Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 3 2005 47 Cultura y espectáculos Washington se afrancesa para exhibir la obra de Toulouse- Lautrec La Galería Nacional de Arte dedica una muestra a este pintor y la historia decadente de Montmartre al embajador galo ante la Casa Blanca para recuperar la retórica que insiste en presentar a Francia como el aliado más antiguo de EE. UU. PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Deshielo de primavera, detente artística, el poder de la cultura. Se llame como se llame- -y pese a las tensiones políticas y desencuentros diplomáticos de hace dos años- -Francia consigue estos días ponerse otra vez de moda en la capital de Estados Unidos con ayuda de su patrimonio cultural, casi siempre mejor exportado que el de España. Con cifras récord de asistencia, la Galería Nacional de Arte en Washington ejerce estos días como afrancesada tribuna de lujo para más de 250 obras de Toulouse- Lautrec sobre la decadente fiesta que debió ser el barrio parisino de Montmartre a finales del siglo XIX. Esta apreciada y elegante tribuna ha servido al embajador galo ante la Casa Blanca, Jean- David Levitte, para recuperar la amistosa retórica, temporalmente extraviada durante la crisis de Irak, que insiste en presentar a Francia como el aliado más antiguo de Estados Unidos. Aprovechando la inaugural cena de gala de la muestra para cortejar y reconectar con la élite de Washington, cuyos sectores más conservadores no hace tanto tiempo se declaraban dispuestos a erradicar cualquier referencia francesa en los menús de comedores oficiales e incluso boicotear productos franceses. Pero está claro que sin champán no se puede vivir mucho tiempo. b Esta tribuna ha servido La Gioconda que regresará a la Sala de los Estados del Louvre, no estará expuesta en el museo el 4 abril tualmente a este lado del Atlántico. Libertinaje que no ha impedido una generosa subvención del coloso empresarial Time Warner, cuyo presidente y principal ejecutivo, Dick Parsons, no ha dudado en comparar la habilidad de Toulouse- Lautrec para capturar el ritmo de la vida moderna con el trabajo de los 80.000 empleados de este conglomerado multimedia. Aunque, como reconocía otro ejecutivo de Time Warner, su empresa y Toulouse- Lautrec también deben mucho a la publicidad. Un arrabal parisino con molinos En las diez salas dedicadas a esta popular muestra por la Galería Nacional de Washington, abundan los cuadros pero también los carteles comerciales creados por Toulouse- Lautrec para promocionar los vanguardistas y a veces escabrosos espectáculos de Montmartre, entonces un arrabal de París con molinos que hoy en día se ha convertido en una perfecta trampa para turistas. Como reconocía el crítico del Washigton Post la muestra presenta una atmósfera cargada con el glamour de la industria del entretenimiento, lujuria, licencia bohemia, arte, desaliño y sordidez Dentro de este viaje al turbulento París de la Tercera República, organizado por el profesor Richard Thomson de la Universidad de Edimburgo, Henri Toulouse- Lautrec ilustra un sinfín de bailes, cabarets como Le Chat Noir salas de fiesta como el Moulin Rouge circos, burdeles y cafés donde se mezclan rufianes, prostitutas, caballeros en busca de aventura, furtivos amantes, borrachos de absenta, lesbianas y artistas dispuestos a retar perjuicios burgueses. Exactamente los mismos que en cuanto tienen oportunidad no dudan en contratar los servicios de Toulouse- Lautrec para crear impactantes pósteres de promoción y multiplicar sus audiencias. La exposición, que explica la enorme influencia de este diminuto artista en otros gigantes como Pablo Picasso, sirve al final para vislumbrar la triste decadencia personal de Toulouse- Lautrec, convertido en sus últimos días en un alcohólico sifilítico que, para ganarse el beneplácito de sus médicos, pintaba disciplinadas escenas circenses de memoria. Con este recorrido por la vida creativa- -tan rápida como intensa- -de este pictórico James Dean en París, la Galería Nacional de Arte de Washington demuestra lo que un consumado artista puede hacer en 36 años de vida. Y más si es francés. Inspección médica (calle de los Molinos) de Toulouse- Lautrec Belle Époque y sofisticación Esta notable exposición de ToulouseLautrec (1864- 1901) que permanecerá en la capital de Estados Unidos hasta el 12 de junio para veranear después en el Instituto de Arte de Chicago, viene acompañada de todo un ambicioso programa para la divulgación de la cultura francesa. Actividades que incluyen un temporal hermanamiento turístico entre París y Washington. Al fin y al cabo, la capital de Estados Unidos fue diseñada por el francés Pierre Charles L Enfant y desde los tiempos de la Administración Kennedy esta ciudad viene considerando lo galo como sinónimo de sofisticación. Con todo, la retrospectiva de este maestro de la Belle Époque logra poner un poco a prueba el puritanismo y corrección política que imperan ac- En el Moulin Rouge de Toulouse- Lautrec