Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 27 3 2005 ABC Internacional Jinetes kirguises galopan con una pancarta en la que han escrito: Akayev debe dimitir, pero no de esta manera REUTERS Kirguistán convoca elecciones en junio bajo el temor de que el caos se apodere del país Putin concede asilo político en Rusia al presidente derrocado, Askar Akáyev de Kirguistán, Kurmanbek Bakíyev, pide a los funcionarios que se reincorporen a su trabajo, y a las fuerzas de seguridad, entusiasmo en poner orden RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL BISHKEK. La actual Constitución de Kirguistán no contempla cómo hay que proceder cuando el presidente abandona su puesto. Éste era el comentario que hacían ayer varios juristas en relación con el atolladero surgido tras la revuelta que ha derrocado al ex líder kirguís, Askar Akáyev. El nuevo presidente en funciones, Kurmanbek Bakíyev, dijo ayer en una intervención ante los legisladores que Akáyev debería presentar su renuncia para posibilitar así una transición ordenada y exenta de conflictos. Pero el antiguo jefe del Estado dejó bien claro el viernes que no dimitirá y que su ausencia en Kirguistán es sólo temporal La situación se caldea porque el Tribunal Supremo decidió esta semana congelar la entrega de credenciales a b El nuevo líder los diputados del nuevo Parlamento (unicameral) elegido en dos vueltas, el 27 de febrero y el 13 de marzo. Una medida que se debe a que habrá que comprobar si efectivamente hubo fraude en algunas circunscripciones. Esas supuestas manipulaciones son las que originaron la revuelta que derribó a Akáyev el jueves pasado. Pero, hasta que se investiguen las irregularidades, continuará en ejercicio el órgano legislativo saliente, constituido por dos Cámaras. Según explicó ayer Bakíyev, el viejo Parlamento seguirá funcionando hasta la celebración de los comicios presidenciales. Los parlamentarios fijaron ayer esa fecha para el próximo 26 de junio. Para entonces, ya se habrá esclarecido todo lo relacionado con el fraude electoral, se habrán repetido las votaciones en los distritos correspondientes y los nuevos diputados podrán tomar posesión de su escaño. Pero esta fórmula, como es lógico, no satisface a los parlamentarios recién elegidos, en su mayoría partidarios del depuesto presidente. La consecuencia es que existe un peligroso vacío de poder, agravado por el hecho de que muchos funcionarios pa- recen haber declarado una huelga de brazos caídos. Bakíyev se lamentó ayer de que las fuerzas del orden no hayan cumplido estos días su cometido, aunque señaló que se puede comprender tal actitud en una situación en la que ya no sabe nadie quién es su jefe El presidente en funciones pidió a los funcionarios gubernamentales que se reincorporen de inmediato a sus puestos de trabajo, y a la Policía le encareció un mayor entusiasmo a la hora de desempeñar su cometido. La conclusión que se extrae de las Seguidores de Akáyev intentaron marchar sobre Bishkek, pero a última hora decidieron anular la manifestación El presidente interino, Kurmanbek Bakíyev, denunció la existencia de fuerzas interesadas en la desestabilización palabras de Bakíyev es que no tiene la sartén por el mango. El presidente en funciones denunció la existencia de fuerzas interesadas en desestabilizar el país En su opinión, los disturbios callejeros de los últimos días fueron organizados de forma deliberada Bakíyev afirmó también que los rumores sobre nombramientos inexistentes o, al contrario, sobre destituciones que tampoco han tenido lugar, están creando ambiente de confrontación La mayoría de los responsables permanecerán en sus puestos prometió el primer ministro y jefe del Estado interino. Ulán Orozalíyev, consejero de uno de los grupos parlamentarios, reconoció que, dadas las circunstancias, cualquier provocación, un atentado o enfrentamiento puede hacer que la situación se escape al control de las autoridades Los desórdenes han causado en las últimas horas al menos cuatro muertos. Y ayer se registró una fuerte alza de la tensión cuando se anunció la llegada de miles de seguidores del depuesto Akáyev con la intención de manifestarse en su apoyo. Una marcha que suscitó el temor de un enfrentamiento civil, aunque el propio Bakíyev anunció