Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 27 Una turista española es víctima en la región norte de Brasil de un presunto asesino en serie Los padres de Terri Schiavo renuncian a seguir apelando a los tribunales federales de EE. UU. Bishkek, la ciudad de los rumores R. M. MAÑUECO BISHKEK. Tras dos días de caos y de pillaje en las calles, cierta normalidad volvió ayer a Bishkek, la capital de Kirguistán. No obstante, la crisis abierta tras el derrocamiento de Askar Akáyev no está aún cerrada. Las nuevas autoridades no controlan del todo la situación. Y esta circunstancia hace que la población se sienta tensa e insegura. La confusión se ve además agravada por multitud de rumores. Parece que hacia la capital se dirige a caballo un numeroso grupo de partidarios de Akáyev para provocar altercados y causar una escisión en las fuerzas de seguridad dijo en voz baja a un grupo de periodistas uno de los concentrados ayer en el exterior de la sede del Parlamento kirguís. El actual presidente en funciones y primer ministro, Kurmanbek Bakíyev, también se refirió a esa supuesta incursión de jinetes en una intervención ante los diputados de la Cámara Alta. Esta noche puede pasar aquí cualquier cosa aseguró Ulán Orozalíev, asesor de un fracción parlamentaria. Al anochecer, se escucharon tiros en algunos lugares de la ciudad, aunque parece que fueron al aire y para intimidar a grupos de posibles saqueadores. La avenida Chui, que flanquea la sede de la Presidencia, principal escenario de la revuelta, mostraba huellas ineludibles de los desórdenes. Los cristales de varias tiendas y restaurantes aparecían destrozados y sus puertas de acceso forzadas. Los almacenes Beta, propiedad de familiares de Akáyev, fueron los que más sufrieron la embestida de los descontrolados. La sección de electrodomésticos fue desvalijada. Y la fachada ennegrecida en el último piso demuestra que hubo un intento de quemar el edificio. Algunos establecimientos abrieron ayer, aunque la mayoría permanecían cerrados. Lo único que funcionaba sin interrupción era Kofi Annan y su hijo, en apuros por el escándalo de la venta de petróleo iraquí El secretario general de la ONU no prestó atención al posible conflicto de intereses b Un segundo informe reprocha al hijo del secretario general, Kojo Annan, haberse servido del nombre y la posición de su padre para obtener ventajas personales Retrato rasgado del derrocado presidente, Askar Akáyev AP el transporte público. Ayer, por primera vez, empezó a ser perceptible la presencia de patrullas policiales, aunque muchos edificios oficiales continuaban bajo la custodia de las unidades voluntarias de autodefensa organizadas por la oposición. En los jardines que rodean la Casa del Gobierno, estaban ayer todavía los enseres arrojados desde los despachos de Akáyev y sus ministros: ordenadores destrozados, papeles, cristales y mueblos convertidos en astillas. Otra ola de rumores sobre un supuesto atentado contra Bakíyev se desató cuando una rueda de Prensa que debería haber ofrecido éste tras la sesión parlamentaria de ayer se pospuso y, más tarde, se cambió de lugar. La comparecencia tuvo lugar finalmente en el departamento de Seguridad Nacional, donde la portavoz, Yelena Sevchikova, confirmó la existencia del complot, pero sin facilitar ningún detalle sobre las personas implicadas. Lo importante ahora es que nadie se tome a mal los lógicos cambios y que las disputas no desemboquen en enfrentamientos comentaba con prudencia Talaibek Nurmanbétov, miembro de la Comisión Revisora de Cuentas. ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. El segundo informe sobre el escándalo del programa petróleo por alimentos- -instituido por la ONU para aliviar los estragos de las sanciones dictadas por el Consejo de Seguridad sobre la población iraquí- -no se hará público hasta el martes. Pero The Wall Street Journal primero, y The New York Times después, han visto extractos de la investigación dirigida por Paul Volcker, ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, y su lectura no será grata ni para el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, ni para su hijo, Kojo Annan, confirmó al Times una persona familiarizada con el contenido del documento Al parecer, el informe criticará a Annan por no haber prestado la suficiente atención al conflicto de intereses planteado por su hijo, que trabajó como consultor para la compañía suiza Cotecna Inspection Services cuando la misma pretendía un lucrativo contrato con la ONU para supervisar la entrega de mercancías a Irak a cambio de petróleo, dentro de un programa que serviría al régimen de Sadam Husein para engrosar sus arcas con sobornos. Aunque Kojo Annan dejó Cotecna a fines de 1998, cuando la firma logró el contrato, el hijo del secretario general siguió recibiendo dinero de la compañía hasta 2004 por un importe cifrado en cerca de 400.000 dólares. Kofi Annan EPA do equivocados acerca del lapso en que Kojo siguió recibiendo pagos de la firma- -al parecer, como compensación después de que dejara de trabajar para ella- -y de su monto. Tanto Kojo Annan como Cotecna han reiterado que las competencias del hijo del secretario general habían estado restringidas a la búsqueda de negocios en África, no en el seno de la ONU. Un hijo ventajista Sin embargo, el informe, según el Journal, reprochará a Kojo Annan haberse servido del nombre y la posición de su padre para obtener ventajas personales mientras estaba en nómina de Cotecna, y que mientras seguía recibiendo pagos de la firma tras haber rescindido su contrato participó en cumbres de la ONU en Nueva York y en Durban, Suráfrica. El informe de Volcker, encargado por el propio Annan, es independiente de otros cinco instruidos por el Congreso de Estados Unidos, donde algunos congresistas republicanos han pedido la dimisión de un secretario general cuyo mandato termina en diciembre del año que viene. Las acusaciones que serán oficialmente difundidas el martes llegan en un momento crítico para la organización, cuando el propio Annan acaba de lanzar el más ambicioso plan de reforma de la organización en sus sesenta años de historia, que debe recibir el espaldarazo de los jefes de Estado y de Gobierno de sus 191 miembros en una cumbre especial prevista para septiembre. Un padre engañado poco después que la marcha se había disuelto antes de llegar a Bishkek. Bakíyev señaló también que había hablado por teléfono con el presidente ruso, Vladímir Putin, quien, según sus palabras, le ha ofrecido su ayuda para la estabilidad de la república. El Kremlin confirmó asimismo la concesión de asilo político a Akáyev después de que éste la hubiese solicitado. En principio, la instalación de Akáyev en Rusia podría contribuir a la estabilidad, aunque el presidente derrocado insiste en que él continúa siendo el legítimo jefe del Estado. Putin aseguró asimismo que cooperará con los nuevos dirigentes kirguises, aunque criticó los métodos ilegales que han empleado para tomar el poder. Es lamentable que, una vez más, en el espacio de la antigua URSS los problemas políticos se resuelvan, no por vía legal, sino mediante revueltas que causan víctimas Por su parte, en declaraciones a la agencia oficial kirguís, Akáyev manifestó que lo sucedido es un golpe de estado anticonstitucional Un puñado de aventureros irresponsables optó por la vía criminal de la usurpación del poder mediante la fuerza dijo el derrocado presidente, quien advirtió que su ausencia en Kirguistán es provisional El informe concluye que no hay pruebas de que Annan manipulara el programa, ejerciera indebida influencia sobre empresas que participaban en el mismo o recibiera beneficios financieros impropios. Mark Malloch Brown, ex director del Programa de la ONU para el Desarrollo, nombrado recientemente nuevo jefe de gabinete del secretario general, insistió ayer en declaraciones al Times en que Kojo había engañado a su padre, y un padre no puede ser hecho responsable de los malos pasos de un hijo adulto El propio Annan y sus portavoces tuvieron que admitir que habían esta-