Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional JUEVES 24 3 2005 ABC La madre de Terri Schiavo no oculta su dolor al hablar con la Prensa frente al hospital de Florida, donde su hija lleva seis días sin sonda de alimentos y agua REUTERS Los padres de Terri Schiavo van al Supremo para salvar a su hija tras otro revés judicial Recurrirán también al Parlamento de Florida tras ser rechazada su apelación en Atlanta señores, por amor de Dios. Les ruego. No dejen que mi hija muera de sed pidió Mary Schindler, la madre de Terri Schiavo, a los jueces. ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. El tiempo se agota para Terri Schiavo y sus padres. Un tribunal federal de apelación de Atlanta formado por tres jueces rechazó ayer por mayoría ordenar que le fuera reimplatada a la mujer que lleva 15 años en coma la sonda alimenticia que el juez de Florida que llevaba el caso ordenó retirar el pasado viernes. Si no se le reimplanta podría morir en un plazo de diez días. Además, un juez del estado de Florida emitió una orden de emergencia para impedir que una agencia gubernamental pueda reinsertar la sonda que mantenía con vida artificial a mujer. La orden del juez estatal George Greer impide al Departamento de Familias y Niños intervenir en el caso mientras él analiza una solicitud del gobernador de Florida, Jeb Bush, para que se le conceda la custodia de la mujer. Greer actuó a petición del abogado de Michael Schiavo, esposo de la mub Por favor, jer, quien ha obtenido autorización de varios tribunales para desconectar a su esposa del tubo argumentando que ella no deseaba vivir artificialmente. Ni la intervención del Congreso federal ni la del presidente, que firmó el lunes una ley especial para permitir a los padres llevar el caso a instancias federales, han logrado los propósitos de los padres de Terri Schiavo, que ayer volvieron a apelar en Atlanta y pidieron al Parlamento de Florida que tomara cartas en el asunto. Como última instancia les quedaría el Tribunal Supremo, que la semana pasada se negó a aceptar el caso. Por favor, señores, por amor de Dios. Les ruego. No dejen que mi hija muera de sed pidió Mary Schindler, la madre de Terri Schiavo, a los jueces. Algunos legisladores republicanos han roto filas con su partido y criticado lo que consideran una intromisión del gobierno y el congreso federales en un asunto estatal y familiar. La intervención del hermano del presidente ya logró que en una ocasión le fuera reconectada la sonda que mantiene con vida a Terri Schiavo, en contra de la voluntad de su marido, Michael Schiavo, a quien hasta ahora varios tribunales estatales han dado la razón: él asegura que su esposa le había pedido antes de sufrir el paro cardiaco que le causó daños irreversibles en el cerebro que no permitiera que la mantuvieran artificialmente con vida si se daba el caso. Al menos diez personas- -entre ellas un niño de diez años- -fueron detenidas ante el hospicio donde la vida de Schiavo se apaga lentamente al intentar entrar por la fuerza para darle agua según dijeron. Un paso adelante El gobernador de Florida, Jeb Bush, uno de los políticos que de forma más ostensible ha apoyado a los padres de Terri Schiavo, pidió ayer a los legisladores de su Estado que dieran un paso adelante y salvaran la vida de Terri Una manifestante partidaria del derecho a morir exhibía un cartel que rezaba: ¿Por qué Tom DeLay, George W. Bush y Bill Frist están jugando a ser Dios con Terri Schiavo? También ante la sede del Tribunal de apelación de Atlanta se concentraron partidarios de reconectar la sonda- -con la palabra vida como emblema, en algunos casos como una pegatina sobre la boca- -y otros, en cambio, partidarios de que se respetara su derecho a morir. Una manifestante de este grupo exhibía un cartel que rezaba: ¿Por qué Tom DeLay, George W. Bush y Bill Frist están jugando a ser Dios con Terri Schiavo? De Lay y Frist son los líderes de la mayoría republicana en el Congreso que jugaron un papel decisivo para que los legisladores federales regresaran a Washingon en medio del receso de Semana Santa para aprobar una ley específica que permitió a los padres de Schiavo llevar el caso de la corte estatal de Florida, donde se decidió su suerte el viernes, a uno federal. Pero Whittemore, el juez federal en cuya corte aterrizó el asunto, desestimó los argumentos de los padres. Los méritos del caso El traslado del caso a Atlanta y su Corte de apelación tampoco ha ayudado de momento a los Schindler. En la mañana del miércoles, los jueces Ed Carnes y Frank M. Hull, ambos nombrados