Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MIÉRCOLES 23 3 2005 ABC Clemente Domínguez, sevillano de 59 años, se autoproclamó Papa en agosto de 1978 tras decir que había recibido una visión de la Virgen en el Palmar de Troya que le pedía que se convirtiera en el máximo pontífice Muere el Papa del Palmar de Troya TEXTO: J. M. BRAZO MENA, M. J. PEREIRA UTRERA (SEVILLA) Clemente Domínguez Gómez, autoproclamado Papa Gregorio XVII de la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz murió en la madrugada del pasado lunes en el municipio de Utrera, en cuya pedanía del Palmar de Troya se levanta el templo de esta agrupación religiosa. Fuentes del Registro Civil de Utrera informaron del fallecimiento, y la orden religiosa solicitó ayer mismo una licencia de enterramiento. Clemente Domínguez, sevillano de 59 años, fue ordenado obispo el 11 de enero de 1976, mediante unos ritos al margen de la liturgia católica, por el arzobispo vietnamita Pedro Martin Ngo- Din Thuc, el mismo que le había hecho sacerdote el 31 de diciembre de 1971. El 27 de agosto de 1978, afirmó haber recibido un mensaje de la Virgen- de la que aseguraba haber tenido una visión en el Palmar de Troya- en la que le mandó convertirse en Papa y ese día se autoproclamó máximo pontífice, con el nombre de Gregorio XVII. Tras autoproclamarse Papa empezó a editar una serie de Documentos Papales por los que canonizó a Francisco Franco, a José Antonio Primo de Rivera y a Cristóbal Colón, y decretó la excomunión de aquellos que abandonaran la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. Una seguidora del Papa Clemente entra ayer en el templo de la Santa Faz, en la pedanía del Palmar de Troya EFE Inscrita como asociación religiosa El 4 de enero de 1988, el Tribunal Supremo dictó una sentencia por la que se permitía la inscripción de la Iglesia Cristiana Palmeriana en el Registro de Asociaciones Religiosas, aunque su actividad siempre ha sido objeto de controversia por sus principios ultramuntanos, su oscurantismo y su dudosa financiación. La noticia de la muerte de Clemente Domínguez no sorprendió especialmente a los vecinos de la pedanía utrerana. Los habitantes del Palmar de Troya ya intuyeron el lunes que algo extraño ocurría en el interior de la basílica, ya que, como es costumbre, se celebró la procesión por las naves de la basílica, pero no permitieron la entrada al desfile procesional nada más que a los seguidores de la orden Tampoco ayer se interrumpieron las procesiones y los costaleros que participaron en ella pudieron ver cómo el Papa Clemente era amortajado de blanco, con una mitra sobre la cabeza, e introducido luego en un ataúd de piedra situado en un lugar preferencial de la basílica. Durante todo el día de ayer, numerosas personas afines a la congregación palmariana en la que militan un centenar de obispos sacerdotes y monjas, estuvieron entrando en la basílica en coche o a pie, tras flanquear la puerta de acceso al recinto, fuertemente custodiado por varios guardas que im- Numerosos seguidores de la orden acudieron durante toda la jornada de ayer, vestidos con señal de luto, a la pedanía de Utrera Fue enterrado, con mitra, en un ataúd de piedra en la basílica del Palmar de Troya Hacia las seis de la tarde comenzaron a sonar, con tañido de muerte, las campanas del enorme edificio que se había convertido en la sede principal de la orden convocando a los funerales. Entonces, se intensificó la afluencia de seguidores del papa Clmente muchos de ellos procedentes de El Palmar, ya que en la pedanía la Santa Faz dispone de una veintena de casas que alojan a los fieles extranjeros. Según el testimonio de los vecinos, los seguidores de Clemente proceden principalmente de Irlanda, Bélgica, Francia, Alemania, Estados Unidos, países suramericanos como México y Perú, así como de Australia y Nueva Zelanda, además de distintos países africanos. La muerte de Clemente Domínguez, propició una reunión de urgencia de los miembros de la Junta Vecinal de la Entidad Local Autónoma (ELA) de El Palmar, que manifestó su condolencia a los miembros de la Iglesia Palmariana por el fallecimiento de su fundador, haciéndolo extensivo a su feligresía, al tiempo que agradeció a la Orden, haber dado a conocer el nombre de El Palmar de Troya por todo el mundo, además de la labor realizada en el pueblo en beneficio de los vecinos Sólo podemos hablar bien En la misma línea- nosotros sólo podemos hablar bien de la Iglesia Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz -se manifestaba Manuel García Alonso, alcalde de la pedanía de El Palmar de Troya, tras la muerte de Clemente Domínguez Gómez. En la pedanía están censadas 2.800 personas, de las cuales 150 viven en la Basílica y otras 150 son fieles extranjeros de todas las nacionalidades, que se han integrado en la población, según las mismas fuentes. El alcalde pedáneo aseguró que las relaciones con la Iglesia Palmariana ha sido siempre muy buenas entre otras cosas, porque ha dado mucha mano de obra y nos hemos beneficiado mucho de su presencia En este sentido, declaró que la construcción de la Basílica dio trabajo, y por tanto de comer, a setenta personas de El Palmar desde 1970 a 1980 Todas las obras, añadió, se han hecho con licencia municipal. Clemente Domínguez EFE pedían el paso a toda persona que no tuviera relación con la congregación. Llamaba la atención la señal de luto en la vestimenta de los que allí llegaban. Ellos con mangas largas y cuellos abrochados; las mujeres, con la cabeza cubierta y con faldas largas. Dentro se encontraban los fieles, la mayoría extranjeros, que pernoctan en la residencia de la orden.