Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid JUEVES 24 3 2005 ABC La Comunidad aumenta los cortafuegos en los montes b El Plan de prevención de incen- Madrid 2012 viaja a Singapur para preparar el día de la elección del COI Los representantes se reunirán con empresarios locales del país asiático b La expedición partirá el lunes, y dios actuará sobre 1.600 hectáreas, desde los pinares de la sierra de Guadarrama a las dehesas del sureste de la región ABC MADRID. La Consejería de Medio Ambiente está llevando a cabo labores de prevención de incendios sobre más de 1.600 hectáreas de montes de coníferas y frondosas, creando cortafuegos que minimicen los efectos de las llamas, según informó ayer en un comunicado. Desde los pinares de la sierra de Guadarrama hasta las dehesas de encinas del sureste de la región, se están efectuando desbroces y podas para rebajar la densidad vegetal de los árboles y matorrales con el fin de disminuir la posibilidad y la velocidad de propagación en el caso de que se produjera un incendio, informa Efe. En las labores de prevención, que llevan a cabo más de 300 técnicos de Medio Ambiente durante nueve meses, se presta una especial atención a las zonas en las que conviven poblaciones y medio forestal. La planificación de estas actuaciones permite que el terreno sobre el que se actúa esté preparado contra los incendios para los siguientes cinco años, periodo tras el cual se repiten los trabajos. Medio Ambiente destinará a esta operación preventiva casi 14 millones de euros y un equipo de 31 cuadrillas- retén, motobombas forestales ligeras, tractores con desbrozadora y con astilladora, motodesbrozadoras y motosierras. Los ingenieros de Montes y Forestales de las bases situadas en Buitrago y Valdemorillo llevan a cabo la supervisión de estos trabajos. De los 179 municipios que forman las 802.709 hectáreas de la región, 153 están considerados zonas forestales. Todavía hoy, los expertos desconocen las causas del 75 por ciento de los incendios en el monte. también se encargará de ultimar los detalles de la fiesta de celebración que tendrá lugar en caso de que la capital sea la ganadora ABC MADRID. Una delegación de la candidatura Madrid 2012, encabezada por su consejero delegado, Feliciano Mayoral, viajará el lunes a Singapur para preparar la estancia española en la ciudad durante la elección de la sede de los Juegos de 2012, que tendrá lugar en la ciudad asiática el 6 de julio. Los representantes de la candidatura se reunirán con un grupo de empresarios locales, entre ellos, los directivos de los hoteles en los que se alojará la expedición de Madrid 2012 la semana de la elección. Entre otros aspectos, el grupo examinará la sala en la que hará su presentación final ante los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) el mismo 6 de julio por la mañana, y, como sus rivales, preparará una eventual fiesta de celebración en el caso de que gane los Juegos. También mantendrán un encuentro Oceanía, que se reúne los días 1 y 2 de abril. En junio, la delegación española expondrá su candidatura ante los representantes africanos y luego tendrá que hacer lo propio en el continente americano, en una cita que aún no tiene fecha. Las cinco ciudades candidatas- -Madrid, Londres, París, Nueva York y Moscú- -deben explicar a los distintos comités olímpicos continentales su proyecto. Madrid 2012 estuvo el pasado año ante la asamblea asiática, en Doha (Qatar) y ante la europea, en Dubrovnik (Croacia) El trabajo con los lobbies Los trabajos de la candidatura olímpica se encuentran en su fase final, después de la entrega del dossier, el pasado noviembre, y de la visita en febrero del comité evaluador del COI. Ahora, según los organizadores, lo que queda es mantener contactos con los lobbies olímpicos: aquellos miembros del Comité con derecho a voto el próximo 6 de julio. La importancia de estos contactos es capital en las últimas semanas de la carrera olímpica, por lo que se están provocando encuentros con los votantes. Feliciano Mayoral SIGEFREDO con el embajador español en Singapur, Francisco José Rábena. La comitiva