Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DOMINGO 27 3 2005 ABC Beirut tiembla con el tercer atentado con explosivos en una semana J. CIERCO JERUSALÉN. Beirut tembló de nuevo. Lo hizo con la explosión entrada ya la noche de un coche bomba colocado en la zona industrial de Said Bauchri, en la periferia, que provocó al menos dos muertos de nacionalidad india y ocho heridos de diversa consideración. Y sus ciudadanos temblaron también por el temor de lo que, a marchas forzadas y a fuerza de atentados, se avecina. Con la de ayer son ya tres las explosiones en distintos barrios cristianos de la capital libanesa, que han sembrado el área de caos y terror y han provocado tres muertos y dos decenas de heridos. La reacción de los líderes cristianos y de la oposición al coche bomba de ayer, la misma que la del sábado y el miércoles pasados. Apuntar con el dedo acusador hacia Damasco, hacia los agentes secretos sirios todavía en el Líbano, hacia el Gobierno prosirio de Beirut y sus servicios de Inteligencia. Todos, según el líder druso, Walid Yumblat, trabajan juntos, codo a codo, bomba tras bomba, con el objetivo de provocar la anarquía y demostrar así lo perjudicial que resultará a la postre, pese a las presiones de la comunidad internacional, la salida definitiva de los soldados sirios. El atentado además supone otra seria amenaza para la celebración en fecha y hora, a mediados de mayo, de las elecciones legislativas en el Líbano, comicios que se antojan decisivos para el futuro del país. Cientos de miles de taiwaneses, según diversas fuentes, se manifestaron ayer en Taipei contra las pretensiones de China Casi un millón de taiwaneses protestan contra la ley antisecesión de China Rechazo a la norma que autoriza a Pekín a usar la fuerza contra la isla y el primer ministro de Taiwán tomaron parte en la multitudinaria manifestación, que ha sido una de las más nutridas que se recuerdan en Asia PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Bajo el lema Democracia, paz. Contra la guerra y por Taiwán cientos de miles de personas inundaron ayer las calles de Taipei, la capital de esta isla que se separó de China tras el fin de la Guerra Civil en 1949, para protestar contra la ley antisecesión promulgada por Pekín el pasado 14 de marzo. Con tan multitudinaria marcha, una de las más masivas que se recuerdan en Asia, los taiwaneses expresaron su rechazo a una norma que autoriza al régimen comunista a usar medios no pacíficos para impedir que la isla declare formalmente su independencia. Una arriesgada operación que podría desembocar en una guerra bastante absurda porque, en realidad, el Gobierno de Taipei funciona desde hace más de medio siglo de manera totalmente ajena a China y es elegido democráticamente. Sin embargo, el gigante asiático se ha propuesto como un deber sagrado lograr la reunificación con el territorio ubicado al otro lado del Estrecho de Formosa, lo que, paradójicamente, puede incentivar el sentimiento naciob El presidente Siete soldados de EE. UU. mueren en varias acciones en Irak y Afganistán ABC KABUL BAGDAD. Cuatro soldados de EE. UU. murieron ayer al explosionar una mina al paso de su vehículo en el centro de Afganistán, según fuentes del Ejército norteamericano, que añadieron que se desconocía si la mina había sido puesta expresamente contra el convoy o si fue colocada durante alguna de las guerras que ha sufrido el país. Son ya 122 los soldados estadounidenses caídos en Afganistán desde el derrocamiento del régimen talibán en 2001. Por otra parte, en Irak, dos soldados de EE. UU. murieron y otros dos resultaron heridos ayer al estallar un coche bomba al sur de Bagdad. Otro soldado murió en un tiroteo en la provincia rebelde de AlAnbar. Son más de 1.500 los muertos norteamericanos en Irak desde la invasión, en febrero de 2003. nalista de sus 23 millones de habitantes. Al menos, eso es lo que le ha ocurrido a Fan Wen- yi, un empresario de 70 años sin filiación política que jamás había acudido a ninguna manifestación y que, según explicó a la agencia Reuters, se había unido a esta protesta porque la ley antisecesión está hecha para autorizar la guerra contra la gente de Taiwán Todos contra China Lo mismo debía pensar la multitud, que coreaba proclamas contra China y hasta desgarró alguna que otra bandera roja mientras enarbolaba emblemas de sus dos principales aliados, Estados Unidos y Japón. Según la organización, el oficialista Partido Democrático Progresista, cerca de un millón de personas participaron en esta marcha, en la que no faltaron ni el presidente de la isla, el sobera- La jornada se convirtió en un carnaval reivindicativo dotado de gran simbolismo China se ha propuesto como un deber sagrado lograr la reunificación nista Chen Shui- bian, ni el primer ministro, Frank Hsieh. Frente a dichos cálculos, la Policía redujo la asistencia a 250.000 manifestantes en una primera estimación que luego, y según la agencia Ap, fue ampliada a casi un millón de personas. Con independencia de este baile de cifras, la convocatoria se convirtió en un colorido carnaval reivindicativo que arrancó en diez puntos distintos de Taipei, que representaban los artículos de la controvertida ley, y concluyó sin incidentes frente a la Oficina Presidencial. Allí se había instalado un gran globo blanco que simbolizaba la paz y otro rojo con forma de erizo de mar dotado de más de 700 púas, una por cada misil chino que apunta a la isla desde el continente. En medio de la euforia general, con numerosos manifestantes escalando por el globo para destrozarlo, el erizo acabó desinflándose entre vítores y aplausos. Pero, a pesar de este júbilo desatado, la sombra de Pekín se sigue cerniendo sobre Taiwán. Por ese motivo, los medios oficiales alertaron de que dicha protesta supone una amenaza para la estabilidad de la región. No se puede consentir que un puñado de secesionistas temerarios se enfrenten a esta ley advirtió Wang Baoufu, uno de los responsables de la Universidad de Defensa del Ejército de Liberación Popular, en un aviso que no suena, precisamente, a cuento chino.