácticas de no pocos hospitales, algunas de cuyas decisiones sobre las postreras horas de los enfermos no soportarían un control riguroso de calidad. Las especiales circunstancias de las familias que arrostran la agonía de un familiar no son las más adecuadas para aplicar una urgente providencia sobre qué tratamiento paliativo aplicar al pariente moribundo. En una sala de urgencias, con la tensión de muchas horas de tristeza y cansancio por una enfermedad cruel y prolongada, no son las condiciones para que alguien profano y científicamente indocumentado apruebe el tratamiento que hay que aplicar al enfermo: morfina sí o morfina no; respiración asistida sí o respiración asistida no... La falta de atención psicológica a las familias deja demasiado margen de discrecionalidad a los actos médicos allí, donde ya se ha visto estos días, la sola decisión del facultativo no vale o puede ser confundida como aplicación de la eutanasia y por tanto perseguida como delito. Por ello, quizá la fiscalía de Madrid bien haría, una vez que solvente esta denuncia del hospital madrileño, en promover en las instancias políticas oportunas la constitución de un comité de ética en todos los hospitales españoles, encargado de asesorar a las familias y de regular las decisiones médicas paliativas. Ese y no otro es el problema que de verdad se esconde tras el escándalo del hospital de Leganés o tras algunos títulos cinematográficos de campanillas. L Instalaciones de la fábrica de Roboire y Carret en las que murió el vigilante, en una imagen tomada ayer DE SAN BERNARDO Muere de una brutal paliza el vigilante de una fábrica en Torrejón de Ardoz El presunto homicida, un ucraniano en situación irregular, fue detenido en seguida de la policía de servicio arrestó al supuesto agresor tras ser alertado por unos extraños ruidos que procedían de la nave industrial GEMA CÓRDOBA TORREJÓN. El conserje y vigilante de la empresa Rivoire y Carret S. A. situada en la calle Bronce número 14 de Torrejón de Ardoz, falleció sobre las 22,20- 22,30 del viernes en el interior de las instalaciones que vigilaba tras recibir una brutal paliza tras una pelea a manos de un varón, que fue arrestado posteriormente por un agente de la policía nacional de servicio. El policía acudió a esta antigua fábrica de pasta alimenticia alertado por unos extraños ruidos que provenían de su interior y, tras detener al presunto autor de la agresión, avisó de forma inmediata a la comisaría de la Policía Nacional de Torrejón, ubicada muy cerca del lugar donde se produjo el homicidio. Según fuentes policiales, el arrestado estaba indocumentado en el momento de la detención. No obstante fuentes policiales informaron de que se trataba de un joven ucraniano nacido en 1983 y en situación irregular en España. Ayer a última hora de la tarde, el detenido estaba prestando declaración ante la Brigada de Homicidios para aclarar las circunstancias del suceso y esclarecer el móvil del crimen. La víctima es un hombre de nacionalidad española, Agustín Liétor Garrido, de 53 años, que vivía solo en una pequeña vivienda situada en el inteb Un agente Once muertes Estadística. En lo que va de año se han producido en la Comunidad de Madrid once muertes violentas, contando la del vigilante el viernes por la noche. Nuevo año. La primera de las muertes violentas tuvo lugar el 3 enero cuando se halló el cuerpo de un hombre de entre 35 y 40 años con siete puñaladas en la espalda en Arroyomolinos. Dos días después un policía nacional murió de dos disparos en Vicálvaro. El caso destapó una red de corrupción policial. En el mes de febrero murieron de forma violenta cuatro personas en circunstancias relacionadas con el mundo de la delincuencia o la marginación social. Los últimos. En lo que va de marzo y hasta el jueves por la noche habían muerto de forma violenta un total de cuatro personas. Dos de los cadáveres no fueron identificados; uno de ellos tenía un disparo en la cabeza y fue encontrado en San Martín de la Vega y el otro fueron partes de un cuerpo hallado en el vertedero de Valdemingómez. rior de la nave en la que trabajaba como vigilante de seguridad. Las persianas de su casa estaban ayer levantadas y, desde la calle, no se vislumbraba ningún indicio de su asesinato. La vivienda, la última de la calle Bronce, está cercana a las vías del tren. Tan sólo la presencia de la policía científica, que permanecía en el interior de la fábrica recabando posibles pistas del crimen- -cuyo móvil ayer se desconocía oficialmente- -delatan lo que sucedió la noche anterior. Alrede- dor de las 14.14 horas el dueño de la fábrica abandonaba el lugar en un todo terreno, con rostro compungido y negándose a hacer declaraciones. Según algunos testimonios, la multinacional francesa Carret abrió hace poco más de un año un Expediente de Regulación de Empleo, por lo que se encontraba inactiva. Llevaba mucho tiempo sin funcionar comentó a ABC uno de los vigilantes de la zona. Leandro, un conserje de una empresa situada en la misma calle del polígono, aseguró que nunca había pasado nada de este tipo en la zona, donde tampoco se producen robos explicó. Es la primera vez que pasa una cosa de éstas insistió. Tras enterarse de lo ocurrido, Leandro dijo sentirse muy mal porque los vigilantes y conserjes de este polígono industrial, que no se comunican entre ellos, se encuentran desprotegidos y solos ante este tipo de cosas El polígono industrial donde se ubicaba esta nave es uno de los más antiguos de Torrejón. Debido a la aparición en los últimos años de nuevas zonas industriales, esta zona, situada en el Parque de Cataluña de la localidad torrejonera, se encuentra en decadencia. De hecho muchas de las naves, como la que se encuentra frente a la de Rivoire y Carret S. A. están vacías. Otras, en cambio, continúan con su actividad normal, como es el caso del taller del prestigioso escultor José Luis Fernández, autor de las estatuillas de los Goya o de la escultura homenaje a los fallecidos el 11 de Marzo que el Ayuntamiento del municipio erigirá en breve, situado en la calle Cobre, a escasos 150 metros de la fábrica donde fallecía el vigilante.