madrileña permanecerá en el país asiático hasta el 31 de marzo. Luego viajará a Brisbane (Australia) para presentar el proyecto a la Asamblea de Comités Olímpicos de DIMES Y DIRETES CÉSAR NOMBELA Catedrático de la Universidad Complutense SEMANA SANTA ESPECIAL PARA MADRID P Un invierno demasiado seco El mayor siniestro de este tipo registrado en Madrid en los últimos años tuvo lugar entre los municipios de San Martín de Valdeiglesias y Navas del Rey, donde se quemaron 857 hectáreas. El Plan Infoma 2004 contó con un presupuesto de 27 millones de euros. El hecho de que éste haya sido un invierno especialmente seco, con ausencia de grandes lluvias, pone sobre alerta a los expertos, puesto que la sequedad del campo es una de los riesgos principales en la extinción de incendios. No en vano, entre 2000 y 2003, el fuego arrasó 9.000 hectáreas de monte. ocos días hace que, obligadamente, rememorábamos los momentos en que Madrid era víctima de una tragedia sin precedentes. Hace un año morían en nuestra ciudad 192 seres humanos, víctimas inocentes del odio ciego de quienes sin ningún derecho- -nadie tiene derecho a quitar la vida a un semejante- -decretaron que otros murieran. Hace falta seguir indagando en las claves de tanta brutalidad, hay que seguir buscando la verdad de lo que ocurrió, al tiempo que responder también desde la convicción de que el odio- -lo peor de lo que el ser humano es capaz- -se combate con la actitud opuesta, la apertura a nuestra capacidad de amar a los semejantes. La Semana Santa, tiempo esencial para quienes somos cristianos, período también fundamental para los que al margen de una vivencia propiamente religiosa entienden que la propuesta cristiana supone un activo fundamental de nuestras raíces, ofrece una opor- tunidad de reflexión para construir un mundo mejor, abierto a la superación de los males que el hombre puede causar. Es imposible que la pasión y muerte de Jesús de Nazaret deje indiferente a todo el que se acerque a la consideración de los hechos ocurridos hace algo más de 2000 años. Por eso estos hechos marcaron un antes y un después en la historia de la Humanidad. La condena injusta, fruto de los intereses de poderes establecidos, así como de la cobardía de quienes no aceptando la verdad- -la verdad que nos hace libres- -pretendieron disimularla o enterrarla, la tortura de un ser humano hasta el límite de la resistencia, la opción por lo que degrada frente a lo que ennoblece nuestra condición, fueron las circunstancias que llevaron a la muerte de un hombre inocente en Jerusalem. Así se refleja en innumerables muestras de nuestra pintura, escultura, música, literatura y tantas otras manifestaciones de lo que es la fe cristiana encarnada en nuestra cultura más creativa. Suponen todas ellas una reflexión sobre la condición humana en la que cada cual puede seguir indagando, porque muertes como la Jesús de Nazaret han ocurrido muchas veces y en muchos lugares. Pero, la propuesta fundamental de la Semana Santa es la de adentrarse en el misterio de la redención, el hombre y su circunstancia puede ser redimido de todo lo que le empuja al mal. Es duro aceptarlo, pero libera experimentar que la totalidad del mensaje de Jesús- -hijo de Dios y que nos mostró que también nosotros los somos- -es verdad; es difícil vivirlo, pero anima sentir que es un don gratuito al que el todo hombre puede aspirar; cuesta adentrarse en lo profundo de una llamada que va directamente al corazón del hombre, pero sabemos que quienes la aceptan encuentran las claves de la felicidad; desborda, en fin, la racionalidad pero no sólo no la anula sino que nos impulsa al cultivo de lo más genuinamente humano que es utilizar la inteligencia, a favor de las mejores causas. Cuando Madrid aún se pregunta el porqué de las muertes y la destrucción causado por la maldad de la que el hombre es capaz, la Semana Santa de este año puede ser ocasión propicia para reforzar ese compromiso con la mejora de nuestra condición como seres humanos, tanto desde la aceptación de la trascendencia de nuestra vida, como desde la convicción de que estamos hechos para la mejor.