Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 3 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR METÁFORA DEL SECTARISMO IGNACIO CAMACHO les relacionadas con la adscripción territorial- -al ámbito político en forma de una constante confrontación sin matices, con el agravante de que en el sistema democrático es toda la sociedad la que hace crisis cuando no se respeta el juego limpio. Los paliativos banderizos que parece encontrar la conducta antideportiva de Javi Navarro no deberían llamarnos la atención en un país acostumbrado al más descarnado cinismo político. En las últimas semanas hemos podido apreciar cómo una estupefaciente denuncia de corrupción generalizada en las contratas públicas, efectuada en sede parlamentaria por el presidente de un Gobierno autonómico, ha encontrado por respuesta el cierre de filas de la clase dirigente de la comunidad afectada. Más aún, el único disidente del silencio oficial ha sido condenado al absoluto ostracismo por el resto de la nomenclatura. Estoy hablando de Cataluña, de sus partidos, de su tejido civil, de Maragall y de Piqué, pero los ejemplos menudean por toda la geografía política nacional. Todavía estos días asistimos a la defensa cerrada que el nacionalismo vasco y gran parte de los ciudadanos que lo respaldan ha venido haciendo de una candidatura que, al margen del pronunciamiento judicial pertinente, es una manifiesta prolongación de la trama filoterrorista que ha convertido Euskadi en una sociedad amordazada por el chantaje y el miedo. Y en la Andalucía de la larga hegemonía socialista, los episodios de corrupción y clientelismo se suceden sin otra consecuencia que una lamentable división entre quienes a priori apoyan al partido gobernante y quienes consideran que tan extensa prolongación en el poder ha empezado a constituir un problema de salud pública. De un modo más grave, todas las circunstancias que rodean al 11- M continúan provocando una peligrosa escisión de la opinión pública, dividida un año después exactamente por el mismo hemistiquio político. Ni las intervenciones contundentes de Acebes o Aznar en lacomisión parlamentaria han servido para convencer de la integridad de su actuación a los ciudadanos que en aquellos días los acusaron de engaño fehaciente sobre la autoría de la matanza, ni lacontumaz evidencia de la firma islamista del atentado sirve para despejar las sospechas delos que sostienen que se trató de una especie de conspiración antiaznarista muy cercana al golpe de Estado. A estas alturas, ni siquiera el proverbial talante de Zapatero ha dado para reconocer la palmaria manipulación mediática y popular que se produjo entre el 12 y el 13 de marzo, ni mucho menos para que nadie pida El futbolista Arango es retirado del campo tras el codazo de Navarro AP perdón por unos manejos que distaron de ser gloriosos ni constituyeron motivo alguno de orgullo. ción de los valores del espectáculo y del juego. Más recientemente, la sorprendente revelación- -apuntada Sin embargo, hemos podido asistir a toda una polémica soademás por un alto cargo del PSOE- -de que un dirigente socialiscialen laque hinchas, directivos, profesionales del derecho ta asturiano aficionado a visitar en la cárcel a ciertos presos islafutbolistas retirados o en activo y gran número de ciudadanos mistas trabajaba para los servicios de inteligencia, resulta todahan expresado en los medios sus abiertas discrepancias con vía insuficiente para concitar una mínima unanimidad sobre la algo tan sencillo como el castigo de una bárbara violación de necesidad de explicaciones solventes. Antes al contrario, ha prolas reglas del juego limpio. Polémica en la que no han faltado vocado un cierre apretado de filas que polariza y divide aún más a los habituales ingredientes de victimismo localista o de agrauna opinión pública perpleja. El enconado pulso de las dos granvio comparativo tan en boga cuando en España se trata de sandes fuerzas parlamentarias tampoco encuentra la amortiguación cionar cualquier clase de delito, sobre el que no suele importar de las minorías que podrían atemperar el sectarismo dominante tanto su propia condición de tal como el tratamiento que hacon una dosis de racionalidad, pero que en vez de ello se alinean a yan recibido otros en circunstancias más o menos similares. tenor de sus alianzas circunstanciales en un triste ejercicio de Ocurre que en el fútbol, como en la política, se ha instalado compraventa de apoyos en el mercado negro de la política. entre nosotros una intensa conciencia sectaria por la que Inquietante panorama el que nos