Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Espectáculos MIÉRCOLES 23 3 2005 ABC ROCK Wilco Concierto de Wilco. Lugar: Aqualung (Madrid) Fecha: 21- 3- 2005. LA BELLEZA DE LAS BALADAS CON ESGUINCE JESÚS LILLO o malo de telonear a Wilco es que también nosotros tenemos prisa por acabar y poder verlos confesaba el cantante de los Sunday Drivers antes de abandonar el escenario que habían calentado para el grupo norteamericano, cuya presentación en Madrid- -diez años de espera; los tres últimos, desde el lanzamiento de Yankee Hotel Foxtrot agónicos- -había generado una expectación infrecuente. Ahí estaban, puntuales y en fila, los habituales consumidores de novedades y tendencias, jóvenes clientes del mercado de las modas y las sensaciones, pero también viejos descreídos, cincuenta y tantos, en número y también en años, que han encontrado en Wilco toda esa verdad que falsifican y corrompen las nuevas bandas. Volvía a haber el pasado lunes en Madrid una muy buena razón para seguir creyendo en el rock. Se llama Jeff Tweedy. Apenas sí queda el eco, y ésa es la grandeza de Wilco, de aquella banda que no hace mucho aún utilizaba banjos y mandolinas para recrear el country. Al final de su generoso concierto proyectaron una secuencia de rosas en blanco y negro y recordaron el género sobre cuyo esguince articularon, para siempre enferma, su obra. También quisieron rendir tributo- California Stars -a Woody Guthrie, pero el argumento del recital del grupo liderado L por Tweedy era otro. Wilco contó, con pelos y señales, la sobrecogedora historia de las baladas que acaban mal. No interviene en esta gira Jim O Rourke, responsable y cómplice necesario del giro que en los últimos años ha llevado al conjunto a dramatizar sus melodías mediante la torsión de las guitarras y la sobrecarga de aparatos eléctricos. Como meteorólogo de borrascas actuaba el veterano Nels Cline, dedicado desde el primer momento del concierto a extremar con su guitarra las condiciones del cielo que ampara la delicadeza lírica de Tweedy. Si los dos últimos álbumes de Wilco, sobre los que levantaron su repertorio madrileño, cautivan por la ruptura de las melodías, en directo el grupo tensa aún más las cuerdas que mantienen en vilo la trama de sus canciones: más dulce, más amargo, llanura y terremoto. Quizá sea el sonido pregrabado de cristales rotos, utilizado a destajo en las fases más dinamiteras del concierto, el que mejor represente la esencia de lo que el sexteto norteamericano es capaz de ofrecer en vivo, apabullante desarrollo de lo que en disco queda reducido a esbozo. La fractura de All Least That s What You Said y su febril deriva al territorio de la distorsión- -exagerada hasta el umbral de lo tremebundo por Nels Cline, como tantos otros pasajes de la reciente obra de Wilco- -aporta una oportuna dosis de pánico a la poesía terminal de Tweedy. El guitarrista enfatiza el drama sin caer en la caricatura. Nada es gratuito en el submundo de los autores de Jesus, etc. Todo está en un sitio, incluso el desorden. La ejecución, asombrosa, del repertorio de Wilco no deja de provocar inquietud. El público queda en suspenso cuando suena Muzzle of Bees aunque la ejecución responde al patrón registrado en disco, cunde el desasosiego ante la inminente erupción de vesículas de rock en la piel de una inquietan- Jeff Tweedy, durante la presentación de Wilco en Madrid te balada. Wilco revienta. La traca pasa por I Am Trying To Break Your Heart y War On War sin afectar a sus frágiles estructuras. No las quema; las ilumina. Además de idas y vueltas desde el susurro al ruido, en el concierto de Wilco hubo hermosos bordados beatlescos- Humming Bird fugaces demostraciones de músculo y nervio que doblarían el brazo de los propios Strokes- I m A Wheel un afinado recital de aullidos en el que participó toda la sala, largos devaneos instrumentales, no muy logrados- Spiders y pie- JULIÁN DE DOMINGO zas, como Theologians que en apenas cuatro minutos son capaces de filtrar todos los estilos que recorren el circuito, abierto, de Wilco. Mientras interpretaban esta última pieza, la pantalla proyectaba la imagen múltiple de una paloma. Por el fondo del escenario pasaron también insectos, geometrías, edificios y encajes, pero el público sólo tenía ojos y oídos para los seis maestros que representaban la obra de Wilco, una de las mejores razones de nuestro tiempo, y no hay muchas, para seguir confiando en el viejo rock. Juanma Bajo Ulloa reaparece con Frágil un cuento envenenado JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Con un centenar largo de premios por sólo tres películas, una de ellas considerada la más taquillera de la historia del cine español, Airbag (que recaudó 1.200 millones de pesetas de taquilla) hasta que apareció Santiago Segura con su Torrente más una obra de teatro musical y un escándalo por una presentación teatralizada- -sólo duraba tres minutos- pero que nunca debió hacer, Juanma Bajo Ulloa (Vitoria. 1967) es uno de los cineastas que más nos sorprendió al inicio de su carrera. Nadie daba crédito. Con apenas 20 años fue capaz de escribir- -junto a su hermano- realizar y producir dos filmes como Alas de mariposa o La madre muerta Por entonces, ya había conseguido el Goya por el corto El reino de Víctor y la Concha de Oro de San Sebastián por Alas... Guardo aquella parte de mi vida como en una nebulosa. Fue todo demasiado deprisa para alguien tan joven dice el actual y maduro cineasta. Sin embargo, asegura que aquellos dos títulos siguen doliendo Un filme muy luminoso Ahora, varios años después, reaparece con Frágil una película independiente de ésas que no suelen interesar a los productores, pero que los cinéfilos agradecen y que, como siempre, he tenido que invertir todo el dinero que tenía, así que espero que la película guste a la gente. De momento, lo que propongo es una película muy distinta a las anteriores, muy luminosa, con una música estupenda que hará soñar a los mayores y que los jóvenes descubrirán. Espero que se tome en cuenta la producción que hay en este trabajo, ya que ha supuesto una pesadilla Al preguntarle si continúa sin gustarle el mundo real, como cuando era pequeño Frágil es como el cuento de Bajo Ulloa, ayer en Madrid J. DE DOMINGO Cenicienta aunque un pelín cruel) Ulloa comenta que tengo la sensación que no soy un buen adulto, sino un adolescente que intenta alargar esa adolescencia y no acaba de aceptar la realidad. No la asimila porque le resulta dolorosa. Tengo gran incapacidad para asumirla. Perder mi niñez y mis sueños sin perder la fantasía se me hace cuesta arriba En cierta manera, Frágil habla de esto. El reparto tiene el punto exacto que Ulloa ha impreso en sus anteriores trabajos, donde actores desconocidos se mueven junto a personajes que nunca se han puesto delante de una cámara- -recuerda- Es un cuento. Yo soy también amante de los cuentos. Tienen la esencia de todas las historias y encierran mucha información. Frágil es un experimento que trata de contar a la gente una historia colorista, dentro de la cual hay una drama y quizás algo más oscuro sin que el espectador se dé cuenta, pero que está latente. Por eso dicen que es un cuento envenenado. La frase de la promoción es igualmente ambigua: El amor verdadero es un cuento La película narra al exterior lo que escondemos en nuestro interior para sobrevivir