Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid OBJETIVO: RECUPERAR EL SALÓN DEL PRADO DOMINGO 27 3 2005 ABC Frente a la entrada principal del Museo Thyssen se abrirá un enorme paso de peatones de 50 metros, que lo comunicará visualmente con la plaza de la Lealtad Viene de la página anterior CHEMA BARROSO hay 56 tipos de pavimentos diferentes explica Carlos de Riaño- y porque el movimiento urbanístico que se plantea en un punto termina extendiéndose, como una piedra lanzada a la superficie de un lago, hacia el resto de la ciudad. El proyecto va desde Colón hasta más allá de Atocha, pero su corazón es el espacio que ocupó históricamente el Salón del Prado, entre las plazas de Cibeles y Neptuno. Recuperar esta zona de relación es el objetivo del proyecto Trajineros, que ganó el concurso internacional convocado por el Ayuntamiento, y que se llama así en honor a la calle de idéntico nombre que existía en lo que ahora es la acera de bajada hacia Atocha, la vía de servicio en la que se trajinaba El atrio del Palacio de Correos podría prolongarse en un paso de preferencia peatonal que llegue hasta el actual Paseo del Prado rán bandas ajardinadas en lo que en tiempos se conocía como Campo de la Lealtad: la actual plaza del mismo nombre. Gracias a esta actuación, dicha plaza quedará más despejada y visible Bajo ella, se construirá un aparcamiento para 26 autobuses turísticos. La idea del equipo de arquitectos de los que depende el proyecto es evitar el estacionamiento de estos vehículos en torno a la fuente de Neptuno o en la acera del Hotel Palace. Una vez construido el parking, los autobuses llegarán directamente hasta él, y bajo rasante habrá espacios donde los turistas puedan recibir atención, comprar entradas para los museos y salir a la superficie y acercarse caminando hasta el Thyssen o el Prado- -prácticamente equidistantes- -y descendiendo por el paseo, llegar hasta el Reina Sofía. La salida del aparcamiento se cuidará estéticamente, camuflándola mediante una cortina de árboles que circundará la plaza. En la zona del Salón del Prado la nostalgia recuerda que allí estuvo el kiosco de Correos, junto a la plaza de Cibeles: ahora quieren instalar tres del mismo estilo en distintos puntos del paseo. Serán módulos de 5 x 5, resguarda- dos del trasiego de viandantes y con una zona de terraza. La fuente de Apolo permanecerá en su lugar, pero desaparecerá la que ahora se puede ver frente a la calle Montalbán. Un nuevo elemento ornamental se colocará frente a la entrada al Museo Naval, un gran desconocido pese a ser bellísimo dijo Carlos de Riaño. Uno de los mayores problemas de este tramo del eje Prado- Recoletos- -seguramente el más emblemático del proyecto- -es la solución dada a las aceras que rodean al Museo Thyssen. Los responsables de esta gran pinacoteca han manifestado públicamente en varias ocasiones su descontento con la situación en que quedaba tras la reforma de este eje. desviarán y rodearán la plaza de la Lealtad, derivándose desde allí a otras zonas. Calculan que esta operación podrá reducir entre un 20 y un 25 por ciento el tráfico por esta zona. Menos carriles Y más acera en el Congreso No son estas las únicas mejoras que afectarán al Thyssen: también se amplían sus aceras en la fachada lateral que da a la Carrera de San Jerónimo. Los cambios previstos en esta vía reducen sus carriles a dos por sentido, y eso sólo en su tramo final: los vehículos únicamente podrán subir hacia Sol entre la plaza de Neptuno y la de Las Cortes. A partir de ahí, deberán desviarse por las calles Prado o Marqués de Cubas. Esta operación de reducción de carriles permitirá ampliar las aceras en ambos lados: junto al hotel Palace y también frente a la fachada lateral del Thyssen, donde alcanzarán los 12 metros de ancho. La misma operación incluye la remodelación de la plaza de Las Cortes, que gana en presencia y cuya estatua de Cervantes se recolocará, hasta quedar mirándose con Neptuno y dando la bienvenida al barrio de Las Letras explica Riaño. Se quiere también recuperar espacio de aceras en un punto estratégico: frente a la escalinata del Congreso, donde ahora no hay apenas dos metros de espacio para el peatón. La misma solución del enorme espacio peatonal frente al jardín y la entrada del Thyssen es la que se estudia apli- Alquiler de sillas Fomentar la relación El nuevo Salón del Prado lo formará una banda central de 60 metros de ancho, arbolada como en el Salón original, y despejada en el centro, donde tendrá un tratamiento de tierra. Los autores del proyecto estudian incluso la posibilidad de poner en marcha algún sistema de alquiler de sillas, para que pueda servir la zona como lugar de descanso y sea posible formar grupos o tertulias. Cincuenta metros de paso Abrir el Thyssen al paseo El equipo de arquitectos ha introducido mejoras: no sólo se amplían- -como ya se sabía- -las aceras del paseo en este punto de los 2,5 metros actuales a 7, sino que también se abrirá un enorme paso de peatones, a ras de pavimento, frente a su entrada principal, y ocupando una franja de casi 50 metros que proyecta el edificio hacia la plaza de la Lealtad. En ese frente, el tráfico discurrirá por la zona más cercana al museo, y contará con tres carriles de bajada hacia Atocha- -uno reservado a autobuses- y dos de subida. Pero no todo el tráfico llegará a ese punto: los autobuses y parte de los vehículos privados se Aparcamiento bajo Lealtad Para autobuses turísticos En torno a la zona terriza, se planta-