Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 3 2005 Espectáculos 53 Creep Las veinte más vistas Robots Blade: Trinity Elpenaltimáslargodelmundo Hitch Million Dollar Baby El escondite Saw Asalto al Distrito 13 Habana Blues El día de la boda Entre copas Los padres de él El hundimiento Descubriendo Nunca Jamás La película de Heffalump Alfie Los chicos del coro Constantine Lastortugastambiénvuelan Hotel Rwanda Sufre, Potente, sufre JAVIER CORTIJO Los Robots toman la delantera. La película de animación ha tenido un arranque espectacular, y ha recaudado cerca de un millón cuatrocientos mil euros en su primer fin de semana. Franka Potente Director: Christopher Smith. Intérpretes: Franka Potente, Vas Blackwood, Sean Harris. Nacional. R. U. Alemania, 2004 Duración: 90 minutos. Calificación: Si hubiera un clinic sobre cómo fabricar su película de terror medio seria en cosa de una semana, Creep bien podría servir de librillo de texto o manual de estilo. Porque, como en la botica de un mad doctor aquí hay de todo: chica rubia con tendencia al desencaje facial y la zancada fácil, pasillos mohosos y con generoso niveles de eco para rechinar de patas roedoras o goteras perennes y, sobre todo, un psicópata purulento y carroñero que los mata bien raro sin cómo ni por qué. Un muestrario completo y a veces rutinario que, viendo los vientos de remakes efectistas y aparatosos o de fiebre amarilla fantasmona, casi se toma como un sincerote y ambicioso (o vicioso a secas) ejercicio de muñeca de menos a más, tan cerca y tan lejos de lo que intentó Kubrick en El resplandor por ejemplo. Mr. Smith, que comparte similar flema británica con su inesperado maestro, agita esta probeta de partículas pavorosas elementales y nos la sirve a la trágala con la esperanza de que el espectador se meta en la piel de cordero de la pobre perseguida, como si fuera en un videojuego en primera persona estilo The suffering Una buena planificación del espacio y de los efectos sonoros sirven en bandeja a los auténticos protagonistas de la función: los pies de Franka Potente que, a pesar de tener los juanetes machacados tras aquella extenuante Corre, Lola, corre aquí se dan otra panzada tiramillas de impresión. El otro plato fuerte de la noche es la destripaterrones afición del monstruo de marras, que culmina en una escena quirúrgica gore y en off (aunque el sonido sea lo que mueva a la náusea) tan insoportable como discutible, si es que este género tiene algo parecido a código ético. En fin, un aprobado raspado y rasgado para librarse de septiembre por los pelos. El mismo perro con la misma rabia.