Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 3 2005 23 Un informe sobre los abusos de los cascos azules en sus misiones pone en entredicho la autoridad de Annan Tras el fallo del Supremo de EE. UU. contra la familia de Terri Schiavo, las esperanzas de salvarla se agotan Tras la retirada de la mayoría de los policías, algunos manifestantes logran escalarAFP las verjas del Palacio Presidencial. Otros partidarios de la dimisión del presidente Askar Akáyev les secundan y toman los edificios del Gobierno enfrentamientos con la Policía. El nuevo ministro del Interior, Keneshbek Dushebáyev, nombrado ese mismo día por el presidente kirguís en sustitución de Bakirdín Subankékov, se dirigió a los concentrados en la plaza central de Bishkek advirtiendo que se utilizaría la fuerza si la situación se desbordaba. AFP Instalados en las oficinas del Gobierno de Kirguistán, los manifestantes, capitaneados por el ex primer ministro Kurmambek Bakiyev, se hacen cargo del poder y nombran un consejo para la coordinación de las fuerzas de la oposición Tropas españolas en una de las dos bases militares extranjeras R. M. MOSCÚ. Con un tamaño casi como el del Reino Unido y una población de unos 5 millones de habitantes, Kirguistán es el país más pobre del Asia Central ex soviética. Este país montañoso, enclavado entre China, Kazasjtán, Uzbekistán y Tayikistán, no tiene gas ni petróleo como algunos de sus vecinos. Sus habitantes son humildes campesinos y pastores. De su pasado mongol conservan muchas tradiciones. Son, como sus antepasados, unos jinetes excelentes. Como república soviética Kirguistán existió desde 1925. Declaró su independencia el 31 de agosto de 1991, días después de la intentona fallida de golpe de Estado en Moscú. Entonces, al frente de Kirguistán estaba ya Askar Akáyev, un doctor en física de talante reformador y democrático. La incorporación de Kirguistán a la alianza mundial contra el terrorismo trajo consigo la apertura de dos El país en cifras ¿Revolución amarilla? Las amenazas de Dushebáyev no sirvieron para nada. Una enorme concentración, de aproximadamente 20.000 personas, llenó ayer la plaza central de Bishkek. Al principio no hubo disturbios pero, poco después, aparecieron partidarios de Akáyev armados con palos. Cuando comenzó la batalla campal, hizo acto de presencia la Policía, que llegó disparando balas de fogueo. Lo que pretendió ser una estratagema intimidatoria sólo consiguió enardecer todavía más a los manifestantes. Una masa de más de 5.000 personas se abalanzó sobre el edificio de la Presidencia, cuyas dependencias albergan también la sede del Gobierno, arrollando todo lo que encontró a su paso. Parte de la Policía se puso del lado de la oposición mientras otros abandonaban el lugar para evitar nuevos enfrentamientos. Una columna de vehículos blindados, supuestamente enviada para aplastar el levantamiento, dio media vuelta y regresó a sus acuartelamientos. Los ministros de Defensa y Seguridad Nacional, Esén Topóyev y Kaliki Imankúlov, fueron retenidos y obligados a dimitir. En lo único en lo que, por ahora, no hay unanimidad dentro de la oposición es en dar nombre a esta nueva revolución. Unos la llaman de los almendros, otros de los tulipanes, las rosas y hasta los narcisos. Si en Ucrania el color predominante en las concentraciones fue el naranja, en Bishkek ayer se vio a gente llevar cintas verdes, amarillas, rojas e incluso naranjas. Las amarillas, no obstante, fueron las más numerosas. bases militares extranjeras, la de Manás (EE. UU. y la de Kant (Rusia) ambas situadas en las inmediaciones de Bishkek, la capital. En Manás hay un grupo español del Ejército del Aire de apoyo al contingente del Eurocuerpo y a la ISAF (fuerza multinacional en Kabul) que incluye tropas españolas desplegadas en Afganistán. Dejándose llevar por los vientos que soplaban alrededor, Akáyev, que siempre gozó de una gran popularidad, fue evolucionando hacia posiciones más autoritarias. Además, su clan familiar empezó a acapararlo todo. El nepotismo, sin embargo, no fue su único pecado. La corrupción se agudizó y, ante las críticas, Akáyev decidió cerrar la boca a los medios de comunicación y encarcelar a los líderes de la oposición. La manipulación de los recientes comicios legislativos, en los que la oposición no obtuvo más que el 10 de los escaños, ha sido la gota que colmó el vaso. Kazajstán Bishkek Talas Terek- Say Uzbekistán Kirguistán Naryn Osh China Suluktu Tayikistán Infografía ABC Geografía. Es un país montañoso; cerca de la mitad de su territorio (198.500 km 2) está situado a más de 3.000 metros de altitud. Población. Cinco millones de habitantes, de los cuales el 65,7 por ciento son kirguís (musulmanes) el 13,9 por ciento uzbecos (musulmanes) y el 11,7 rusos (ortodoxos) También residen otras minorías y una parte de los alemanes del Volga deportados de Rusia por Stalin durante la Segunda Guerra Mundial. Capital. Bishkek Idioma. Kirguís y, desde noviembre de 2001, también el ruso. Historia. Kirguistán era parte del Turquestán ruso trazado después de la revolución de 1917. Región, luego república autónoma, se convirtió en una de las 15 repúblicas federadas de la URSS en 1936. Instituciones. La república de Kirguistán, que abandonó en diciembre de 1990 la denominación de república socialista soviética, proclamó su independencia en agosto de 1991. Economía. La pobreza alcanza a más del 64 de la población. Tiene cría de ganado, algodón y cereales, industrias textiles y energía: hulla, petróleo, y gas natural.