rodea cuando se barruntan cualquier exceso del bando propio merece absolución moral en el horizonte dos tormentas anunciadas por los nubarrones de en la misma medida en que se niega al adversario. La enemisla decisiva campaña vasca y del sorprendente giro de las circunstada rivalidad que es fácil observar entre los jugadores y afitancias en torno al 11- M. Un momento que debería requerir la cionados tiene su correlato- -a veces, en coordenadas literagrandeza moral de una clase dirigente a la altura del liderazgo de una nación decente y moderna, pero cuyo principal empeño pare En el fútbol, como en la política, se ce más bien atrincherado en una pelea dominada por el apriorisha instalado entre nosotros una mo, el tribalismo y la bandería. Para nuestra política doméstica, el infierno siguen siendo los otros, como apuntó el maestro Sartre intensa conciencia sectaria por la que en un lúcido arranque de pesimismo existencialista. Con semejante y descorazonador ejemplo enla cúpulade la diricualquier exceso del bando propio gencia pública, no es de extrañar que algunos jerarcas futboleros y numerosos aficionados fanáticos consideren que Javi Navarro merece absolución moral en la misma no hizo otra cosa que cumplir con su deber al disparar su codo contra el cuello de un rival convertido directamente en enemigo. medida en que se niega al adversario Raro será que no le concedan una medalla al mérito deportivo. D Toda la luz posible El PSOE ha solicitado al Gobierno que informede las charlas que mantuvosu militante Fernando Huarte, a la sazón agente del CNI, con un terrorista argelino preso, colaborador de la célula del 11- M. Pero no quiere que lo haga en la Comisión que investiga la matanza sino con la tupida cautela que aporta la Comisión de Secretos Oficiales. Pero si nada tiene que ocultar, qué mejor que la verdad venga con toda la luz y los taquígrafos. Cárceles saturadas Lo mismo que el ordenador por alumno en la escuela, la promesa de un preso por celda- -formulada por el PSOE en su programa electoral- -parece que duerme en un sueño que, ante la falta de esfuerzo inversor, se antoja ya tan eterno como quimérico. De las cuatro cárceles que deberían abrirse en 2005, sólo una está en fase de ejecución. Mientras, la población reclusa crece sin parar (ya hay más de 60.000 personas encarceladas) lo que eleva el índice de ocupación de la red penitenciaria a más del 130 por ciento. La saturación tiene visos de convertirse en insostenible. Parece claro que el Gobierno de Zapatero tendría que tomarse más en serio este asunto y mejorar notablemente su esfuerzo presupuestario. ESDE su hondo y comprometido lirismo porteño, Eduardo Galeano y Mario Benedetti nos enseñaron que el fútbol es casi siempre una metáfora de la vida y su experiencia, pero ni siquiera ellos, que como latinoamericanos han presenciado algunas de las más atroces utilizaciones políticas del deporte, se atrevieron a profundizar sobre hasta qué punto podría tratarse también de una metáfora del sectarismo. Por mucho que las autoridades deportivas insistan con ingenua reiteración en las virtudes del juego limpio, pocos sistemas permiten en la actualidad una tribalización tan rotunda, un código tan excluyente, una bandería tan radical y una competitividad tan desconsiderada con los valores originales de la generosidad, el respeto, la consideración con el adversario, el sacrificio o la belleza. Una degeneración más o menos similar a la que, aferrada al más profundo cainismo, descompone también la nobleza de ideales de la política. Toda España ha podido ver en la última semana la escalofriante agresión- -brutal codazo en la tráquea- -sufrida por el jugador del Mallorca Juan Arango a manos del defensor sevillista Javi Navarro, experto reputado y reincidente en patadones, cabezazos y demás golpes y tretas del juego subterráneo. Un comportamiento ante el que, en cualquier sociedad máso menos libre de la corrosión con que el tribalismoenvilece la convivencia civil, los organismos competentes habrían dictado de inmediato una sanción ejemplar que los aficionados aplaudirían como fórmula necesaria para la preserva- La llave y el naufragio Advierte Francisco Llera, responsable del Euskobarómetro, que todo apunta a que la sucursal vasca de IU tendrá la llave del nuevo gobierno en Ajuria Enea. Encomienda el catedrático a Zapatero que convenza a IU, socio del PSOE en el Congreso, para que no pacte con Ibarretxe, pues, según él, el PNV hundirá al País Vasco El problema de esta operación es que Madrazo hace bastante más caso a Ibarrexte que a Llamazares.