Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 La Entrevista 11 Con autoridad científica... y moral Por encima de todo, socialista Francisco José Llera Ramo, asturiano de origen y vasco de adopción, catedrático y director del Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco, presume con reiteración de pertenecer al PSE- PSOE. Siempre se le ha situado en la línea redondista del partido, muy vinculada a movimientos como Basta Ya y el Foro de Ermua, aunque lleva con suma discreción sus supuestas críticas a la actual cúpula del socialismo vasco. Sea como fuere, envía mensajes a sus propios dirigentes, autonómicos y nacionales, incluido el presidente del Gobierno, con la autoridad científica y moral de haber fundado el Euskobarómetro. Más que un observatorio de opinión pública, evaluación y análisis político como reza en su currículum, y más que la única alternativa a las encuestas oficiales que casi todo lo invaden- -y ya es decir- el Euskobarómetro juega desde su nacimiento hace unos años un papel esencial en la lucha por las libertades. Su discurso, siempre en tono fuerte y seguro, atesora ese arrojo que transmiten quienes han estudiado, vivido y sufrido la amenaza del terror. En su ilustre condición de catedrático acosado por ETA, asegura sin embargo que nunca ha dejado de decir nada que no quisiera decir. Jamás he sentido falta de libertad en las aulas, ni para decir la palabra España Otra cosa es el entorno. Francisco Llera pasea por las inmediaciones del puente de Calatrava, en Bilbao. en la fiesta de la rosa del PSE a la que fue Zapatero. El PNV saca toda su artillería y dice que vienen a invadirnos. ¿Cómo se atreven? Entonces, unos sacan las ikurriñas y otros hacen manifestaciones para insultar y para decir: Ojo, esto es nuestro Eso es intolerable y profundamente nazi, y por eso hay que echarles del poder. Es fundamental para demostrarles que esto es de todos y aquí no hay nadie alquilado. El PNV lleva jugando con esa ventaja casi 30 años, interiorizando que este país, sin el PNV, se hunde. Y no: con el PNV sí que se hunde este país. -Políticamente, ¿cómo se plantean estas elecciones: son un juicio al plan Ibarretxe o un nuevo intento de PP y PSE de echar al nacionalismo del poder, aunque sea por separado? -Bueno, claro. Ibarretxe las ha convertido en un plebiscito sobre el plebiscito, con una doble mentira. Porque dice: Si nosotros perdemos, el PP y PSE impedirán el referéndum Error y mentira grande. Referéndum lo ha habido en el 78 y lo va a volver a haber, sea cual sea la reforma, porque así está previsto. Pero, además, dice que no va a haber negociación. Segunda menti- ra. Lo que no va a haber es imposición, que es lo que él quiere. En el otro lado, PP y PSE aunque con distinta táctica, ofrecen lo mismo: la alternancia. Este país, para recuperar el sentido común y la convivencia, necesita alternancia. ¿Aprecia usted en sus encuestas que, como dice el PSE, hay un cambio social en marcha? -Yo no sé si llegaremos al umbral suficiente de que se produzca la alternancia, pero, como mínimo, el impulso del cambio, si llega a madurar lo suficiente, va a tener que contar con un elemento fundamental: es que lo primero que tiene que hacer Zapatero es convencer a Izquierda Unida de que deje de apostar por la división del país en dos. Ésa es la clave. -O sea, que la llave va a volver a ser Izquierda Unida... -Sí, va a volver ser la llave. Y que yo sepa, Izquierda Unida es el socio del PSOE en las reformas del Estado y en Cataluña... -Pero entonces el resultado no va a cambiar mucho, ¿no? -Sí, va a cambiar lo suficiente (hace un inciso, saca un papel y, en función de todas las encuestas publicadas, pronostica: PNV EA, 35; PSE, 20; PP, 16; Aralar, 1 e IU EB, 3. Hombre, lógicamente, lo ideal sería que el PP y el PSE no necesitaran a nadie para darle la vuelta a la tortilla. Es un escenario no desechable pero no es el más probable. Vamos a quedarnos en que el impulso de cambio existe pero no del todo y que PP y PSE alcanzan los mismos escaños (36) que los nacionalistas, PNV, EA y Aralar. Entonces, la pelota está en el tejado de Izquierda Unida. Y ya no tiene la coartada de decir: los nacionalistas son los que tienen más apoyos y entonces yo quiero hacer de puente... Usted tiene la decisión sobre este país: usted está por el cambio o está por la continuidad de 30 años. En España ha habido tres alternancias. En el País Vasco, ninguna. Ese impulso político es directamente de Zapatero, y se tiene que implicar. ¿Y cree que si IU EB estuviera dispuesta, el PP y el PSE sumarían sus fuerzas para formar un nuevo gobierno? -Bueno, yo no digo que fueran en coalición, pero sí que sumarían las fuerzas suficientes para buscar una alternativa al PNV. Hay fórmulas para hacerlo. -Sin embargo, el PSE ha dado algunas muestras de querer acercarse al PNV: el Plan López y la vía Guevara, una moción de censura en la Diputación de Álava. ¿No estará preparando un futuro pacto? -Vamos a ver. A la larga, si todo va bien en este país, y para ello es condición sine qua non que haya alternancia, no podemos descartar que en el futuro volvamos a tener que gobernar juntos o pactar entre todos. Y, lógicamente, el PNV no va a dejar de ser a corto plazo la principal fuerza del país. Lo que hay que conseguir del PNV es que vuelva al alma moderada y deje el alma radical. Hay quien ha dicho que el PNV lo que ha hecho ahora es mostrar su única cara. Yo creo que no, que hay dos, y después de la alternancia yo estoy seguro de que veremos al otro PNV. (Pasa a la página siguiente)