Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional VIERNES 25 3 2005 ABC La familia de un joven español condenado a muerte en Filipinas denuncia el abandono del Gobierno Rechazan los recursos de colegios de abogados españoles en favor del reo, al que le espera una inyección letal podría ver cómo el Tribunal Supremo de Filipinas ratifica la condena a muerte sin haber aceptado la intercesión de la diplomacia española IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El Departamento de Justicia de Filipinas ha rechazado la intervención de los colegios de abogados de Madrid, Barcelona y Bilbao en favor del joven español condenado a muerte en Filipinas, Paco Larrañaga, que se encuentra desde hace un año en el corredor de la muerte. El joven fue sentenciado el 4 de febrero de 2004 a la pena de muerte por inyección letal por el rapto y asesinato de las hermanas Marijoy y Jaqueline Chiong, que tuvo lugar el 16 de julio de 1997 en la isla filipina de Cebú. Desde septiembre de ese año Larrañaga, que entonces contaba 19 años, ha estado internado en la prisión de New Bilibid, la mayor penitenciaría del sudeste asiático. La familia de Larrañaga reclama ahora una acción contundente de la diplomacia española, ante la amenaza evidente de que el condenado se convierta en el primer español en ser ejecutado en los últimos 30 años, aunque de momento sus representantes en España reconocen que el mutismo del Gobierno de Zapatero al respecto es absoluto. Recuerdan que Paco Larrañaga es un compatriota que no está obteniendo ninguna tutela del Estado y advierten que eso mismo podría sucederle a cualquier otro ciudadano. La madre de Larrañaga, Margot, y su hermana Mimy, se entrevistaron el pasado mes de junio con el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para recabar el apoyo del Ejecutivo al condenado y obtuvieron el compromiso tanto de éste como de la secretaria de Cooperación Internacional, Leire Pajín, y la subsecretaria de Estado de Justicia, Ana María de Miguel. Pero ese compromiso no se ha traducido de momento en medidas efectivas. b Paco Larrañaga El proceso de Paco Larrañaga Un juicio plagado de irregularidades En los últimos siete años y medio, en los que Paco Larrañaga no ha abandonado una penitenciaría en la que se hacinan 16.000 presos, ha sufrido un proceso plagado de irregularidades empezando por el encarcelamiento de la defensa durante la vista oral. La acusación se sustenta en un único testigo, David Valiente Rusia, ya que no hay pruebas físicas de su implicación. Y el testigo de cargo es un pequeño delincuente que confesó haber participado en el secuestro de las jóvenes pero no en el asesinato y que señaló a los siete condenados a cambio de inmunidad. Además, el Tribunal nunca dejó declarar a los 35 testigos que atestiguaban que Larrañaga se encontraba en Manila, a 300 kilómetros de la escena del crimen, cuando éste se produjo, ni aceptó las pruebas documentales de la defensa conforme a que era imposible que el condenado se hubiera trasladado el día del asesinato a la isla de Cebú, donde tuvo lugar. que el tiempo concedido a la defensa para interrogar a los testigos de la acusación fue ilegalmente reducido y que las recompensas ofrecidas por el fiscal, la presión de influyentes grupos sociales y ciertos medios de comunicación imposibilitaron un juicio imparcial. Paco Larrañaga, en una imagen del mensaje que pudo grabar en la cárcel Por favor, no me abandonéis Soy Paco Larrañaga. Soy un español. Ya llevo ocho años en una cárcel, aquí en Filipinas. Soy inocente. Me han condenado a muerte por un crimen que no he hecho. En mi juicio no he podido testificar. Estaba yo aquí, en Manila, a 300 kilómetros de Cebú, de la isla de Cebú, donde el crimen ha pasado. A 35 compañeros y profesores que estuvieron conmigo cogiendo el examen el día del crimen aquí en Manila no les han dejado testificar. A mí tampoco me han dejado testificar. No me querían escuchar. Por favor, escúchenme. Lo siento mucho por la familia Chiong, pero no tengo nada que ver con lo que pasó con sus dos hijas. Soy inocente. Pido ayuda al Gobierno español y la Unión Europea. Por favor escúchame, ayúdame. Por favor, no me abandonéis Es el S. O. S. lanzado por Paco Larrañaga tras confirmarse que la Justicia filipina no había aceptado la intercesión de los colegios de abogados españoles. Consciente de que sólo un milagro en forma de intervención diplomática española puede salvarle de la muerte, familiares del reo introdujeron ilegalmente una cámara de vídeo en la prisión- -ya que Larrañaga no tiene derecho a hacer declaraciones a los medios de comunicación- -para grabar este mensaje desesperado, que todavía no ha podido ser emitido. Gestiones de Rojo Tampoco parecen haber tenido efecto las gestiones del presidente del Senado, el socialista alavés Javier Rojo, que el pasado septiembre aprovechó su asistencia al acto de toma de posesión de la nueva presidenta de Filipinas para interceder por el joven. En la toma de posesión de la nueva presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, Rojo le hizo saber la postura española contra la pena capital y le entregó una carta en la que se solicita la revisión del caso. Rojo se entrevistó también con el presidente del Tribunal Supremo filipino, al que correspondería revisar la sentencia, y habló también con los presidentes de las dos cámaras legislativas. Paco Larrañaga, hijo de un pelotari vasco afincado en Filipinas y de una filipina de familia pudiente, fue condenado junto a otras seis personas bajo la acusación de haber secuestrado, violado y asesinado a las dos hermanas Chiong en septiembre de 1997. Desde entonces, su familia ha denunciado un proceso plagado de irregularidades en el que ven un intento de convertir a Larrañaga en cabeza de turco. La defensa basa la inocencia del condenado en el hecho de que el día del doble asesinato se encontraba a 300 kilómetros de la escena del crimen. Los recursos rechazados Los colegios de abogados de Madrid, Barcelona y Bilbao elaboraron el pasado julio, tras conocerse la condena, sendos amicus curiae -figura legal que permite a un tercero sin participación legal en un juicio personarse en la causa- -que tenían como objetivo presionar a la Justicia filipina para que accediera a celebrar un nuevo juicio y enviar a observadores a la revisión del caso para garantizar que se respetan los derechos del acusado. Estos documentos fueron presentados por el cónsul español y el delegado de la Unión Europea en Filipinas ante la Justicia local hace ahora seis meses. Pero el Tribunal Supremo filipino los ha denegado sin dar ningún motivo para el rechazo. El Alto Tribunal ha tar- dado además más de un mes en trasladar al condenado esta negativa, fechada el 25 de enero de 2005. Queda pendiente de resolución un cuarto recurso presentado por la ONG Fair Trails Abroad a través de la UE, aunque la defensa de Larrañaga teme una nueva negativa. Los cuatro amicus curiae presentados ante la Justicia filipina tienen dos objetivos: que se reconozca formalmente a Paco Larrañaga como ciudadano español- -como hijo de español y filipina tiene la doble nacionalidad- -y exponer que se le ha negado un juicio justo, incumpliendo tanto las leyes filipinas como las internacionales. Estos documentos argumentan la acusación de que Larrañaga no disfrutó de un juicio justo en el hecho de que no se han aportado pruebas suficientes de la cupabilidad, ya que no existe ninguna prueba física que le vincule con los crímenes. Además, el abogado defensor fue encarcelado durante la instrucción del caso, de modo que Larrañaga se vio privado de la defensa. El acusado no pudo declarar en su propio juicio y el juez impidió también la declaración de los 35 testigos de la defensa que debían atestiguar que Larrañaga se encontraba a 300 kilómetros del lugar del crimen cuando se produjo el secuestro. Por último, apuntan