Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 3 2005 25 La Liga Árabe acusa a Israel de ser el principal obstáculo para la reactivación del proceso de paz Apertura de la cumbre de la UE en Bruselas, con fondo de crisis de los planes de estabilidad y liberalización Los padres de Terri acusan a su marido de querer casarse con su nueva compañera, y el Wall Street Journal habla de un millón de dólares que podría cambiar de destino Intereses personales y políticos no confesados TEXTO: A. ARMADA Dos jóvenes provida protestan frente al tribunal de apelación de Atlanta miembros de la Cámara de Representantes no hizo mella en el juez federal. Tras firmar la ley en la madrugada del pasado domingo, el presidente Bush declaró que siempre es más sabio equivocarse del lado de la vida REUTERS Derecho a un juicio justo Después de dos horas de intensa comparecencia, en la que ambas partes explicaron sus razones ante el juez Whittemore, el magistrado expresó sus dudas acerca de que un tribunal federal pudiera alterar el desenlace, al tiempo que se mostró escéptico ante la alegación del abogado de los padres de Terri Schiavo de que los tribunales estatales de Florida habían violado el derecho constitucional de la mujer a tener un juicio justo. El juez también añadió que Bob y Mary Schindler no habían demostrado de forma sustancial que su caso podría salir victorioso de una nueva revisión. Con anterioridad, los jueces dieron la razón a Michael Schiavo: en dos ocasiones ya le fue retirado el tubo que proporciona alimento a su esposa, aunque ulteriores apelaciones revocaron esas órdenes judiciales. Tras la intervención del parlamento de Florida y del propio gobernador, Jeb Bush, hermano del presidente, los partidarios de mantener a Terri Schiavo con vida acabaron recurriendo al Congreso, cuya sonada intervención el Domingo de Ramos no ha logrado de momento el objetivo previsto por los legisladores respublicanos que impulsaron la ley. NUEVA YORK. Bobby Schindler, el hermano de Terri Schiavo, cuyo activismo le ha llevado a buscar el apoyo para su causa de numerosos congresistas republicanos, aseguró que la familia estaba destrozada por la decisión del juez James Whittemore. Muchos comentaristas políticos y bustos parlantes de la televisión estadounidense, volcados en el caso de la mujer que lleva 15 años en coma y cuyo destino se dirime en los tribunales desde hace casi una década, estaban convencidos de que tras la intervención in extremis del Congreso y del presidente, la sonda que se le retiró el viernes le sería reinstaurada de inmediato. Bob y Mary Schindler, los padres de Terri Schiavo, se niegan a dejar morir a su hija. Dicen que su marido, Michael Schiavo, quiere librarse de ella para poder casarse con su nueva compañera. El Wall Street Journal, en un durísimo editorial, le La carga emocional del caso en EE. UU. impregna los sondeos, que en general apuestan por desenchufar a Terri acusó ayer de querer sacar tajada del millón de dólares para cuidar de su esposa incapacitada que un tribunal le otorgó. El diario conservador dijo que sólo entonces empezó el marido a litigar en los tribunales para que se autorizada la desconexión de la sonda que le proporciona alimento a Terri Schiavo. Mientras unos acusan a Michael Schiavo de actuar por motivos egoístas, Howard Simon, director de la Unión de Libertades Civiles de Florida, defendió la decisión del magistrado federal porque lo que hizo fue proteger la libertad de las personas para decidir cuándo morir sin la intromisión de los políticos El problema está en quien tiene, en este caso, esa potestad, aunque cerca de veinte jueces le han dado la razón al marido. Michael Schiavo manifestó a la CNN su disgusto ante lo que considera una intromisión de los congresistas y el presidente en un asunto privado: Cuando los deseos de Terri se cumplan, se habrá hecho lo que ella quiso. Ella estará en paz. Estará con Dios El sondeo como arma A pesar de la carga emocional que encierra el caso y de las conmovedoras imágenes que muchas cadenas de televisión repiten sin cesar, en las que se ve a los padres de Terri Schiavo acariciándole la cabeza y a la mujer parpadeando y al parecer sonriendo- -los médicos dicen que son actos reflejos, que su cerebro está apagado, y ni siente ni recuerda- y de que una mayoría conservadora le dio la victoria a George W. Bush en las elecciones presidenciales de noviembre, un sondeo realizado por CNN, USA Today y Gallup en el que participaron 909 adultos durante el pasado fin de semana indicó que seis de cada diez encuestados dijeron que la sonda debería ser retirada y que harían lo mismo por un cónyuge o hijo en la misma situación. Una encuesta anterior de la cadena ABC reveló que la mayoría consideraba la intervención del Congreso como inadecuada. El caso ha sido sin embargo esgrimido por grupos cristianos y conservadores, contrarios al aborto, los anticonceptivos y la investigación con células madres, englobados bajo la consigna pro- vida que califican la decisión del juez de retirarle la sonda de eutanasia. ¿DERECHO A NO ALIMENTAR? HERMENEGILDO ALTOZANO, Abogado T erri Schiavo es una mujer de 41 años que está viva y que seguirá viva mientras reciba alimentos. De tal condición de persona viva penden todos sus demás derechos, sin que su estado de inconsciencia- -reversible o irreversible- -y cuyo verdadero alcance se desconoce, la convierta en un objeto. Y sin que la imposibilidad de hacerlo por sí misma le prive del derecho a ser adecuadamente alimentada. No estamos en la tesitura de decidir sobre una desconexión de aparatos médicos sofisticados que mantienen artificialmente con vida a Terri Schiavo. No estamos, como preten- Terri y su madre Mary Schindler AP den algunos, ante una limitación del esfuerzo terapéutico Se trata de decidir si se sigue alimentando a quien está inconsciente para que siga viva, no para prolongar un presunto sufrimiento. Se trata de volver a conectar la sonda que la alimenta, como las que se conectan todos los días a otras personas inconscientes o desvalidas. No es lo mismo mantener artificialmente la vida, que dejar de alimentar- -dejar morir de hambre y sed- -de un modo deliberado. La línea de separación con el homicidio en tal caso en tan delgada que hace que cualquier conflicto de intereses deba resolverse a favor del bien jurídico más digno de protección: la vida. La existencia de un presunto consentimiento por parte de Terri Schiavo es irrelevante, aunque los defensores de la eutanasia pretendan lo contrario. Un consentimiento verbal, de difícil prueba y, en el supuesto de que tal prueba existiera, de más difícil interpretación en su alcance, no convierte en suicidio un homicidio. Como no sirve el consentimiento del que quedó inconsciente para reclamar la amputación del brazo sano.