Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 3 2005 53 La retrospectiva de Dalí en Filadelfia, cita obligada dentro de la agenda cultural de Estados Unidos Juanma Bajo Ulloa regresa como director y productor de una película independiente y personal, Frágil Sedujo a un montón de mujeres. Viajó por toda Europa. Se hizo rico. Se arruinó. Emigró, volvió a la patria... El caballero de Sainte- Hermine se publicará como novela, por vez primera, el verano que viene atraviesa toda España, acompañado del pintor Eugène Giraud, de Louis Boulanger, Adolphe Maquet y Adolphe Desbarolles. Giraud pintó unos cuadros que son un testimonio de primera importancia. Y Dumas escribió un libro, reeditado con motivo del bicentenario, que tiene su picante A partir de tal experiencia, que duró varios meses, Dumas creó varios de los escenarios donde su caballero de Sainte- Hermine ama, cabalga, combate, huye y se pierde, para volver a resucitar, tras la batalla de Trafalgar, que ya sirvió a don Benito Pérez Galdós como tema central de otra novela famosa. Tradición y modernidad Kenzo Tange nació en Osaka en 1913, dándose a conocer en 1949 al construir el Parque de la Paz de Hiroshima. El Estadio Nacional Yoyogi, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, le dio fama internacional, y sus discípulos consideran que esa obra aunaba las tradiciones arquitectónicas japonesas con la modernidad occidental. Es autor, entre otras obras, del Palacio Nacional de Arabia Saudí y del Aeopuerto Internacional de Kuwait. El Ayuntamiento de Tokio, inspirado en la catedral de Notre Dame de París y construido con granito gallego, es el último de los proyectos que realizó. Sus exequias se celebrarán en la Iglesia de Santa María de Tokio, también realizada por él. Epopeya napoleónica No es previsible que la novela inédita de Dumas descubra el Mediterráneo de la bahía de Cádiz o Trafalgar. Se trata de temas bien historiados, bien novelados. Incluso Arturo Pérez- Reverte- dumasiano emérito- -ha escrito una novela sobre Trafalgar. Según las primera noticias, Dumas sitúa la batalla de Trafalgar en el marco épico de la epopeya napoleónica, que también ha inspirado recientemente a otros autores españoles, como Baltasar Porcel, que cuenta la historia trágica de los soldados franceses deportados al islote balear de Cabrera. Stendhal era un bonapartista casi fanático. Dumas era algo más ecléctico con el personaje de Napoleón, pero su visión del desastre de Trafalgar puede arrojar algunas luces. Desde Galdós, la perspectiva novelesca de tal batalla es la de un episodio trágico, un síntoma de secular decadencia. Los románticos franceses tenían de España, sin embargo, una imagen que rozaba lo heroico, teñido de pintoresco. Los cuadros de Giraud de su viaje a Cádiz, con Dumas, tienen mucho color Pero también tienen mucho de realismo poético El caballero de Sainte- Hermine se publicará como novela, por vez primera, el verano que viene. Claude Schopp estima que se trata de una novela importante Novecientas páginas de aventuras, lances, amoríos, combates de capa, espada, mosquetón y barcos hundiéndose en la Atlántida del tiempo pasado. En este caso, la historia termina bien: los lectores de Dumas nos frotamos las manos a la espera de un largo folletín con el que amueblar el tedio de los fines de semana veraniegos. Vista aérea del Estadio Nacional Yoyogi en Tokio AP Muere Kenzo Tange, maestro de la arquitectura moderna japonesa Premio Pritzker 1987, construyó el Parque de la Paz de Hiroshima b El arquitecto, que contaba 91 años, proyectó el estadio nacional de Yoyogi para los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, uno de los más bellos del mundo ABC TOKIO. Kenzo Tange, autor de emblemáticos conjuntos arquitectónicos del Japón del siglo XX y maestro de las principales figuras de la arquitectura contemporánea, falleció ayer a los 91 años. Según la agencia Kyodo, el veterano arquitecto, nacido en Osaka en 1913 y al que se debe haber modernizado las ciudades japonesas destruidas durante la Segunda Guerra Mundial, falleció a causa de una insuficiencia cardíaca. Activo profesionalmente desde la década de los cincuenta, Tange se dio a conocer internacionalmente con el estadio nacional de Yoyogi para los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, una obra que, según sus discípulos, aunó la modernidad occidental con las líneas puras de la mejor arquitectura tradicional japonesa. Un pasado que respira modernidad Tange, que después de la guerra postuló la idea de construir nuevas ciudades más que erigir edificios imponentes, construyó el Parque de la Paz en Hiroshima en 1949, apenas cuatro años después de que fuera arrasada por la primera bomba atómica arrojada sobre Japón y lo proyectó para que fuera el corazón de la ciudad Entre sus obras más recientes se encuentra el Ayuntamiento de Tokio, una construcción de granito (importado en gran parte de Galicia) dominada por tres volúmenes de diferentes alturas que se inspiraron en la catedral parisina de Notre Dame. Poco antes de retirarse en 1988, Tange participó en la reapertura al mar de la capital japonesa, diseñando la sede de la televisión Fuji, cuya peculiar esfera, que parece flotar en medio de volúmenes rectos, domina el re- novado puerto de Odaiba. Kenzo Tange trabajó en más de veinte países, y entre sus obras construidas fuera de Japón cabe citar el aeropuerto Internacional de Kuwait y el Palacio Nacional de Arabia Saudí. Galardonado en 1987 con el premio Pritzker, considerado como el premio Nobel de la arquitectura, el jurado que lo otorgó consideraba que los estadios que construyó para los Juegos Olímpicos se cuentan entre las más bellas estructuras arquitectónicas del mundo Añadía el jurado que sus obras parecen emerger de una profundo y familiar pasado que respira modernidad Tange, al que el Pritzker calificó de gran maestro, influyó en arquitectos que lograron fama mundial, como Fumihiko Maki y Arata Isozaki, autor del Palau Sant Jordi de Barcelona. Sus exequias se celebrarán el próximo viernes en la iglesia de Santa María, otro de los emblemas de la capital nipona, que fue construida por él en 1963.